• Crusader Kings III Available Now!

    The realm rejoices as Paradox Interactive announces the launch of Crusader Kings III, the latest entry in the publisher’s grand strategy role-playing game franchise. Advisors may now jockey for positions of influence and adversaries should save their schemes for another day, because on this day Crusader Kings III can be purchased on Steam, the Paradox Store, and other major online retailers.


    Real Strategy Requires Cunning

8igualdos0s

Forum's Muad'Dib
17 Badges
Feb 11, 2015
452
253
  • Crusader Kings II
  • Imperator: Rome
  • Stellaris: Humanoids Species Pack
  • Crusader Kings III
  • Stellaris: Lithoids
  • Stellaris: Ancient Relics
  • Imperator: Rome Sign Up
  • Stellaris: Megacorp
  • Stellaris: Distant Stars
  • Stellaris: Apocalypse
  • Stellaris - Path to Destruction bundle
  • Stellaris: Leviathans Story Pack
  • Stellaris: Digital Anniversary Edition
  • Stellaris
  • Victoria 2
  • Stellaris: Synthetic Dawn
  • Crusader Kings II: The Old Gods
Me esta encantando. En serio. Y ahora encima aparecen humanos libres. Estoy deseando ver la reaccion de la "Resistencia"
Gracias, es muy motivador encontrarse con gente que apoye el AAR para seguir con él. Lo del imperio de los humanos libres podría dar juego, si, aunque de momento están algo alejados. Habrá un capítulo próximamente con protagonista humano, aunque en el siguiente ya se pueden entrever algunas consecuencias de este encuentro...
 

8igualdos0s

Forum's Muad'Dib
17 Badges
Feb 11, 2015
452
253
  • Crusader Kings II
  • Imperator: Rome
  • Stellaris: Humanoids Species Pack
  • Crusader Kings III
  • Stellaris: Lithoids
  • Stellaris: Ancient Relics
  • Imperator: Rome Sign Up
  • Stellaris: Megacorp
  • Stellaris: Distant Stars
  • Stellaris: Apocalypse
  • Stellaris - Path to Destruction bundle
  • Stellaris: Leviathans Story Pack
  • Stellaris: Digital Anniversary Edition
  • Stellaris
  • Victoria 2
  • Stellaris: Synthetic Dawn
  • Crusader Kings II: The Old Gods
Muy bueno, intenso y bien escrito. Dale duro!
Gracias! Con lo de "intenso" has dado en el clavo. Mucha gente cree que los AAR son algo antiguo, aburrido..mi idea es hacerlo "movido", entretenido e innovador, algo que los vídeos en youtube o twitch no puedan dar. Lleva bastante trabajo, pero es reconfortante encontrarse con apoyos como el tuyo.
 

Rohar Tormenta

Second Lieutenant
33 Badges
Dec 9, 2014
185
8
  • Crusader Kings II: Charlemagne
  • Victoria 2: Heart of Darkness
  • Victoria 2: A House Divided
  • Semper Fi
  • Europa Universalis IV: Res Publica
  • Hearts of Iron III Collection
  • Hearts of Iron III: Their Finest Hour
  • Hearts of Iron III
  • For the Motherland
  • Europa Universalis IV: Wealth of Nations
  • Crusader Kings II: Sword of Islam
  • Europa Universalis IV: Art of War
  • Crusader Kings II: Sons of Abraham
  • Crusader Kings II: Rajas of India
  • Crusader Kings II: The Old Gods
  • Crusader Kings II: Legacy of Rome
  • Crusader Kings II
  • Stellaris: Distant Stars
  • Stellaris: Apocalypse
  • Stellaris: Synthetic Dawn
  • Stellaris - Path to Destruction bundle
  • Crusader Kings II: Monks and Mystics
  • Stellaris: Leviathans Story Pack
  • Crusader Kings II: Reapers Due
  • Stellaris
  • Crusader Kings II: Conclave
  • Crusader Kings II: Horse Lords
  • Europa Universalis IV: Common Sense
  • Crusader Kings II: Way of Life
  • Europa Universalis IV: El Dorado
  • Victoria 2
  • Crusader Kings II: Sunset Invasion
Gracias! Con lo de "intenso" has dado en el clavo. Mucha gente cree que los AAR son algo antiguo, aburrido..mi idea es hacerlo "movido", entretenido e innovador, algo que los vídeos en youtube o twitch no puedan dar. Lleva bastante trabajo, pero es reconfortante encontrarse con apoyos como el tuyo.
Prefiero mil veces los AAR. Sobre todo si están narrados como este o como el de Desperta Ferro. Los vídeos de youtube es que no no juegan ni en la misma liga. Los AAR son relatos,mejores o peores, mientras que los videos son simples comentarios
 

8igualdos0s

Forum's Muad'Dib
17 Badges
Feb 11, 2015
452
253
  • Crusader Kings II
  • Imperator: Rome
  • Stellaris: Humanoids Species Pack
  • Crusader Kings III
  • Stellaris: Lithoids
  • Stellaris: Ancient Relics
  • Imperator: Rome Sign Up
  • Stellaris: Megacorp
  • Stellaris: Distant Stars
  • Stellaris: Apocalypse
  • Stellaris - Path to Destruction bundle
  • Stellaris: Leviathans Story Pack
  • Stellaris: Digital Anniversary Edition
  • Stellaris
  • Victoria 2
  • Stellaris: Synthetic Dawn
  • Crusader Kings II: The Old Gods
Capítulo 4: Ominos0s Horiz0ntes Bajo Nuev0s Ciel0s

Parte I – Las Grabaciones del Doct0r Terr0r.


Nota Inicial
Existen voces críticas reticentes a reconocer como factible un cambio cómo el teorizado para la sociedad Kustodia en este primer periodo entre guerras, ya que no existen ni siquiera evidencias de un auténtico cambio generacional, ni mucho menos institucional, para poder sostenerlo. La documentación anexa, publicada por primera vez en este volumen, arroja nueva luz sobre este periodo transitorio oscuro. Téngase en cuenta la calidad general de las "Cintas Kustodias", obtenidas en condiciones xeno-arqueológicas sub-óptimas y con importantes daños debido a los cataclismos de diversa índole que han tenido que soportar durante todos los eones que han transcurrido desde entonces. Además, se tratan de extractos reconstruidos que se han intentado contextualizar tras re-traducciones procedurales y meta-redde-transcripción, según protocolo 3-14159-XXVIDX/XXV. Por ello, los saltos en la línea temporal en la grabación se representan en este trabajo como [-----------------] y nuestros comentarios como (Notas.). Por otra parte, también se acompaña este trabajo de recreaciones visuales de aspectos aludidos por el protagonista de estas grabaciones que podrían aparecer en sus arcaicas redes de información. De esta forma, se contextualiza mejor el yo y sus circunstancias del personaje.

No obstante, se han obviado aquí casi todas las referencias y descripciones de los actos de tortura y manipulación bio-psicológica realizados por este sociólogo-estadista llamado Och, conocido también como el Doct0r Terr0r o el Ángel de la Muerte, ya que no ocupan el objeto de este trabajo y por el interés mal entendido que rodea todo ese tipo de controvertidos artículos, que no queremos atraer. No obstante, para más información al respecto con fines investigativos, se recomienda la lectura de los otros textos cómo, "Las amputaciones genitales y el tratamiento con cócteles de hormonas del Dr. Och", "Crímenes de guerra Kustodi0s: los mal llamados ejércitos humanos", "Aumento de la productividad de las hembras humanas en los Tanques de Procreaci0n", "Limitador en humanos: la mascota boba que siempre deseaste tener" ó "Los no-humanos del Programa J0sef." , entre otros. [ref. 229, 230, 231, 232, 233].




Historia Temprana Kustodia – Vol. XX. Nº 123.581.321-treinta y cuatro. Extractos de las grabaciones del Doctor Och, el Estadista. 1/247. 2/247 y 3/247.

Es el año 1227, así lo quiere el N0-Di0s, en el Vigésimo Séptimo año del Mandat0 de Ansiel, el Iluminad0. Quedan apenas seis meses para el fin de la tregua con la mente colmena Orucchia. Pero el escenario ha cambiado mucho. Tanto dentro del propio imperio Kustodi0, cómo fuera de nuestras ahora amplias fronteras. Nosotros mismos también hemos cambiado, aunque en algunas cosas siempre seguiremos igual. ¡Alabad0!

No hemos vuelto a tener evidencias "directas" del Metrat0n, de la voz de del N0-Di0s. Tras los acontecimientos del Mensajero y el encuentro con ese imperio humano llamado Polymatropía, bueno, ejem, las teorías han sido varias. Prefiero no recogerlas en esta grabación por constituir Pecad0. No puedo omitir mi participación directa en los acontecimientos, pero cómo científic0 y miembr0 de la Kuria desde hace más de 20 años, todo lo que narre será bajo el Beneplácit0 de Nuestr0 Señ0r. Y, por supuesto, tengo activado el Escrutinad0r del Tribunal de Inquisici0n en tiempo real.




En todo este tiempo, no negaré que mi mente me ha obligado a preguntarme muchas veces sobre aquellos sucesos. ¿Quién era aquel Kustodi0 de aquella nave?,¿Quién nos puso un virus limitador endogenético que nos convertía en un 10% más...idiotas?, ¿Otros kustodi0s?, ¿Aquellos humanos libres y liberales de Polymauthopía?. En todo caso, cuando lo supe ¿cómo no iba a querer quitármelo?. Pero la Duda engendra Duda, entristece al N0-Di0s....

(Nota-83.2. Och se aleja del dispositivo de grabación. Luego parecen escucharse el sonido repetido de latigazos, pero ni un solo grito. Después de ello, se escucha su voz gritar "¡Arrepentid0 y Perdonad0!" a cierta distancia. Una muestra más de la laxitud religiosa que se mostraba en aquellos tiempos. Obsérvese gráfica anexa, con una proyección teórica de la atracción de éticas entre la población Kustia de la época, que muestra este abandono evidente del espiritualismo).




[-----------------]


...humano?¿Quién fue nuestro Cread0r? Esas preguntas aún no tienen respuesta. Pero su Camin0 inexcrutable nos llevó a descubrir el virus y también a tener la capacidad de eliminarlo. Todos los Kustodi0s tenían que ser tratados con la "vacuna". Incluso los que aún no han sido Alumbrad0s en su Tanques. Ese era Su Dese0, una prueba de que no nos hemos salido de su Senda.



Tengo que decir, sin pecad0ra arr0gancia, que desde entonces hemos progresado mucho en nuestro desarrollo científico y tecnológico. Sin incumplir el Dese0 del N0-Di0s de mantenernos genéticamente puros y no estropear Su 0bra, si que hemos mejorado algo la velocidad de crecimiento de las colonias.



También disponemos de un nuevo tipo de nave más grande, el destructor de diseño "Loesinal", que ya puede llevar integrados deflectores básicos y misiles ó laseres acompañando a nuestros cañones cinéticos. Nuestros enemig0s tiemblan...



(Nota-83.3. El evidente auge del militarismo del Kustodi0 de la época, discutido en ciertos círculos que se consideran así mismos -equivocadamente- como académicos, tiene aquí una innegable prueba más de su gusto por todo tipo de aspecto bélico, que solía desprenderse de los abundantes comentarios al respecto en cualquier conversación, casual o más seria como la presente. Más allá de que, además, su comportamiento como imperio haya dado pruebas de ello más que evidentes a lo largo de su historia, por supuesto.)


Y lo creo que es más importante, nos permitirá desarrollar por fin las Grandes 0bras y sus tecnologías inspiradas por los diferentes eventos relacionados con el Metrat0n, tarea titánica que nos llevará lustros. ¡Su V0z volverá entonces a iluminarnos!



No obstante, por mi condición profesional, (Nota 83.4. ... y quizás también por su cierta mentalidad proto-empírica y pseudopositivista. Och sería muchas cosas, pero también fue un Kustodi0 que pese a no estar subido a un pedestal tan alto, intentaba fijarse bien en los alrededores de "las alas" y analizaba continuamente los datos dispobles de toda la galaxia))no podré evitar caer en comparaciones: nos encontramos algo retrasados respecto a algunos de nuestros herejes rivales del norte de la galaxia.



La colmena Orucchia sigue siendo el imperio más poderoso de una poblada galaxia, aunque su pasividad en sistemas cercanos y nuestra política agresiva de expansión nos ha permitido arrinconarla. ¡Load0 sea Asiel, el Iluminad0!

(Nota 83.5a. Muestra clara de "mitomanía del gobernante", donde se alude toda mención directa al N0-Di0s, en este caso en beneficio del Kustodio Superi0r. Era ya práctica habitual a todos los niveles de la sociedad. Aunque deben tomarse con cautela estas conclusiones, ya que es cierto que Och está considerado, y cómo se cita literalmente a continuación, según norma-standard 1,61-80-34-Au: "personaje controvertido, aunque de gran capacidad mental y análisis racional, alejado del prototipo Kustodi0, tampoco un líder de masas. No pertenecía a ninguna estirpe, no era ya descendiente directo de la primera generación del tanque tras el Despertar, aunque la verdad es que respecto a ese último aspecto es difícil hacer juicios profundos y serios, ya que el tema está tan alterado y manipulado por los propios Kustodi0s y su, permítaseme la expresión, "myto-merocrática" sociedad, que ha perdido todo tipo de rigor. Podemos concluir que no era el más inteligente de los científicos de su generación, pero desde luego si el que más repercusión tuvo con su trabajo en los primeros tiempos del Imperi0. Cuando estas primeras grabaciones fueron realizadas, era la figura científica más importante y tenía el beneplácito tanto de Ansiel, cómo de Luciferus y el resto de figuras idoli-políticas de la época. Pero no nos olvidemos de que también era un médico psicópata, sociópata por vocación, fanático sanguinario, xenófobo con tendencia a la exaltación y evidentes muestras de delirios de grandeza. Y cierta alienación de la Realidad." [ref.234].).

[-----------------]


Pienso que Ansiel es el hombre just0 que el N0-Di0s nos ha Enviad0. La mejor prueba, su maravilloso plan de expansión mediante puestos fronterizos, que exigen un poder de influencia que no sería posible sin sus cualidades personales. Con ello hemos expandido enormemente nuestras fronteras, aunque solo sigamos habitando las tres colonias de nuestro sistema original. No nos olvidemos nunca:¡Y después,, Ansiel abrió Sus Alas! (Nota 83.5b. Idem que Nota 83.5a.).





[-----------------]



...así como también los nuevos draconianos y esa dictadura de reptiles Natfankano al otro lado del Anill0, de los que aún no sabemos demasiado. Aunque podría pasar desapercibido, quiero insistir una vez más en destacar esos "grandes vacíos" sin colonizar en el Anill0 galáctico, en los que solo el N0-Di0s sabe que se esconde. (Nota 83.6. Recordemos que, en estos "primigenios" tiempos, los Kustodi0s apenas si conocían a nivel aceptable un 48% de su galaxia según norma-standard 2.71828-e ). Quizás allí pueda encontrarse el N0-Di0s o Su RaSTR0, como dicen nuestros Saced0tes en sus Serm0nes, pero también podría haber otros imperios alienígenas que no se hayan querido dejar ver...

[-----------------]


En todo caso, en lo que he descrito como una decisión táctica cuestionable que solo un asqueroso alienígena podría adoptar, y antes de que acabasen la tregua con nosotros, las Orucchias le han declarado la guerra a los hombre-árbol Sidimati, esos estúpidos "troncos" con sus ideales de democracia que despiertan simpatías entre los sucios humanos.



Parecería una guerra fácil para la colmena, y puedo observar en mi holo-pantalla como ambas naciones han empezado a movilizar sus flotas, de poder muy diferente...



...pero los hombres-arbol se encuentran aliados con los sucios humanos polymautropos y con un "peso pesado" de la galaxia, los moluscoides djomar y su Poderoso Mandato ¿Fue una decisión precipitada?, ¿Es parte de la naturaleza Orucchia vivir en un conflicto permanente?, ¿Nuestra expansión bajo tregua les obligó a actuar? Solamente el N0-Di0s conoce todas las respuestas. Pero observaremos atentamente los resultados de esta guerra y si finalmente la oruga se come el árbol o se le indigesta su savia. Son peleas de razas inferi0res, pero no podemos descuidar su futura influencia en el Imperi0.

(Nota 83.7 Se aprecia aquí otro ejemplo claro de este nuevo interés geopolítico de unos Kustodi0s que parecen empezar a abrirse diplomáticamente a la galaxia, llegando incluso a firmar un pacto de no agresión con los Djomari, claramente estratégico dada la xenofobia Kustodia y su observada tendencia a romper pactos de todo tipo).



[-----------------]


...y he estado manteniendo conversaciones con nuestro lider Ansiel al respecto. Efectivamente, muchos humanos parecen haber empezado a adorar al N0-Di0s, por supuesto fuera de Nuestr0s Templ0s. ¡Sacrilegi0!. Tendencia especialmente observada entre miembros del ejército o trabajadores de las procesadoras de esclavos.



En mi opinión, y así se lo he hecho saber a Ansiel, la causa es el mayor contacto con nuestra N0ble presencia. (Nota 83.8 Se observa que, a pesar del interés y los cambios observados en el trato hacia los humanos, una eminecia Kustodia no es capaz de hacer una análisis serio y profundo de los importantes cambios que estaba experimentando la raza humana en estos tiempos). Debe ser considerado delito, pero no Pecad0. Solo nosotros Pecam0s, el resto son animales. Además no es conveniente el sacrificio humano por estas causas en el momento actual, dado su valor económico en nuestra economía de La Catedral. Y los ejércitos esclavos humanos constituirán una buena primera línea de frente en nuestras batallas, a un módico precio. Tendrán el privilegi0 de servir al ejercito Kustodi0 el resto de sus cortas vidas.¡ La mejor manera de servir al N0-di0s que se atreven a adorar!



Sobre todo, tras el éxito de las dos últimas modificaciones de la SangreSabia y los Inductores de Vigilia que han hecho progresar enormemente mi 0bra en los campos de concentración, dentro del Programa J0sef. ¡Gracias Señ0r N0-Di0s!

(Nota 83.8 Podría constituir una referencia a Josef Mengele [ref.235], lo que abriría una nueva línea de investigación en la que se debería considerar si Och también sufrió episodios esquizofrénicos y psicóticos como los descritos por ejemplo para Ansiel o Luciferus y sus "V0ces del Pasad0". No obstante, son meras conjeturas puesto que en la actualidad no se dispone de más información directa ni indirecta al respecto).

(Nota 83.9 Se eliminan el resto de referencias y descripciones del Proyecto Josef, que se alargan durante horas con abundantes explicaciones y se remite al lector a la nota inicial de este trabajo, saltando ahora a la secuancia final de esta grabación).

[-----------------]


Ansiel y la Kuria me han felicitado por todo mi trabajo. Y más en este Moment0, en el que por fin el N0-Di0s ha considerado tener a bien permitirnos declarar la guerra a los sucios vecinos del sur, esos maldit0s Sondrithanos, cuyo nombre hasta ahora había evitado que mi boca tuviese que pronunciar por la tremenda repulsión que me produce. Parecen Orucchias pero son más estúpidas. Inferiores que nosotros, digan lo que digan las estadísticas de esa manipulada Red Galáctica de información.



Nuestra flotas ya viajan hacia sus mundos. Los aplastaremos. Y los nuevos ejércitos humanos de las procesadoras estarán listos para acompañar a nuestras N0bles Legi0nes Kustodias.



Además, como dijo Ansiel en el último Consej0 de la Kuria y que yo suscribo totalmente, es el momento idóneo. El resto de la galaxia mira a la Gran Guerra entre Orucchia y los hombres-árbol. Y el Kustodi0 necesita derramar sangre para seguir cumpliendo el Mandat0. Y de esta forma, en esta grabación quedará evidencia de mi Fe en nuestra victoria y le dará sentid0 a la misma. ¡Alabad0 Seas! (Nota 83.10. ¿A quién se refiere aquí, en su despedida final?¿A Ansiel o al propio N0-Di0s?¿Es esta ambigüedad premeditada?)


Nota final (Obligatoria según norma-standard √-1 -i): El objetivo del presente trabajo es estudiar y describir el mundo Kustodi0 con fines meramente lúdico-educativos y, de ninguna forma, realizar "apología de ningún tipo de violencia ni tortura de especie alguna". En caso de que el lector no cumpla los requisitos necesarios para su lectura, nos eximimos de responsabilidades, delegando en sí mismo la correcta interpretación y uso ético de toda esta información.
 
Last edited:

8igualdos0s

Forum's Muad'Dib
17 Badges
Feb 11, 2015
452
253
  • Crusader Kings II
  • Imperator: Rome
  • Stellaris: Humanoids Species Pack
  • Crusader Kings III
  • Stellaris: Lithoids
  • Stellaris: Ancient Relics
  • Imperator: Rome Sign Up
  • Stellaris: Megacorp
  • Stellaris: Distant Stars
  • Stellaris: Apocalypse
  • Stellaris - Path to Destruction bundle
  • Stellaris: Leviathans Story Pack
  • Stellaris: Digital Anniversary Edition
  • Stellaris
  • Victoria 2
  • Stellaris: Synthetic Dawn
  • Crusader Kings II: The Old Gods
Capítulo 4. 0minosos Horizontes Bajo Nuev0s Ciel0s.

Parte II. La Nueva Guardia.


Sé que me aborreces por lo que crees que voy a hacerte. Pero antes de juzgarme, quiero que escuches la historia de mi vida. Quiero que seamos colegas, ¿vale?. Grandes amigos. No te preocupes, tengo un plan.

Me llamo Jared. Aunque llegaron a tatuarme en la córnea mi número de identificación del ejércit0 con un marcador psic0-dérmico, sé que ese no será jamás mi verdadero nombre. Me resisto a perder lo único que me queda. Mi nombre es Jared, eso no cambiará nunca. Es lo único que permanece inalterado desde que nací, allá a millones de años luz de distancia, en los suburbios de La Catedral. Un humano más bajo el yugo de estos condenados ángeles. Todas las pesadillas que he vivido. Dolores inhumanos, miedo absoluto. Desde la ventana de esta estancia, puedo observar este planeta hostil perdido en la galaxia, donde moriría si me atreviese a dar un solo paso fuera del habítáculo en el que me encuentro.



Desarraigado de mi gente. Desarraigado de Mí. Por eso me lo repito cada día, varias veces. Como un mantra. “Soy Jared. Soy un Ser Humano”. Soy algo más que un número de serie, no soy responsable de todos mis actos. Y lo más irónico es que me metí en todo esto voluntariamente. ¿Qué pasa? No me mires así, empezaré por el principio de la historia y lo entenderás todo....

Desde bien pequeño, empecé a trabajar de manera forzosa en las granjas de producción alimentaria dónde estaban destinados mis padres. Para mi pueblo, los trabajos son allí hereditarios. Y vitalicios. Mis padres, de profesión: matarifes. Así que mi madre me llevaba consigo al matadero desde el primer día que nací. Allí pasé gran parte de mi vida.



Era un trabajo duro, muchos niños mueren por el frío o por infecciones, pero supongo que te curte para la vida. O eso decía mi padre. Y tenía una recompensa. Todos los días, en las filas que formábamos hacia el lugar de trabajo, podía cruzarme con aquella niña, que luego supe que se llamaba Lilith. Morena, de ojos verdes. Fue “amor a primera vista”, como ella dijo después, aunque esa palabra yo no solía escucharla demasiado en mi casa. Nuestras familias se alojaban en el mismo ala del Camp0, en barracones cercanos. Lo que empezó como un tonteo de niños, acabó convirtiéndose con los años en algo más que revolcones esporádicos. Los Kustodi0s no impiden la procreación humana, sus formas de control poblacional son otras.



Nos casamos pronto, ya que ella y su familia eran muy religiosos. Eran de toda esa “nueva ola” espiritualista, que creen que el N0-Di0s es nuestro protector, que había puesto un “clavo” a los Kustodi0s y que les impedía exterminarnos. Puede ser cierto. Pero también nos dejó allí, abandonados y a merced de los Kustodi0s, ¿no?. Y los Kustodi0s se habían quitado ellos mismos ese clavo y ahora eran mucho más inteligentes que antes. Y más crueles.

En mi familia, no creíamos en nada. Quizás es más fácil creer cuando plantas verduras en las huertas que cuando sacrificas animales para que sean devorados por esas abominaciones. ¿A que ahora ya me vas entendiendo mejor? La única creencia que me transmitieron mis padres fue el odio a nuestros amos, los Kustodi0s.



Los dos eramos muy felices juntos, teniendo en cuenta el mundo en el que vivíamos, claro. Mi sueño era poder irme a trabajar a las plantas de cultivos hidropónicos con ella, estaba un poco harto del matadero.



Pero duró poco. Recuerdo que sucedió, más o menos, cuando la propaganda kustodia decía que La Catedral ya era un “mundo sagrado” y se hicieron todas aquellas conmemoraciones para celebrarlo. Una mañana, en el viaje al trabajo, después de separarnos en las filas como todos los días, llegaron los Cosechad0res y se la llevaron a los Tanques. A ella y a cientos de mujeres más. Sabíamos que jamás volverían con vida. De lo que les pasa a esas “vírgenes” se han escrito muchas leyendas, yo las conocía por Lilith. Aún recuerdo algunas a veces.

“Así sucedió, que cuando en aquellos días
se multiplicaron los hijos de los hombres,
les nacieron hijas hermosas y bonitas;
y los Vigilantes, hijos del cielo las vieron y las desearon,
y se dijeron unos a otros: 'Vayamos y escojamos mujeres de
entre las hijas de los hombres y engendremos hijos'.


Mi vida se derrumbó, hasta pensé en suicidarme en el trabajo con mi propio exoesqueleto. Como una becerro más, sacrificado a los Kustodi0s. ¿A qué ahora empiezas a empatizar conmigo, socio? Pero resistí las tentaciones. Eso sí, tenía que escapar de aquel agujero como fuese. Y la única solución que se me ocurrió fue alistarme en el ejército Kustodi0. Había holo-carteles por todas partes, aunque en ciertas zonas no eran muy populares. Mis padres no lo entendieron jamás y me llamaron traid0r. No volví a hablar con ellos.



Fue una admisión rápida, una patada en la espalda de un Recluta0r me metió de lleno en una lanzadera. La guerra había estallado y se necesitarían hombres.

“Alaben al Señor, ustedes sus ángeles,
paladines que ejecutan su palabra
y obedecen su mandato.
Alaben al Señor, todos sus ejércitos,
siervos suyos que cumplen su voluntad.”


Tras el paso por la procesadora militar del llamado Doct0r Terr0r, cambié para siempre. No puedo describir todas las cosas que me hicieron, en algunas ni siquiera estaba consciente. Castración, decenas de inyecciones y transfusiones, potenciadores de todo tipo, cócteles de extrañas sustancias,... Desde entonces, no he sido capaz de dormir más de 6 horas por semana y he perdido todo mi vello corporal. Pero mis músculos se han triplicado en tamaño y tengo muchos mejores reflejos y agilidad. Aunque lo que más me hizo cambiar fue la forma de ver el mundo que me rodeaba. Con nuevos ojos.



“H0rdas Penitentes” me repetía mi Oj0 indicándome un barracón de los cientos que había, así llamaban los Kustodi0s al extraño casco que nos habían implantado, directamente conectado con nuestra médula espinal. La herida que me produjeron aún supura algunas noches. A través de él, nos daban “0rdenes” desde la distancia y recibíamos todo tipo de información militar y propaganda subliminal. Ventajas de enrolarte en un ejército para el resto de tu vida. También controlábamos nuestros drones con él. Pronto comprendí que para las Nobles Legi0nes de Kustodi0s, parapetadas tras sus protecciones de neo-hormigón, las H0rdas Penitentes seríamos sus drones “de carne”, su avanzadilla en primera línea del frente. Verían el frente de combate a través de nuestros Oj0s.



Aun no sabía lo bien que le quedaba dicho nombre al batallón, “H0rdas Penitentes”. Algunos eramos humanos, humanos... pero había una mayoría de lo que definiría como sub-humanos. El estado de las tropas era muy heterogéneo, tanto a nivel físico como mental. Diferentes versiones de la Fábrica de Och. La mayoría habían involucionado hacia estados más primitivos de consciencia, “muertos vivientes”, más o menos activos. Todos controlados por los Oj0s. Eramos un experimento, los primeros en tener este Privilegi0. La Nueva Guardia. Aunque se veía que era un ejército reclutado con prisas, para una guerra declarada de forma precipitada. Sin una flota debidamente actualizada. De todo eso me enteraría más tarde.



Pronto nos embarcaron en las naves de transporte. La mía se llamaba Arg0nauta. Era enorme. Recuerdo mi sentimiento de vértigo los primeros momentos, ante la grandiosidad de la tecnología Kustodia. Seguimos con nuestro entrenamient0, que se extendía por periodos de más de 20 horas al día. Muchos de nosotros caíamos muertos de agotamiento en medio de esas sesiones. Otras ocasiones, llegaban a obligarnos a matarnos entre nosotros mismos, yo creo que más como espectáculo que como cualquier otra cosa. A los Alt0s Mand0s les encantaba verlo desde su palco. Nunca pude hacer amigos. ¿Entiendes ahora por qué me gusta tanto hablar contigo, colega?

“Y Azazel enseñó a los hombres a hacer espadas
y cuchillos, y escudos, y corazas,
y dio a conocer a ellos los metales de la Tierra.”


Todo el ejercito estaba bajo el mando de un nuevo general, llamado Chamuel. Él si que era un auténtico carnicero y no mi familia. Con ínfulas de dictador, llevaba con puño de hierro su cargo al frente de las Legi0nes. Un buscador de Gl0ria.



Lo cierto es que no sabíamos demasiado del enemigo, ni de lo que nos íbamos a encontrar cuando llegásemos al campo de batalla. A la mayoría de “soldados” que me rodeaban no parecía importarles, puesto que se comportaban como animales. Algunos me hubiesen atacado a mí mismo sino hubiese sido por el estricto control del Oj0 y sus descargas en nuestro neocortex. Pero yo era consciente de todo, quizás hubo algún error conmigo en la procesadora, ¿qué piensas tú?. El Oj0 me transmitía ciertas informaciones de aquellos moluscoides sondrithanos.



En las proyecciones kustodias, los representaban como animales feroces que se enterraban en las arenas de los desiertos de sus planetas y que solo aparecían en la superficie para devorar por sorpresa a sus enemigos, sin ningún tipo de honor marcial. Como depredadores. Con el tiempo, me di cuenta de que el 0jo tampoco era la fuente más fiable del mundo. Seguro que tú estás de acuerdo conmigo en esto.

Viajábamos en la Arg0nauta a velocidades hiperlumínicas, con dirección al sur de la galaxia, específicamente al sistema Tirmana. Aunque yo aún no podía comprender todo lo que me rodeaba. Estaba abrumado. En aquel tiempo, los veía como semi-dioses, rodeados de esa aureola de misterio que nos aterrorizaba. Supongo que algo similar debía sentir el ganado sobre mis padres y sobre mí mismo, antes de que los sacrificásemos. Luego me fui dando cuenta de que son muy poderosos, pero no deidades. Los he ido conociendo y no temo tanto su 0scuridad.



En los escasos períodos de descanso que tuve durante mi estancia en aquella nave, me encantaba visualizar con mi Oj0 todas las informaciones militares a las que podía acceder. Y por eso pude seguir muy bien la mayoría de acontecimientos que sucedieron después, en la denominada “Batalla de Tirmana” y todo la injusta guerra de invasión Kustodia a los moluscoides. También pude enterarme de la existencia de otro gran conflicto galáctico que asolaba el norte de la galaxia, entre las Orucchias y una alianza de imperios, pero la información era muy dispersa. Adulterada. Recuerdo vagamente que las orugas estaban ganando la guerra. De hecho, solo lo recuerdo porque, en un primer momento, pensé que la líder de uno de esos imperios era mi querida Lilith. ¡Que tontería! Lo sé, pero se parecía tanto y la echaba tanto de menos...



Pero, te veía más interesado en el tema de la guerra contra los moluscoides. Seguro que te gustaría que te hable más de eso, ¿verdad? A ver si puedo recordarlo bien, han pasado tantas cosas desde entonces. Las flotas Kustodias partieron rápido hacia este sistema, lideradas por el almirante Soquedhozi. La idea original era dividir la flota en dos en cuanto se encontrasen con el enemigo, siendo liderada una de ellas por el más experimentado Dubbiel, que mientras tanto aún se encontraba en La Catedral revisando los últimos detalles estratégicos del plan con Ansiel y la Kuria.



El plan era rodear y cortar la línea de batalla del enemigo, formada mayoritariamente por lentos destructores, aprovechando nuestro número superior de corbetas, cuya misión sería rodearlos y aislarlos en formación de enjambre. La información que me llegaba por mi Oj0 estaba contaminada de continuos flashbacks, todo tipo de imágenes subliminales que nunca supe interpretar. Mi teoría es que los Kustodi0s tienen recuerd0s de su cruel pasado, que no dejan de perseguirles y atormentarles en el presente. Pero que sabré yo, solo soy un “estúpido mono”, ¿no es así?.



La flota llegó meses después sin encontrar ningún tipo de oposición. En ese momento, el joven y agresivo almirante se lanzó a bombardear el planeta moluscoide, por aquel entonces llamado Naff''Bhor. Te suena ese nombre, ¿verdad?. Desde La Catedral pedían cautela, pero lo cierto es que Soquedhozi se envalentonó al no encontrar oponentes. Y un Kustodi0 tiene que hacer méritos para poder progresar en su cerrada sociedad. Casi puedo ponerme en su lugar, frotándose las manos ante un objetivo de guerra tan importante, desprotegido. Nuestro Oj0s empezaron a avisarnos de que en unas semanas desembarcaríamos en aquel planeta, aunque aún nos encontrábamos a varios sistemas de distancia.



En ese momento, los sensores de las naves comandadas por Soquedhozi detectaron múltiples contactos enemigos. Ahí estaba la flota imperial Sondrithana al completo. Sus naves me parecieron magníficas, no solo por su diseño -enormes nautilus plateados que parecían flotar en el espacio- sino por su tremendo potencial militar. Más actualizados que los Kustodi0s en cuanto a armas cinéticas, como pude comprobar con mi Oj0 aún a riesgo de ganarme una descarga eléctrica de mi Instruct0r por no estar atento a un ejercicio.



Los moluscoides se lanzaron inmediatamente a por la flota Kustodia, que pillada por sorpresa en el bombardeo planetario, trataba de reorganizarse. Desde La Catedral le ordenaron que diese un salto de emergencia. Pero Soquedhozi debió comparar la potencia de ambas flotas y respondió al ataque. Ya sabes, amigo, estaba metido en un buen lío y esa era su única forma de resarcirse...y lo cierto es que sus corbetas doblaban en número a las del enemigo.



Las naves moluscoides del almirante Dov'Ace llevaban la iniciativa y los cañones de sus destructores comenzaron a hacer estragos en el enjambre de corbetas aladas, desde una segura distancia.



No te imaginas lo espectacular que fue esa batalla, compañero. No estarías triste si la hubieses visto. Los destructores moluscoides habían alcanzado a la flota Kustodia, aunque las corbetas de los ángeles intentaban una contraofensiva con sus armas láser.



Pero era demasiado tarde, las naves moluscoides habían conseguido romper la desordenada formación Kustodia. En el corto alcance, sus cañones seguían destrozando todo aquello que se encontraban a su paso, apoyados por sus propias corbetas, que no habían sufrido todavía tantos daños y que ahora se encontraban en menor desventaja numérica respecto a las Kustodias.



La batalla aún duró mucho más tiempo, pero la victoria se había decantado claramente para uno de los dos bandos. Nadie se lo reconocerá jamás por la desastrosa imprudencia que cometió, pero Soquedhozi y su flota si que consiguieron hacer bastante daño a los moluscoides con sus láseres en el último tramo de batalla, para luego dar un salto de emergencia con el que salvaron buena parte de los muebles, todos sus destructores y minimizaron lo que podía haber sido un cataclismo total. Y ahora sabían que los sondrithanos no llevaban escudos equipados en sus naves.



Mi alegría por la derrota Kustodia terminó pronto. Arg0nauta y el resto de la flota de transporte ponían rumbo a un nuevo destino. Nos había empezado a perseguir toda la flota Sondrithana, pero se encontraban muy lejos y fue solo una pérdida de tiempo para ellos. Desembarcamos en un planeta tipo sabana cercano, ya habitado por una civilización más primitiva.



Se llamaban así mismos Varelviv, no sé si te sonarán por ese nombre... ¿No? ¿Y por fungo-ratas? Ese nombre se lo pusieron los Kustodi0s, despectivamente. A nadie le gusta que le pongan motes así. Tú deberías saberlo.



Eso no fue una guerra, fue un paseo. Un matadero. Un entrenamient0 más. Los Varelviv son una raza con grandes cualidades sociales, pero no son buenos en el combate. Y su tecnología está muy lejos de la Kustodia. Las H0rdas humanas arrasamos sus desprotegidas guarniciones, con el apoyo en retaguardia de la infantería pesada Kustodia.

“Y tenían corazas como corazas de hierro.
Y el sonido de sus alas [era] como el sonido de carros
de muchos caballos que corren al combate”.


Fue la primera vez que sentí que perdía el control de mí mismo, para entrar en un estado enajenado, primitivo, de locura temporal, hiriendo o asesinando a todo lo que se me ponía por delante. El Oj0 no dejaba de transmitirme arengas, extrañas imágenes que me inspiraban odio y descargas eléctricas directamente en el cerebro. Era como una picadora de carne...



Chamuel reclamaba el planeta para los Kustodi0s, acrecentando su gran ego un poco más. Durante la batalla, sentí como me transmitía por el Oj0 un mensaje extraño, una y otra vez. “Ego sum Scipio cherubim”. No lo entendí, debe ser una lengua muerta kustodia. Pero con escalofríos recordé otra parte de las leyendas de mi (probablemente) difunta esposa:

“Tenían colas como de escorpiones, y también aguijones;
y en sus colas tenían poder para dañar
a los hombres durante cinco meses".


Todos los Varelviv fueron esclavizados. Los Kustodi0s tenían nueva mascota.



La producción de la colonia, renombrada como Funguinia por el propio Chamuel, vendría muy bien a la economía Kustodia.



Mientras tanto, la flota moluscoide se lanzaba al ataque de los puestos fronterizos Kustodios, dándole un buen mordisco a las llamadas “Alas de Asiel” (¡si amigo, ya lo sé, todos estos ángeles son unos ególatras!).



Esta estrategia de los moluscoides, que en un principio me parecíó buena, acabó volviéndose totalmente en su contra. Por un lado, porque la conquista de Funguinia minimizó la pérdida de territorio y aseguró el suministro de energía y minerales kustodi0s. Por el otro, porque regaló un precioso tiempo a los Kustodi0s para rearmar su flota en La Catedral, incorporando todas las nuevas tecnologías investigadas. Y por último, porque no les permitió a ellos mismos reparar adecuadamente sus naves, aún dañadas de la Batalla de Tirmana. Ante el nuevo ataque Kustodi0, bien organizado en dos flotas, los Sondhritanos tuvieron que huir a su capital, abandonando a su suerte la colonia de Naf'Bhor.



Tras el bombardeo planetario realizado por la flota de Dubbiel, llegamos nosotros. Y empezamos a desembarcar en aquel planeta, desierto casi en su totalidad. Grandes llanuras de dunas y algunas salinas recubren toda su superficie, exceptuando los polos. Protegidos por nuestros trajes y controlados por el Oj0. Sus edificios fulguraban como el oro, iluminados por el ardiente sol de la estrella Tirmana, aunque algunos ya estaban envueltos en llamas. En el inicio de la batalla, las fuerzas estaban bastante igualadas.



Los moluscoides sondrithanos no eran para nada como el Oj0 me había informado. Resultaron ser una raza realmente noble, honorable y con una compleja red de rituales antes de la batalla. Por supuesto que sí, amigo. Grandes soldados que bendicen a su enemigo antes de enfrentarse a él. También grandes burócratas y fiables mercaderes. Pero la infantería Kustodia empezó a esquilmar sus ejércitos con la misma estrategia que la seguida en Funguinia, esta vez contando además con apoyo aéreo. La batalla final fue en la propia capital, Moluscago Nova. Tuvimos que “limpiar” cada calle con nuestros drones, cada casa era una trinchera, cada ciudadano un soldado...incluso los niños. Imágenes de águilas, flechas, un escorpión y frases sin sentido en aquella lengua muerta kustodia, como “Cannae ulciscari”, restallaban en mi cerebro a través del Oj0. Volví a entrar en ese estado de...

Pero, ¿qué te pasa, amigo mío?¿Por qué estás triste?¿No te gusta esta parte de la historia? Está bien, a mí tampoco, nos la saltaremos. De todas formas, ya estamos terminando. Solo te diré que los Kustodi0s conquistaron el planeta y ganaron la guerra. Dussewall, el Coordinador Superior Sondrithano, envío el tratado de paz de acuerdo con toda legalidad galáctica, cediendo su colonia Naff'Bhor. Los Kustodi0s habían decidido llamar al planeta Caracol Ahumado...



Y en él nos encontramos, ¿verdad? Pero no te preocupes, no pienso hacerlo. Antes me cortaré yo mismo la garganta. Te dejaré libre. Pero deseaba desahogarme antes con alguien, ¿entiendes?. No quiero seguir con vida. Sé que algunos me envidiarían porque tuve la suerte de no ser “desmovilizado” tras la guerra. Ante la crisis económica que de nuevo asolaba el imperio, la forma más rápida de abaratar costes de mantenimiento era darles un tiro en la nuca a todos los soldados humanos, que salían demasiado caros en hábitats tan desfavorables como los de Caracol Ahumado. Lo sé porque lo hicieron, literalmente, delante de mí. Creo que me libré por ser voluntario, pero quizás fue solo el azar. En todo caso, ese fue el triste final que tuvo casi toda la Nueva Guardia, ya veterana.



Sé que no puedes responderme, pero que me comprendes perfectamente. Tuve que arrancarte la lengua porque no dejabas de gritar y podías hacerl0s enfadar. Hubieses estropeado todo mi plan. He sido respetuoso, amigo, no te he llamado ni una sola vez bab..., como te llaman Ell0s. Siempre me he referido a vosotros como moluscoide, con respeto y cortesía. Sois una raza noble y culta, no os merecéis esto. Díselo a tu pueblo, todo lo que te he contado. Quizás algún día estas sean palabras mesiánicas. Que original, ¿verdad? Un profeta en un desierto...



¿Y qué pensarían mis padres si pudiesen verme ahora mismo? Recorrer millones de años luz en naves aladas, visitar otros mundos, conocer otras culturas...¡para acabar siendo el matarife particular de un trastornado Kustodi0 llamado Chamuel! Ahora ya sabes por qué no lo haré, gran amigo. Acabaré con mi vida antes y así les dejaré un mensaje a estas abominaciones. No nos rendiremos jamás.

Soy un Ser Humano, soy Jare-e-e-e-....

En ese momento, un soldado Kustodi0 entró en la cocina y envío una rápida orden mental al humano 2303-HP-82 mediante su Oj0, para que acelerase la preparación de la cena, debido a que el nuevo gobernador Luciferus acababa de llegar y había dicho que estaba hambriento. El humano tardó unos segundos en reaccionar y siguió cuchicheando mientras agitaba sus brazos. Después, los dejó caer de forma automática y se quedó parado, sosteniendo el cuchillo-láser con su mano. Su mirada quedó perdida en el infinito, más allá del Kustodi0. Y un segundo después, cercenó la cabeza de la babosa de un violento tajo.

Estúpido mono, pensó el Kustodi0.

“Y de la nube apareció un (ángel)
cuyo rostro relampagueaba con fuego
y cuya apariencia fue manchada con sangre.”
 

Otger Cataló

Sergeant
5 Badges
Mar 31, 2015
73
1
  • Crusader Kings II
  • Crusader Kings II: Sons of Abraham
  • Crusader Kings II: The Old Gods
  • Crusader Kings II: Way of Life
  • Crusader Kings II: Reapers Due
Ya se lo que dije antes, pero lo vuelvo a repetir ¡¡ Que locurooooooon!!
Por cierto, muy guapos los fragmentos de textos antiguos (algunos són del Apocalipsis, ¿no?)
 

8igualdos0s

Forum's Muad'Dib
17 Badges
Feb 11, 2015
452
253
  • Crusader Kings II
  • Imperator: Rome
  • Stellaris: Humanoids Species Pack
  • Crusader Kings III
  • Stellaris: Lithoids
  • Stellaris: Ancient Relics
  • Imperator: Rome Sign Up
  • Stellaris: Megacorp
  • Stellaris: Distant Stars
  • Stellaris: Apocalypse
  • Stellaris - Path to Destruction bundle
  • Stellaris: Leviathans Story Pack
  • Stellaris: Digital Anniversary Edition
  • Stellaris
  • Victoria 2
  • Stellaris: Synthetic Dawn
  • Crusader Kings II: The Old Gods
Ya se lo que dije antes, pero lo vuelvo a repetir ¡¡ Que locurooooooon!!
Por cierto, muy guapos los fragmentos de textos antiguos (algunos són del Apocalipsis, ¿no?)
Los fragmentos son extractos de leyendas transmitidas oralmente por los humanos, recuerdos de antes de su Despertar cuyo origen es desconocido para ellos...y, efectivamente, algunos son del apocalipsis y otros de textos apócrifos como el libro de Enoch o el Evangelio de Judas.
 

calestos

Ven aqui chaquetera
7 Badges
Oct 4, 2005
1.931
1.352
  • Europa Universalis III
  • Europa Universalis III Complete
  • Divine Wind
  • Heir to the Throne
  • Europa Universalis III Complete
  • Europa Universalis III Complete
  • 500k Club
Te está saliendo chulo.
 

8igualdos0s

Forum's Muad'Dib
17 Badges
Feb 11, 2015
452
253
  • Crusader Kings II
  • Imperator: Rome
  • Stellaris: Humanoids Species Pack
  • Crusader Kings III
  • Stellaris: Lithoids
  • Stellaris: Ancient Relics
  • Imperator: Rome Sign Up
  • Stellaris: Megacorp
  • Stellaris: Distant Stars
  • Stellaris: Apocalypse
  • Stellaris - Path to Destruction bundle
  • Stellaris: Leviathans Story Pack
  • Stellaris: Digital Anniversary Edition
  • Stellaris
  • Victoria 2
  • Stellaris: Synthetic Dawn
  • Crusader Kings II: The Old Gods
Capítulo 4. 0minosos Horizontes Bajo Nuev0s Ciel0s.
Parte III. Idus de Marzo


"La Gran Gloria tenía sede en el trono
y su vestido lucía más brillante que el sol y
más blanco que cualquier nieve;
ningún ángel podía entrar a verle la cara
debido a la magnífica Gloria
y ningún ser de carne podía mirarlo".



Ansiel se encontraba en su Despach0 de Gran Inquisi0r en La Catedral, repasando todos los datos que había disponibles en la Esfera Galáctica y en la propia red interna Kustodia. Un campo de inhibidores plasmáticos envolvía toda la estancia, evitando la entrada de cualquiera que pretendiese interrumpirle. O espiarle. Había enemigos por todas partes. Incluso dentro de sí mismo.



Era mediados de marzo del trigésimo noveno año de su Mandat0 y quedaban muy pocos días para la fecha marcada para la Elecci0n del nuevo Gran Inquisid0r y Kustodi0 Superi0r.



En teoría, podían aspirar al Tron0, además de Ansiel, los tres gobernadores planetarios: Luciferus, Zachariel e incluso el joven Anael, que había sido asignado recientemente a una de las nuevas colonias, Funguinia.



Aunque el Kustodi0 no tenía ningún motivo para estar preocupado por los resultados, parecía realmente agitado, mientras daba paseos por la estancia proyectando diferentes gráficas, tablas y mapas galácticos. Las plumas de sus alas se agitaban con cada giro, mientras que su c0raza refulgía como el antimonio bajo la enorme lámpara de lágrimas de diamante que iluminaba la habitación. De forma obsesiva, revisaba todas y cada una de las informaciones que podían afectar a la estabilidad de su Imperi0. Y a su propia integridad física. Seguramente se pasaría toda la noche trabajando, antes de coger su nave personal para viajar a la sexta colonia Kustodia, Vertedero Venusiano. La única que le quedaba aún por visitar en esta peculiar Kampaña electoral suya, que había empezado hacía ahora casi seis meses. Sería la guinda final antes de regresar de nuevo a La Catedral, para ser Coronad0.



V.V. se trataba de un mundo desierto dentro del propio sistema Ojo de Dios que había sido colonizado con esclavos fungo-topos y que ya disponía de varias macro-granjas de babosas, el alimento de moda en el Imperi0. A pesar de su aspecto repulsivo, se podía aprovechar casi todo de ellas, con un sabor y un poder nutritivo excelentes. Incluso sus "cuernos" eran apreciados por sus propiedades curativas. Ya había líneas regulares de transporte privado que daban suministro desde Caracol Ahumado a todos los mercados del Imperi0, pero Ansiel había decidido ampliar la oferta colonizando y reconstruyendo este planeta. Era importante tener bien distribuida la comida ante posibles...altercados, que pudiesen afectar al suministro.

Tenía además motivos para sentirse satisfecho, puesto que toda su planificación había sido un éxito. Una vez más, el imperio Kustodio se había recuperado milagr0samente de la fuerte crisis económica provocada por la guerra. Se habían tenido que disolver flotas, ejércitos, estaciones de defensa y varias estaciones mineras y de investigación. ¡Incluso negociar con horripilantes alienígenas!



Pero el N0-Di0s había intervenido una vez más para salvar a los Kustodi0s, "¡Alabado Sea por iluminar...Mi Camin0!" -dijo Asiel para sí mismo algo distraído.



Las nuevas centrales, con la tecnología del Metatr0n incorporada, habían disparado la economía en los últimos meses y el Kustodi0 quería construir una gran flota, más acorde con el nuevo potencial de un imperio cuyas fronteras se había extendido mucho desde sus inicios.



Ansiel envío una orden para que otra holo-pantalla mostrase una comparativa estadística actualizada del poder de los imperios de toda la galaxia conocida, aunque sabía que no le iba a gustar lo que le mostraría. Enemigos por todas partes. Y casi todos muy poderosos.



No obstante, el Kustodi0 sabía que todo el panorama de esta zona del Anill0 cambiaría bastante en función del desenlace de la guerra entre las Orucchia y los hombres-árbol, que ya se alargaba durante muchos años. Había insistido en establecer un acuerdo comercial con los hombres-árbol para poder seguir todos los acontecimientos, vinculando sus sensores, pero el trato estaba a punto de terminar y el conflicto continuaba...

El mayor poder de la flota Orucchia había decantado la balanza hacia su lado desde un principio, destruyendo gran parte de la flota enemiga y llegando a bombardear dos planetas de la "democracia foliácea", Triunfo y Belleza.



Pero después los aliados habían lanzado una fuerte contra-ofensiva, liderados por las extrañas naves de diseño vertical de los polymauthropos humanos, haciendo retroceder a los enjambres Orucchia para defender sus propias fronteras.



Nadie sabía cuando finalizaría esa interminable guerra, pero Ansiel tenía claro que ninguna de las dos opciones era buena para sus intereses. Si ganaba la alianza del norte, ganaría la democracia, el ateísmo y el pacifismo humano. ¡Vomitiv0! Además, la suma de sus miembros potenciales constituiría una poderosa federación al norte de la galaxia, con motivaciones contrarias a los intereses Kustodi0s. Por otra parte, una victoria de la mente colmena haría aún más fuertes a las Orucchias y Ansiel sabía que, tarde o temprano, volverían a estar en guerra contra ellas. La mente colmena era una máquina de matar y no atendía a ningún tipo de razonamiento diplomático.

El Kustodi0 Superi0r se acercó a una mesilla auxiliar de cerezo que estaba a unos pocos metros de distancia, sirviéndose después una buena cantidad de babosambrosía en una copa de oro y esmeraldas con forma de cáliz, bebida exclusiva recién llegada de las factorías de Vertedero Venusiano. Le encantaba ese néctar hecho a partir de los cerebros fermentados de las babosas. Pero en algunas partidas procedentes de Caracol Ahumado se habían detectado trazas de venenos neurotóxicos en las últimas semanas, por lo que ya no se fiaba de esos envíos.

Ansiel se llevó consigo el cáliz hacia su gran mesa ciruclar de trabajo, desde donde estaba todo el panel de comunicación virtual de sus aposent0s, comprobando todos los sensores de alarma instalados en el complejo. "Enemigos también en mi propia casa", pensó. Existían rumores de cierto descontento entre algunos miembros de su propia facción, "La Vanguardia de los Elegid0s", por el fuerte recorte en gastos militares que había impuesto. Pero Ansiel confiaba en que la flota sería re-construida en un par de años y eso calmaría los nervios. Y además aún era muy valorado por la gran mayoría de Elegid0s y no había facciones rivales. Pensamiento Unic0 en el Imperi0.



En cuanto a su relación con los Alt0s Mand0s del ejercit0, sabía que podía contar con el apoyo de su viejo amigo Dubbiel, aunque habían tenido ciertas desavenencias por todo aquel feo tema de Soquedhozi. Dubbiel tendría que comprenderlo. Soquedhozi también era amigo suyo, pero había tenido que ceder ante las presiones de la Kuria. Su gran error con la flota le convirtió en el "cabeza de turco" ideal de todo aquel desastre. El mismo Soquehodzi tendría que haberse estrellado con su nave tras la guerra...¡y no obligarlo a él a tener que montar todo el espectaculo de su sacrificio en el Altar May0r del Templ0!.



Otro tema bien distinto era Chamuel. El general había establecido un fuerte vínculo con Luciferus, desde que ambos habían entablado relación en Caracol Ahumado, donde las Legi0nes tuvieron que permanecer varios años tras la conquista del planeta. Era un ególatra al que solo le importaba "trepar" en la sociedad kustodia y un carácter fuerte como el de Luciferus podría manipularlo hacia direcciones "erróneas".



De hecho, Caracol Ahumado había sido la primera parada en su campaña y le había dejado un sabor ciertamente amargo. No por las deliciosas babosas que devoraba a todas horas, preparadas de mil formas diferentes por un magnífico cocinero-soldado humano propiedad de Chamuel, sino por su única conversación con Luciferus. Ambos se evitaron todo el tiempo que duró la visita y solo se reunieron una vez antes de la partida del líder Kustodi0, por obligación protocolaria.



Sabía que a Luciferus le había enfurecido su "destierro" a aquel planeta, lleno de alienígenas y en el "quinto pino" galáctico, pero no se quejó ni una sola vez en la corta conversación que mantuvieron. Luciferus dijo que aceptaba el destino con entusiasm0 y le comunicaba que no se presentaría a las elecciones del año siguiente a Kustodi0 Superi0r, dejándole vía libre a Ansiel para un nuevo Mandat0. Ansiel le dio su beneplácit0 y se dispuso a marcharse, pero en ese momento Luciferus le habló con la (((voz))). O eso le pareció a Ansiel, porque el feroz arcángel rival no movió un solo músculo de su cara, manteniendo su pétrea sonrisa. Llevaba meses sin oír voces, pero ese día escuchó, claramente la frase "¡Has cruzado el Rubic0n, Tiran0!" dentro de su cabeza.

Un escalofrío recorrió la espalda de Ansiel al recordar aquel momento, aunque ya habían pasado varios meses de aquello. Apuró un poco más su cáliz, vertiendo el fluido a través del campo de su máscara. Recordó también su cita con Zachariel, el gobernador de La Catedral, al que veía más habitualmente en reuniones del Templ0. Por supuesto, también le había confirmado su renuncia a presentarse al Carg0. No obstante, Ansiel había observado en Zachariel un comportamiento preocupante desde hacía unos meses. Lo que una vez fue un prometedor gobernador y un Kustodi0 fuerte, se había convertido a sus 72 años en un vago redomado, que solo disfrutaba cuando torturaba humanos en clubs privados o apostaba en fiestas de la nobleza Kustodia. Un desperdicio de alguien en quien Ansiel tenía puestas esperanzas para sucederle cuando llegase el momento.

Eso fue lo que había empujado a Ansiel a la paternidad. Padre en un sentido Kustodi0, entiéndase. Tras la Bendici0n de la Kuria, Ansiel había Adoptad0 al joven Anael como su hij0, nuevo miembr0 de su estirpe y hereder0 de todas sus riquezas. Su Vástag0. Dubbiel fue nombrado tutor de los bienes hasta que Anael alcanzase los 50 años. Mientras tanto, Anael sería destinado como gobernador al planeta sabana Funguinia...



Si algún día quería gobernar el Imperi0, tendría que empezar a coger experiencia. De hecho, hasta podría presentarse a las elecciones gracias a ese nuevo cargo, aunque evidentemente no era ese su objetivo inicial. De momento, tendría que aprender a lidiar con el continuo malestar fungo-topo y el resto de problemas de la colonia. No había aceptado el cargo con demasiada ilusión, era joven y le gustaba el "ambiente" de la capital, pero algún día entendería que era por su propio bien.


Ansiel se acercó a una de las grandes pantallas del fondo de la estancia, que mostraban el exterior del edificio. Más allá del campo de protección, se extendían miles de construcciones, edificios y vehículos aéreos. Pronto empezaría a amanecer y los millones de habitantes de la capital de La Catedral poblarían las calles, oficinas y comercios. Desde luego, el Imperi0 era también un lugar mucho más complejo que cuando él había ascendido al Carg0, hacía ahora casi cuarenta años. Mucha más población kustodia y nuevos seres Inferi0res a nuestro servicio. Algunos como los fungo-topos parece que tienen dificultades para entender la jerarquía. Pero acabarán haciéndolo, los ejércitos Kustodi0s tienen mucha capacidad de convicción.



Él también era el campeón del pueblo Kustodi0. El "fav0rito de la plebe", como le llamaban a sus espaldas algunos c0bardes miembr0s de las Altas Estirpes. Aunque él lo sabía perfectamente, las paredes del nuevo Templ0 Superi0r del bucle tenían ojos por los que podía 0bservar. Por eso sabía que su decisión de repartir parte de la nueva riqueza obtenida en la guerra con el pueblo Kustodi0 -para así poder mejorar sus condiciones de vida- había levantado muchas ampollas entre las élites de estas grandes "familias" de la 0ligarquía. Lo tildaban de P0pulista y él solo les estaba dando un nivel de vida aceptable. Más enemigos.



Estaba a punto de apagar las pantallas y salir de su Despach0 para digirse hacia su hangar particular, en el tejado del Templ0, cuando recibió una notificación urgente. La copa de oro que aún sostenía en su mano se le cayó al suelo. Los restos de líquido viscoso se derramaron sobre el suelo de mármol, pero el Kustodi0 ni se había percatado.



¡Por nuestr0 Señ0r! Esas orugas habían ganado la guerra y expandido sus fronteras hasta el sistema Regor. Sus enjambres ya devoraban sin piedad a las poblaciones de hombres-árbol que no habían podido huir de Belleza, la antigua colonia Sidimati. Tendría que re-planificar parte de su estrategia exterior y someterlo a la aprobación de la Kuria, con quién ya había tenido algunos roces últimamente por saltarse ese protocolo. Además, había tenido que pedir varios favores para que se le concediese la Adopci0n y no sabía si podría "tensar la cuerda" mucho más. Pero de momento, su destino era Vertedero Venus. Seguiría analizando todos estos nuevos datos en su nave durante el viaje.

A pesar de todo, se dió cuenta de que estaba de mejor humor. Lideraría el Imperi0 durante cuarenta años más. La noche de trabajo le había sentado bien y caminaba por la parte exterior del Templ0 para llegar al ascensor del hangar. Podría acceder por el interior del edifico, pero no quería encontrarse con nadie que retrasase su salida. Ya cai podía paladear la babosambrosía fresca que tomaría al llegar a V.V.. Tras girar por una curva que trazaba la pared en una de las fachadas traseras, se encontró de bruces con una asquerosa humana. Debía ser una bruja pordiosera espiritualista de esas que venían a ensuciar el nombre del N0-Di0s con su sola presencia, a pesar de que lo tenían prohibido. Pensó en dar orden a algún guardia, pero al final decidió actuar él mismo. Se acercó rápidamente a ella, la levantó en volandas con una sola mano y le apretó el cuello hasta que le destrozó la garganta, para luego dejarla caer al suelo, donde continuó agonizando durante unos segundos. Justo en esos momentos, Ansiel se quedó petrificado al escuchar una voz que susurraba en su cabeza: (((Los idus de Marz0 aún no han acabado...))).

Se dió la vuelta y emprendió el camino hacia su nave, acelerando el paso. Nadie pudo escuchar las palabras que pronunció mientras se alejaba, cuyos ecos se perdieron en una ciudad que, poco a poco, empezaba a despertarse:

"Ignavi coram morte quidem
animam trahunt,
audaces autem illam
non saltem advertunt."





Epílogo

Esa fué la última vez que se tuvo constancia de Ansiel. Desapareció sin dejar rastro. Algunos dicen que está en Vertedero Venusiano, peregrinando en el desierto. Otros que su nave fue atacada de camino al planeta. O que fue llamado por el N0-Di0s y que se sienta su derecha. Y que algún día volverá a iluminarn0s. Incluso hay quien dice que merodea de noche por las calles de La Catedral, escondido entre las sombras, raptando a los hijos de los humanos para alimentarse, mientras susurra una y otra vez: "¿Tú también, hijo mío?, ¿tu quoque?".

De forma oficial, el Tribunal Especial de Inquisici0n nunca llegó a encontrar pruebas concluyentes que incriminase a ninguno de los muchos sopechosos contemplados en la investigaci0n. Tampoco se encontró el Cuerp0. Se le dió por muerto y se archivó el caso. Se declaró luto nacional dos días y todos los Kustodi0s salieron a la calle a llorar a su líder.

Por otra parte, nadie se había presentado candidato a Kustodi0 Superi0r, dado que todos sabían que Ansiel ganaría y existía pena capital para los perdedores. Y para los traidores. La Kuria deliberó durante semanas y decidió que el joven Anael, el Hereder0 del Iluminad0, sería quien recibiese el Carg0 Sagrad0. Con la Bendici0n del Todopores0 No-Dios, por supuesto. Al día siguiente comenzaron los preparativos para la Coronaci0n.



El Imperio Kustodi0 cerraba una etapa, nada volvería a ser lo mismo. Nuevos ciel0s se abrían en su horiz0nte...


Fin de la 1ª parte.
 

8igualdos0s

Forum's Muad'Dib
17 Badges
Feb 11, 2015
452
253
  • Crusader Kings II
  • Imperator: Rome
  • Stellaris: Humanoids Species Pack
  • Crusader Kings III
  • Stellaris: Lithoids
  • Stellaris: Ancient Relics
  • Imperator: Rome Sign Up
  • Stellaris: Megacorp
  • Stellaris: Distant Stars
  • Stellaris: Apocalypse
  • Stellaris - Path to Destruction bundle
  • Stellaris: Leviathans Story Pack
  • Stellaris: Digital Anniversary Edition
  • Stellaris
  • Victoria 2
  • Stellaris: Synthetic Dawn
  • Crusader Kings II: The Old Gods
Este interludio intentará ofrecer un vistazo general de la galaxia tras el early game. De esta forma, podréis conocer aspectos de las otras razas que más adelante no me detendré tanto en detallar. He intentado integrarlo en la historia, espero vuestros comentarios y que disfrutéis de su lectura.


Interludio Segundo. Discusiones sobre la galaxia en medio de una partida de Tabler0.

“Yo soy el dios Tum,
Solitari0 de los amplios Espaci0s del Ciel0;
Soy el Dios Ra
elevándose al alba de los Tiempos Antigu0s,
similar al Dios Nu.
Soy la Gran Divinidad
que Procrea a sí misma”.


Dubbiel caminaba con aires iracundos por los pasillos del Templ0 del bucle en dirección al exterior, concretamente hacia los exuberantes jardines que lo rodeaban por toda su parte norte. Había tenido que acudir a la llamada de Anael quien, tras casi un año desde su Coronaci0n, por fin se había puesto en contacto con él.



Había sido nombrado por Ansiel, antes de su misteriosa desaparición, como Tut0r de su hijo adoptivo Anael hasta la mayoría de edad kustodia, pero el nuevo líder le había apartado inmediatamente de la capital, enviándole con un grupo reducido de naves militares a recopilar toda la información disponible sobre la galaxia y todas las especies conocidas que la habitaban. Se lo había quitado de encima de mala manera, Dubbiel lo tenía claro.



Ni siquiera le había dado la orden en persona, el muy “niñato”. Y tampoco había respondido a ninguno de los informes periódicos que el almirante de la flota le había enviado regularmente. Ahora por fin se había dignado a recibirle con la intención de discutir los resultados de su viaje. Lo cierto es que Dubbiel le debía mucho a la Estirpe de Ansiel, quién había “acogido” a su padre tras la guerra civil de Enoch. Pero este “jovencito” ya se estaba pasando de la raya. Aunque había estado lejos del imperi0 todo este tiempo, le habían llegado noticias de que era un auténtico revolucionar0, aunque parecía contar con el beneplácito total de la Kuria, el Sant0 Cler0 Kustodi0, órgano que aglutinaba los poderes judicial y legislativo de la teocracia.



No creía que Ansiel hubiese tolerado este comportamiento. El “mocos0” incluso había llegado a perder el liderazgo de la facción “La Vanguardia de los Elegidos”, en favor del científico Gazardiel:



En un principio había intentado ser comprensivo con el joven, achacándolo a su inexperiencia y desconocimiento, ya que pertenecía a una nueva generaci0n kustodia que había salido del Tanque sin limitad0r y con el Imperi0 ya bien establecido. Mimad0s, acomodad0s. El Imperi0 había crecido mucho desde sus 0rígenes y ya se extendía por seis colonias en tres sistemas solares diferentes.



La población kustodia crecía poco a poco en sus planetas libres de alienígenas, Alahelada y Tundra Titán. Sin embargo, en La Catedral tenían que convivir con inferi0res, pues de momento constituía la única reserva posible de esclavos humanos.



También crecían a buen ritmo las poblaciones de ganado sondrithano de Caracol Ahumado y de Vertedero V., que habían producido un excedente importante de comida en el Imperi0. Sabía que Anael pretendía desmantelar las granjas de La Catedral y sustituirlas por minas llenas de humanos. No era una mala idea económicamente hablando, pero Dubbiel sabía que las mejores hembras para los Tanques eran las que trabajaban en la zona de cultivos hidropónicos. Siempre daban mejor “rendimiento”.

Aunque, sin ninguna duda, la especie que más había prosperado era la de los esclavos fungoratas varelviv. Un gran activ0. A pesar de que al principio habían demostrado una molesta propensión a producir altercados, las Legi0nes y sus H0rdas Penitentes humanas reprimieron las revueltas y asesinaron a todos sus líderes sindicales. Al igual que las babosas, se adaptan bien a entornos que no podríamos colonizar sin ellos. Como soldados son nefastos, pero tienen el efecto de producir felicidad y reducir el estrés de las deliciosas babosas.



Dubbiel seguía recorriendo los interminables pasillos del templo, aprovechando para revisar todas las noticias en su holo-pantalla personal. El nuevo gobierno había avanzado bastante en temas tecnológicos. Por ejemplo, habían conseguido desarrollar protocolos técnicos para la terraformación planetaria y desarrollado prototipos de crucero, un nuevo modelo de nave más grande que el destructor.



Aunque Anael parecía darle mucha importancia a la finalización del Instituto del bucle por parte de Och ya que, según sus propias palabras en el Discurs0 de Coronaci0n, el N0-Di0s aguardaba con impaciencia. El templo y las centrales del bucle ya habían impulsado a nuestra nación y solo quedaba esta macro-infraestructura por desarrollar de las “iluminadas” por el Metatr0n.



Dubbiel dobló una esquina y empezó a bajar unas largas escaleras de caracol. Quería golpear a cada esclavo humano que se cruzaba, pero jamás lo haría si no se veía obligado a ello. En realidad, toda la culpa era de aquel Anael. Había llegado a tener la desfachatez de reunirse con otros líderes Kustodi0s, como el propio Gazardiel o Luciferus, antes que con él. “¡¿Cómo se atrevía a “ningunearlo” de esa ruin forma a él?! Todo un veterano de las guerras Orucchia y Babosa. ¡¿A él?!, que había sufrido el milagr0 del desdoblamiento del Mensajero”. Era el momento de dejarle las cosas claras al nuevo Kustodi0 Superi0r. Le debía Respet0 como líder, pero él también era su Tut0r. Con esa intención, se había presentado en su Despach0 del Templ0 tras un viaje de varias semanas, para comprobar sorprendido que Anael no se encontraba allí. Le había dejado un mensaje a uno de los Guardias. Su Majestad lo recibiría en los jardines, totalmente al otro lado del complejo. ¡Inaudito! Que falta de respet0 a las Tradici0nes. Además, a Dubbiel le irritaba tremendamente el olor y aspecto de los varios cientos de variedades de flora autóctona del planeta gaia que se encontraban allí plantadas, desde antes del Despertar Kustodi0. Más que un jardín ornamental, estaba diseñado artificialmente para simular ciertos ecosistemas del planeta, incluidos pequeños animales, hongos y demás seres inferi0res . Al almirante le provocaba ansiedad todo aquella exuberancia natural.



Al salir por fin por la Gran Puerta Norte y asomarse a los jardines, observó que el líder se encontraba a varios metros de distancia, en un gran patio delimitado con unas columnas de mármol algo ruinosas -y que Dubbiel no recordaba que hubiesen estado allí antes- rodeado por otros dos jóvenes Kustodi0s, tres miembros de la Kuria con sus togas púrpuras y siete Guardias personales que portaban unas extrañas varas, con uno de sus extremos abierto en forma de campana. Había una gran mesa de madera de cedro y ébano, cubierta con un mantel negro de ribetes dorados, llena de jarras de bebida y comida. Al lado, se encontraban tres enormes babosas sondrithanas ahumándose, enganchadas con varios garfios que las mantenían abiertas y extendidas. Tres antorchas plasmáticas que tenían debajo hacían que su moco protector externo hirviese y burbujease, dando lugar a una buena cantidad de humo, que era lo que enriquecía tanto el sabor de su carne. Especialmente si se hacía lentamente, con la babosa aún viva. Dubbiel escuchaba sus chillidos de dolor desde la distancia.

También pudo ver que todos los Kustodi0s, excepto los guardias, parecían estar absortos en una especie de juego desarrollado en dos grandes tableros virtuales de varios metros de altura y conectados entre sí, compuestos por infinidad de casillas y elevados a diferentes alturas del suelo mediante campos de fuerza. El primero tenía la paradójica forma de una serpiente en espiral que se mordía su propia cola, en un gesto “escheriano” imposible, con una serie numérica descendente en sus casillas. Una enorme guillotina-láser, cuya forma simulaba la cabeza de un ofidio, estaba situada donde se debería encontrar el 0. Se observaban varias babosas avanzando sobre él en diferentes posiciones, algunas visiblemente mutiladas, que Dubbiel dedujo que eran las fichas. Su triste destino final parecía ser llegar al 0, pero el camino previo estaba lleno de mil y una torturas.

Al ir acercándose más hacia donde se encontraba el grupo, puesto que Anael no se dignó a acercarse a recibirlo y siguió sentado en la única silla que había en el jardín, pudo ver que el otro tablero estaba formado por tres filas de 10 casillas cada una, sobre las que se encontraban siete humanos y siete fungoratas, dispuestos en diferentes posiciones. Todos vestidos con diferentes y extraños ropajes y ornamentos. Sus partes genitales tenían grandes induct0res de dol0r como los empleados para los interrogatorios militares, que él mismo había usado. Aunque no para divertirse..



Ambos tableros se encontraban en el centro de una compleja holo-esfera, que los envolvía adoptando una forma piramidal, proyectando a su vez “torrentes” cambiantes de cifras, fórmulas y extraños jeroglíficos alrededor de todo el dantesco escenario. En ese momento, Anael levantó el cáliz que sujetaba en su mano derecha y se dio la vuelta diciendo:

-Amig0s, mirad quien ha llegado...por fin. ¡El viejo tío Dubbiel! ¿Se te ha hecho largo el viaje hasta aquí?.

El resto de Kustodi0s se dieron la vuelta y la mayoría lanzaron carcajadas burlonas mirando al “acalorado” almirante. Dubbiel hizo ademán molesto de intentar responder, pero antes de que pudiese pronunciar una sola palabra, los siete guardias hicieron sonar aquellas varas que portaban, emitiendo un potente y grave sonido tres veces, supuso que para anunciar su llegada. A Dubbiel le pareció una excentricidad 0bscena, muy acorde con todo el esperpent0 que parecía haber montado allí Anael.

-Bienvenid0 a la casa del N0-Di0s, tío. ¿Deseas beber o comer algo? - preguntó Anael.

El Kustodi0 lucía un cuerpo en un estado de forma envidiable, que cubría parcialmente con una toga negra sobre su C0raza. Dubbiel observó que el resto de Kustodi0s jóvenes vestían también togas oscuras. Era bastante más alto que el propio Dubbiel, bien es cierto que el almirante estaba por debajo de la media debido a su...genética. Dubbiel iba a ponerle los puntos sobre las íes a este desvergonzad0.

- No, muchas gracias, Señ0r. Permítame agregar que no soy su tío.. y además que es todo esto de recibirme en los jard...
- Por supuesto, amig0s, ya sabéis que en realidad no es mi tío -le interrumpió Anael- Dubbiel viene de una estirpe...conflictiva, ¿verdad, tío? Y mi familia acogió en su seno a su padre, hijo de Kerubines, salvándolo de ser asesinado por aquellos Aliberados. Por eso Dubbiel nos estará agradecido de por vida, ¿no es así?. Pero, ¿qué te sucede?, ¿no te gustan los jardines?. Claro, quizás los viejos muebles del N0-Di0s se ajustan más a tus medidas, pero nosotros nos sentíamos algo apretados allí dentro, no sé si me entiendes...

El grupo estalló al unísono en una fuerte carcajada. Si no hubiese sido por su Máscara, habrían podido ver la mirada de odio y sorpresa que inundaba la cara del gran almirante Dubbiel. Parece que su amigo Ansiel le había contado su “secreto” familiar antes de desaparecer. Dubbiel estaba estupefacto. “¡Mocoso maleducado! ¿Cómo se atrevía a hablar en público de “eso”?. ¿Acaso estaba ebrio? Y, ¿acababa de lanzarle una velada amenaza?”.

- Bueno, ti-i-to, no traes hambre, ni sed. ¿Querrás entonces acompañarnos en la partida?. Es un nuevo juego que hemos diseñado a partir de datos arqueológicos recuperados en Tierra D. Es más sencillo de lo que parece, incluso para alguien que se ha quitado hace poco el limitad0r como tú – siguió bromeando Anael, apoyado por las risas de sus colegas y de la Kuria. Es para dos jugadores, unos juegan controlando fungoratas y los otros van con los humanos. El objetivo final es sacar todos tus personajes del tablero rectangular de 30 casillas, llamado senet, siguiendo una ruta en S. Es una simulación de progresión asimétrica, al principio empiezan con ventaja los humanos, pero a lo largo de las rondas el escenario evoluciona en favor de los fungoratas.
- Ana-a-el...
- El otro en forma de uroboros o mehen -Anael le señaló el tablero de las babosas, ignorándole- sigue una espiral de Unam, marcando la tirada de cada jugador en el otro tablero, en función a las respuestas que sepan dar correctamente las babosas a las diferentes cuestiones matemáticas que tienen proyectadas a su alrededor, que forman parte del papiro de rhind y de otros textos recuperados. Cuando fallan, hay penalización.
- Discúlpeme, Señ0r, pero no he interrumpido mi misión para ponerme a disertar sobre jueg...
- ¡Oh, vaya!. ¿No te gusta el juego?¿O será más bien que no te gusta que los humanos que defendía tu abuelo Gabriel participen? ¡Qué desilusión, tío!. Pues deberías mostrar más interés dado tu puesto, ya que el juego y la estrategia militar siempre han ido de la mano. Es más, una de las razas que vivía en ese planeta, llegó a creer que antes de poder ver a su Di0s debían jugar una partida y que ésta decidiría su Destin0. De hecho, ya amaban al N0-di0s, al 0 infinito. Se referían a Él como “nfr” o “nefer”, que también significaba “belleza” o “bondad”. Incluso sus gobernantes, considerados semi-dioses, se lo ponían como nombre: Nefertiti, Neferhotep,...
- ¡¿Las razas de Tierra Destruida?! ¿Semi-dioses? Eso suena a he-rej..
- Tranquilo, tío, no te exaltes que estás en una edad mala para eso. Podría darte algo. Conocemos gran parte de la galaxia, es lógico que hayamos investigado el planeta que tenemos al lado, ¿verdad?. Te sorprendería saber la relación que existe entre nuestras (((voces))) y algunos hallazgos xeno-arqueológicos realizados en Tierra D. ¿Nunca te has parado a pensarlo? Vivimos en un planeta anómalo, convertido artificialmente en un jardín de biodiversidad y, justo al lado, tenemos un planeta en ruinas con restos de civilizaciones anteriores a nuestro Despertar, que además presentan rasgos extremadamente parecidos a los humanos que “algo” dejó a nuestro cargo. ¡Alabad0 y Respetad0 N0-Di0s!. ¿No crees que tenga relación?¿No eres capaz de atar ningún cabo? El problema es que el planeta se encuentra realmente afectado por algún tipo de evento catastrófico y no hemos podido aún explorarlo en detalle debido a su elevada radioactividad, inestabilidad geológica y atmósfera hiper-contaminada.



- Por otra parte, tío, la tecnología de nuestras máscaras y c0razas parece más antigua que ningún resto arqueológico encontrado en el planeta y, además, demasiado avanzada para haber podido ser desarrollada por estas civilizaciones humanas.



- ¿Qué los humanos...?¿Voces? - Dubbiel estaba totalmente desorientado. Las palabras de Anael eran como martillos golpeando en su cabeza. Se estaba derrumbando por dentro ante tanta desfachatez.
- Si. Humanos que habitaron Tierra Destruida. Humanos cuya historia se entrecruza en nuestras cabezas desde que nos encontramos con el Metatr0n. Pero todo esto es de conocimiento general desde tiempos de mi Respetad0 Padre, ¡Alabad0 sea!. ¿No tienes esa sensación a veces?¿No tienes Recuerd0s?
- Ya, pero no tiene nada que ver con-con-...- tardamudeó Dubbiel.
-...cómo si la historia fuese cíclica, Dubbiel, como el 0, el uroboros, el gusano, el bucle, el ojo, el alfa y omega...cómo si hace algo más de dos mil doscientos años, dos personas se hubiesen reunido en las mismas condiciones que nosotros, uno el hijo adoptivo y futuro líder, el otro el amigo y experimentado militar...decidiendo el futuro de un Imperio dejado en herencia. U otros tantos años antes, cuando un joven inexperto recibiese en herencia un gran imperio al borde de la rebelión...cíclicamente, como el 0..
- En realidad, no estoy aquí para jugar, ni para teorizar sobre supuestos humanos, ni mucho menos para discutir viejos temas relacionados con Enoch o con los humanos de Tierra Destruida, que te recuerdo que ambos son temas prohibid0s y más en presencia humana, Anael. Estoy aquí para discutir el trabajo que me encargaste. Dicho lo cual, no has respondido a ninguno de mis inf...
- No lo has terminado hasta ahora, ¿verdad? No quería presionarte, a tu edad los esfuerzos son malos. Y tengo entendido que nunca has sido especialmente rápido. A la batalla contra las babosas ni siquiera llegaste. ¡Condenad0 Soquehadzi!, ¿verdad? Pero al menos él si recibió el merecido Juici0 del que otros se libraron, ¿verdad, tío?. Está bien, dejadnos a solas, continuaré la partida con Uriel a través del [intercomunicad0r general] mientras me pongo al día con el viejo tío. ¿Sabes? Aunque nunca es capaz de ganarme al Tabler0, creo que es una buena promesa como almirante militar, cuando llegue la hora de jubilarte...

Anael se levantó de la silla y se movió unos metros, seguido por Dubbiel. El resto del grupo rió nerviosamente y se alejaron hacia la mesa de la comida, mientras que el susodicho Uriel se desplazaba al otro lado de los tableros para comenzar el juego, activando una serie cañones holográficos que generaron una nube de información y símbolos tridimensionales alrededor de las piezas.

- Anael, no tolero que me trate así, pero que...- empezó a decir Dubbiel.
- Lo que no es tolerable, Dubbiel, es que alguien me haga sombra durante mi Mandat0. Ni tú, ni ningún otro Kustodi0. Sé que te sientes ofendido - Anael tocó el hombro de su tío en un rápido gesto, oculto entre la toga, que pasaría desapercibido incluso para el observador más sagaz- pero cuando ascendí al Tron0, el Imperi0 vivía una situación complicada y podían percibir en mí cierta debilidad debido a mi juventud. Y no queremos otra guerra civil, ¿verdad?. ¿Sabes que en el primer Recuerd0 que te contaba antes, el imperio de este pasado terrestre estuvo a punto de partirse por la mitad, si no hubiese sido por la victoria del más joven de ellos?. ¿Sabes que ya han atentado contra mi vida seis veces?. Tengo que demostrar mi Talent0 y mi Contr0l en cada momento. He tenido que ganarme a la Kuria. He tenido que reunirme con otros antes, algunos tan deleznables como ese Luciferus. He tenido que ir ganándome favores con nuestros líderes haciendo sacrificios, a costa de ceder influencia en la facción, por ejemplo. Para mí, eres de las pocas personas en las que puedo confiar, siempre que te atengas a mi Camin0. Por eso te encomendé una de las misiones más importantes, de la cuál me he visto obligado a evitar mostrar interés hasta ahora para no demostrar debilidad o duda...
- Bueno, simplemente podrías haberte puesto en contacto por comunicaciones encriptadas, privadas...
- No hay nada privado aquí, ni en el Templ0 ni en el resto de edificios de G0bernación. ¿Por qué crees que no reunimos en este jardín? Te contaré un secreto. Ese megacañón holo-proyector no solo es una diversión, sino también una “campana” de fuerza y un gran meta-firewall que nos protegen. Mira Dubbiel, te lo pondré fácil. Nosotr0s veneram0s al N0-Di0s. Al 0. Curiosa cifra, ¿verdad?

Dubbiel no pudo más que asentir. No sabía dónde quería llegar el joven, pero desde luego lo había sorprendido por su madurez e inteligencia. Entendía por qué Ansiel lo había elegid0.

- Puesto a la izquierda de cualquier número lo reduce, puesto a la derecha lo aumenta. - Anael extendió sus dos manos a ambos lados del cuerpo, haciendo un marcado ademán. ¿En qué lado quieres ponerte tú, tío? -añadió después.

La pregunta parecía retórica, pero la energía desprendida por Anael era tan fuerte que el veterano almirante se colocó, literalmente, a la derecha del líder. Empezó a detallarle toda la información que había podido recoger los últimos meses, acompañado de holo-imágenes que ilustraban sus comentarios. Mientras Anael analizaba detalladamente cada aspecto, disimulaba ante el resto del grupo que los observaba desde la distancia, mediante un lenguaje corporal lleno de desgana y pasotismo, así como con sus [continuas interrupciones] a través del canal de comunicación general para ejecutar movimientos en la partida contra Uriel.


Crisálida Orucchia
En primer lugar, tenemos a las ya conocidas orugas. Poco nuevo que contar, sabemos que son una mente colmena artropoide. El mayor enemigo de la galaxia. La Mente colectiva que la controla es tremendamente inteligente, disponen de la mayor flota y sus ejércitos son verdaderamente fuertes. Controlan un total de 5 colonias, cuatro de ellas parte del rico mundo anillo de Tchaa'Pol que habitan. Imposible establecer ningún tipo de diplomacia con ellos, por lo que solo sabemos que su objetivo es devorar a toda la galaxia. Y ya han empezado con los hombres-árbol Sidimati en Belleza.



-¿Y cómo nos encontramos respecto a ellos?
- Muy retrasados en todos los aspectos. Especialmente, en el tema tecnológico. Dado que están una tregua con el resto de sus vecinos, parece que su objetivo es obvio: nosotr0s.



[Uriel, sucia babosa tramposa. ¿Crees que soy idiota? Tu “Obrero en huelga” fungorata tiene que volver a la casilla 15, “La Segunda Vida”. Muevo mi “Ra” a la casilla 22, por delante de “El Kehnret”. Resuelvo con babosa de casilla 23, que además es prim0, así que te saltó en la siguiente ronda si consigue aguantar con vida 10 minutos más.]

- ¿Tienen alguna debilidad estas orugas? Quiero que me seas sincero, amig0.
- No conocida, Señ0r. Nos superan en todos los aspectos estadísticos, incluida población, energía, flota, ejércitos, producción de minerales...
- Todos tenemos debilidades, Dubbiel. Ya las descubriremos. De hecho, tienen una colonia menos que nosotros. Y no te olvides de que son herejes del N0-Di0s. No fueron elegid0s por el Metatr0n. Siguiente.

Babosas de la Cooperativa Sondrithana
Nuestro último enemigo en el campo de batalla, dispone de un flota equivalente a la nuestra en número, pero con menor desarrollo tecnológico. Se organizan en una autocracia burocrática, cuyo guardián benevolente es el Coordinador líder Ster'Fuj. Aunque se les supone espiritualistas y pacifistas, tienden a aislarse del resto de la galaxia debido a su profunda xenofobia. Por ello, no parece que vayan a tener aliados próximamente. Estas babosas del desierto no presentan como especie características demasiado interesantes, excepto su ubicuidad potencial...bueno, y ciertas cualidades como su poder nutritivo y otros fines lúdicos que he descubierto esta misma tarde.



Dubbiel miró hacia los tableros del juego y vio como una de los fungoratas de Uriel se retorcía de dolor en el suelo de una casilla tras ser alcanzado por una especie flecha electromagnética, para caer después y romperse el cuello contra el pedregoso suelo.

[Uriel, no ves que tengo dos fichas en dos casillas consecutivas. Has perdido una ficha tontamente...¡y nada menos y nada más que “Yaveh”!. Si te gano en la lucha de babosas, puedo asegurarme empezar con ventaja la 5ª ronda.]

- ¿Y en la comparativa poblacional?
- Son algunas menos que el total de nuestro Imperi0, señ0r. Pero ocupan ya 5 colonias y dada su habitabilidad podrían colonizar alguna más en los próximos años.



- Lo que me sorprende es que no se hayan extendido más hacia el otro lado del anillo, Dubbiel.
- Creo que podría haber otro imperio señ0r, uno que también quiera aislarse de la galaxia. Por otra parte, en los combates observamos sus ritos y parecían complejos. Parece que ruegan el perdón de Ster'Fuj antes de matar al enemigo. No parecen agresivos militarmente, aunque evidentemente querrán venganza tras nuestro ataque.
- De acuerdo. De todas formas, la tregua por delante aún es larga – En ese momento, Anael se aleja varios pasos de Dubbiel y señala el juego haciendo forzados ademanes hacia el grupo, para regresar al cabo de un momento. Por otra parte, serán medianamente inteligentes, pero observa a aquella idiota del tablero en espiral, ha fallado en una progresión aritmética básica, si bien es cierto que es una ficha muy dañada. Ella y mi humana “Isis” van a sufrir las consecuencias. En fin, vayamos a los imperios de la parte superior del Anillo...

Alianza del Norte
Formada por cuatro imperios diferentes, tres de ellos independientes, unidos principalmente por su visión materialista del mundo. Aunque no han constituido aún una verdadera federación, tienen acuerdos de defensa entre ellos.



Nuestras relaciones con todos ellos son bastante malas, con alguna excepción. Están totalmente en contra de las políticas de esclavitud y purga que promulgamos lo que, tarde o temprano, podría generar enfrentamientos con ellos.



Planetas Sidimati Soberanos
Los sidimati u hombres-árbol son una especie con tendencias colectivistas arraigados en sus genes, que se han organizado en una democracia directa en la que todos los individuos participan en las diferentes cuestiones de estado. El planeta capital es “Sidimatus Primus”, que orbita alrededor de un gigante gaseoso llamado “Siempre Primavera”. Querría añadir que su hábitat alpino lo haría un lugar ideal para nuestro pueblo Kustodi0. Su sistema socio-económico se encuentra burocratizado a niveles obsesivos. La marcada filosofía pacifista sidimati no les sirvió para evitar la guerra contra las orugas, que perdieron a pesar del apoyo del resto de miembros de la alianza. La guerra les ha dejado muy tocados económicamente.



-¿Cuál es su situación tecnológica, Dubbiel?
- Bueno, Señ0r, lo cierto es que son un similares a nosotros...pero lo más relevante es que ya han sido capaces de desarrollar robots.


-¡Fanáticos materialistas! De momento, no merecen mayores preocupaciones, Dubbiel. Continúa.

Poderoso Mandato Djomaro
El miembro más fuerte de esta alianza y uno de los “pesos pesados” de la galaxia en la actualidad. Tenemos firmado un pacto de no agresión con ellos. Durante las negociaciones, lo que más me sorprendió de esta especie moluscoide es su tendencia al pensamiento único, característico de las mentes-colmena. Sin embargo, no están organizados políticamente como tal, sino en una tecnocracia a la que ellos llaman “Directorado”, cuya cabeza visible es un comité científico formado únicamente por las élites aristocráticas de la sociedad djomar. En efecto, al igual que los hombres-árbol, son tendentes al fanatismo materialista. Y realmente están muy avanzados tecnológicamente. Ya disponen de 7 colonias propias.



-¿Y piensas que respetarán ese acuerdo que tenemos entre ambos imperios, Dubbiel?
- En un plazo corto y si no entramos en guerra con sus socios, si.
- Bien, entiendo que lo que más nos debe preocupar es que no acaben siendo “integrados” por la colmena
Orucchia, teniendo en cuenta su propia tendencia natural. Háblame de sus vasallos...

Asociación de Gauzor
Los Andigonj son una raza menor de sepias oportunistas, con altas tasas de crecimiento. Sabemos que los miembros de esta oligarquía son vasallos de los Djomar, aunque desconocemos si su proceso de integración fue pacífico o mediante las armas. Se organizan en una burocracia pacífica de tendencia materialista. Tenemos informes que confirman que son unos magníficos constructores, a pesar de que solo disponen de un planeta, llamado Akshayavat. Les encanta migrar y vagabundear por aquellos mundos que les abren sus puertas.



-¿Crees que en algún momento pueden causar problemas a sus señores Djomar?¿Podríamos influir en un teórico proceso de revuelta?
- De momento, es imposible, Ilustrísim0. Existe demasiada diferencia entre el poder de ambos. Además son tendentes al pacifismo.
- Que asco de alienígenas. Y creo que los siguientes de la lista son aun peores, ¿no es así?

Polymauthopia

El imperio de humanos libres de la zona más al “norte” del anillo, se consideran así mismos como una utopía democrática, con gran peso del componente moral y ético en sus decisiones. También son convencidos herejes materialistas. Ya habían colonizado los tres planetas que habitan actualmente cuando nos los encontramos por primera vez hace varios lustros. “Algo” parece estar deteniendo su expansión hacia el este. A pesar de su evidente parecido físico con nuestro esclavos humanos, sus rasgos genéticos como especie no se asemejan demasiado y hablan una extraña lengua, el marain. Son mucho más inteligentes -se autodeclaran “polímatas”, de ahí el nombre de su imperio- y son felices viviendo juntos en comunidades inclusivas. Su filosofía conservacionista en cuanto a la protección de los biomas planetarios reduce su producción mineral pero aumenta su producción de comida, algo que también se ve reflejado en el diseño eco-sostenible de sus edificios.



- Dubbiel, se te olvida que también se creen que son una especie de “generosos filántropos”...
- Efectivamente, Señ0r, tienen esa desagradable costumbre de creer que son superiores al resto de la galaxia y que tienen que ayudar a progresar al resto de naciones. En realidad, lo que buscan es imponer su Cultura, su forma de entender el mundo. Recientemente han adoptado también el pacifismo, aunque disponen de una flota...
- Y seguro que mi largo reinad0 acabará viendo como nos enfrentamos en el campo de batalla. Como sucios humanos que son, debemos someterlos y esclavizarlos, pues esa es la Senda del N0-Di0s.
- Desde luego, Ilustrísim0. No obstante, ahora mismo están más desarrollados tecnol...

[Si, Uriel, mi joven Tutmosis está en la casilla de los dos jueces. No lo puedes enfrentar contra tu Abraham-mycetes. Veremos si es soy capaz de conquistar Nubia en la próxima tirada y subir de nivel. Inyecto dosis doble de adrenalina a la babosa de la 12.]

- Disculpa la interrupci0n, Dubbiel. Siguiente imperio, estoy cansado de oír hablar de esos aberrantes humanos y de toda esta maldita alianza del norte.
- De acuerdo, nos vamos ahora al lado contrario el Anill0...

Los Mellizos del Sur
En la zona más baja del anillo, nos encontramos dos razas cuyos territorios están muy unidos. A pesar de ello, no parecen tener conflictos entre ellos a pesar de sus diferentes éticas y tipos de gobierno, casi como hermanos, unidos por su marcado autoritarismo...

- De momento, por lo que veo tampoco han establecido alianzas entre ellos, Dubbiel. Veremos cuánto dura esta pacífica relación.
- Por supuesto, señ0r. Además ninguna de ambas especies se acoge al estúpido pacifismo, precisamente.

Soveranía Panaxao
Con “V”, como una referencia a su propia SaVia a la que rinden culto espiritualista, no conocemos aún en detalle tal herejía. Estas plantoides son una especie con un comportamiento natural tendente a la brutalidad, resultado de la agresiva competencia entre especies en las selvas de su planeta natal. Quizás lo más destacable que tengan sea su adicción a una extraña droga llamada FotosínteX, que sintetizan de forma natural ellas mismas, lo que las convierte en unas auténticas derrochadoras de energía, aunque “naden en la abundancia” de alimento gracias a ella. El desconocido psicoactivo tiende además a relajarlas y hacerlas más conformistas. Esto último facilita también el proceso de aceptación de la población de ser sometida a una dictadura teocrática, ahora mismo encabezada por la Matriarca Flora Lita, donde la esclavitud está permitida.



Imperium Moix-Ujgano
El otro “Mellizo” es una poderosa nación de cefalópodos guerreros que actualmente se definen como “imperio estelar”, liderados por el Emperador Dov'Ace I, que controlará hasta su muerte tanto el plano político cómo el militar de esta fanática autocracia. Disponen de una flota algo superior a la nuestra y también están algo más avanzados tecnológicamente. Se trata de un imperio antiquísimo y aún conservan de sus orígenes como “Reino del Medio” (u “Zhongguoctopia”) la tendencia a considerarse como el centro noble e ilustrado del mundo, siendo el resto de razas tachadas de “bárbaras”. Su ascenso en tiempos actuales se debió en gran parte a un crecimiento poblacional acelerado mediante la capacidad de replicarse a sí mismos, aunque a costa de perjudicar gravemente la producción mineral y energética de sus mundos oceánicos.



- ¡Qué seres más desagradables y repulsivos los que forman estos dos “Mellizos”, Dubbiel!
- Pues si, señ0r. Y como apuntaba antes Su Ilustrísim0, las filosofías de guerra ilimitada y expansión agresiva de ambos imperios hacen presuponer un conflicto inminente entre ambos. Quizás acabe pronto esta paz “familiar”, de momento se han declarado rivales entre ellos recientemente...



- Bien, Dubbiel, terminemos con los dos imperios del extremo más a la derecha del Anill0...¿cómo los llamaste en tu informe?¿Lejano...qué?
- Lejano Oeste Reptiliano, Señ0r, dado que las razas de los dos imperios que conocemos de esa zona de la galaxia recuerdan vagamente al aspecto físico de reptiles presentes en la fauna salvaje de la Catedral. No obstante, es prácticamente la única característica común que parecen tener con ellos.

Poderosa Nación Natfankiano
Esta raza de “serpentoides con patas” es, en realidad, una variedad de artrópodo cuya evolución les llevó a imitar el aspecto físico externo de sus depredadores naturales como método defensivo. A pesar de su innata debilidad física, esta infame estrategia de mimetismo batesiano les permitió sobrevivir y, de hecho, acabaron ascendiendo a lo más alto de la pirámide trófica, convirtiéndose en los auténticos cazadores del planeta continental Fanka. Ahora ya como imperio establecido, bajo el reinado del Protector Serenísimo Salklon Elboklin, se han extendido por cuatro sistemas solares y disponen de una de las flota más potentes y avanzadas de la galaxia.



- ¿Que tal se llevan estas culebras con sus vecinos del sur, los pulpos replicantes Moix-Ujgano?
- Ambos emperadores firmaron recientemente un pacto de no agresión. Como le decía, los Natfankan son intrínsecamente cobardes debido a su endeblez natural y a su tendencia al pesimismo exacerbado, por lo que actúan como unos fanáticos pacifistas, evitando el conflicto directo con sus enemigos, de forma análoga a como hicieron en sus etapas tempranas como especie en su planeta natal. Solo se implicarían en una posible guerra defensiva.



- Serán débiles, pero parecen taimados y traidores. Es una raza de la cuál no fiarse...¿y el otro imperio reptiliano?

Kaleshifato Draconiano
Estos reptiles draconianos son, en realidad, una especie semi-racional que se agrupa colectivamente, como una especie de mente-colmena, aunque no llegan a formar enjambres devoradores como las Orucchias, ni han alcanzado niveles de desarrollo tan importantes como la Crisálida. En sus orígenes eran piratas, feroces buscadores de oro, pero en los últimos cientos de años parecen haber “sublimado”, semi-fusionándose en un intelecto colectivo al que llaman Klandrax. A pesar de presentar altas tasas de crecimiento en sus tres planetas, no han sido capaces de colonizar otros sistemas más allá de su sistema origen Xaplonius. Habitan preferentemente mundos oceánicos, formando sus “nidopolis” o ciudades-comunitarias en acantilados y zonas cavernosas de la costa.



[¡Uriel, Perro Human0! Vas a volver a perder. Aunque le falte una pierna por el ataque de la plaga de langostas, mi último humano está en la casa de Horus. Y es un maldit0 Sacerdote de Amón. Aguantará todo el turno sin morir...¡y después me besarás el culo!]



-¿Qué relaciones tienen con sus vecinos?¿Cómo es su desarrollo tecnológico y militar?
- Han cerrado fronteras a todo aquel con el que se han encontrado y no mantienen relaciones diplomáticas con nadie. La verdad es que no sabemos mucho de ellos, pero les supone con un poder similar al nuestro. Y luego están las leyendas...
-¿Leyendas....?.
[- Si, bueno...los Natfankan creen que antes eran seres mitológicos, de gran inteligencia, que “volaban” por la galaxia sin necesidad de naves espaciales y que se alimentaban del éter. Pero su sociedad era tan salvajemente anárquica que estuvieron a punto de exterminarse a ellos mismos en luchas de poder...
- Dubbiel, ¿y me llamabas hereje por hablar de humanos en Tierra Destruida?
- Disculpe, pero es que he visto en nuestra holo-red que recientemente los Cuidadores nos han ofrecido información similar sobre un sistema estelar cercano a este imperio y...
- Nos han ofrecido información de un monstruo. No de una raza consciente de dragones piratas. No sea tan crédulo, tío. Y sus fuentes son ¿esas falsas culebras?¡¿Esos alienígenos débiles y cobardes?! Dubbiel, no olvides que eres un Kustodi0. Lo de los human0s te viene de familia, pero esto ya roza lo intolerable...]




En ese momento, Dubbiel se dio cuenta de que Anael había tenido encendido el dispositivo [intercomunicad0r], por lo que esa parte de la conversación la habían escuchado todos. Anael volvió a hablar, tras hacerle un leve gesto de tranquilidad con la mano de espaldas al grupo.

- Tranquilo, solo les estaba dando algo de “carnaza” a esos perros sabuesos de la Kuria. Sé que sospechan que confío en ti, pero quiero mantenerlos confundidos el mayor tiempo posible. Has hecho un gran trabajo, Dubbiel, no esperaba menos. Serás condecorad0...pero antes necesito que me hagas otro trabajo.
- Bueno, gracias, pero respecto a lo de antes y el [intercomunicad0r]...
- No te preocupes. ¡Irás en misión secreta a intentar dilucidar que se esconde tras esos espacios vacíos de la galaxia! Quizás hasta te encuentres con tu dragón...
- Pero, señor, eso es un suicidio...
- ¿Cómo iba a mandar a mi tío y mejor almirante a un suicidio? ¿Me acusas de ser tan vil?
- No, no, por supuesto que no...
- Me alegro de que no seas un Traid0r. Confío en ti, Dubbiel. Me pondré en contacto próximamente. Mantenme informado, aunque no responda nunca a tus informes.
- De... acuerdo, Señ0r. ¡Alabad0 Sea!
- Seguimos Su Camin0...

Mientras se alejaba de los jardines en dirección a la Puerta, Dubbiel recapacitaba sobre el encuentro. Anael era un auténtico paranoico inestable, pero al menos era un Alad0, no como Luciferus. Le había recordado al propio Ansiel de joven. Y no se había dado cuenta del interés que le generaba el imperio humano polymathopico. De momento, le sería fiel ya que no había demasiados Kerubin3s despiert0s. De momento. Aceleró el paso, sonriendo tras su máscara.

[Vamos, Uriel, ven para aquí, sabes que la partida se ha acabado...]

Anael observó como su amig0 se acercaba desde el otro lado de la pirámide del Tabler0, que ahora estaba llena de cadáveres. Solo cuatro piezas quedaban en pie, además de una babosa que a duras penas conseguía seguir respirando.

- ¿Pero qué pasa, Anael? No habíamos terminado...
- Vamos, Uriel, sabes perfectamente que estabas de rodillas ante tu Señ0r. Además hay mucho trabajo. Por cierto, el tío se va “de crucero”. El muy idiota se lo ha tragado todo. Mientras que perciba en mí el tradicionalismo de ese bastard0 de padre que tenía, nos será fiel. Aunque es un hueleculos-humanos, necesitamos su apoyo. Y hay que prepararse para la guerra. Puede que pronto haya una vacante para ti.
- ¡Estupend0!
- Vamos a librarnos de estos idiotas y después a mi Despach0...-dijo Anael, señalando hacia los tres miembros de la Kuria, que habían sido vigilados en todo momento por el otro amig0 de Anael.

Mientras avanzaban por el jardín hacia el resto del grupo, Anael miraba de soslayo a su supuesto amigo. Había estado a punto de ganarle. Aunque sobre el tabler0 aparentemente había una ventaja clara de los humanos, con una sola ficha restante, una mirada experta se hubiese percatado de que Uriel podía convertir uno de sus obreros fungoratas en profeta y “cristianizar” la pieza, lo que le daría doble tirada y anularía la pieza humana por adoctrinamiento durante un turno. Sería suficiente para que llegasen a la siguiente ronda, la Gran Sequía del Nilo, que penalizaba enormemente a sus piezas. Uriel había empleado una estrategia a largo plazo, fintándole varias veces y haciéndole creer que podía avanzar hacia la casa de Horus con su sumo sacerdote. ¡Había engañado a su Señ0r!. Ahora sabía que ya no se podría fiar jamás de él. Por otro lado, la partida le había dado una gran esperanza de cara a la más que posible Segunda Guerra Orucchia...un pequeño avance, una finta, un gran cambio que generaría un nuevo escenario...

Estúpid0 Dubbiel, ¡mira que pensar que los juegos no son importantes!.


“Ahora, arribo al país del H0rizonte,
cruzo el P0rtal sagrad0…
¡Oh di0es! ¡Vosotros que os dirigís a mi encuentro,
extended vuestros brazos hacia mí!
Pues conseguí ser un dios, ¡vuestro igual!
Cuando el 0jo divino,
en la Batalla de Horus con Seth
estaba por extinguirse,
yo restituí su vig0r.”



Nota final: Tabler0 es marca registrada de Xen0phobic Games y se encuentra a la venta con un descuento del 12% para miembros seguidores del AAR "Los Kustodi0s del N0-Di0s" (indicar código LKDND12 en el pedido). Los DLC "Antigua Babil0nia" y "La batalla de Qadesh" se venden por separado. Realizamos envíos sin coste a toda la galaxia, disponibilidad hasta fin de existencias. Absténgase de realizar pedidos si se encuentra en países subdesarrollados que no permitan la esclavitud humana, sondrithana y varelviv. La responsabilidad por usos inadecuados del juego recae sobre el comprador.
 
Last edited:

8igualdos0s

Forum's Muad'Dib
17 Badges
Feb 11, 2015
452
253
  • Crusader Kings II
  • Imperator: Rome
  • Stellaris: Humanoids Species Pack
  • Crusader Kings III
  • Stellaris: Lithoids
  • Stellaris: Ancient Relics
  • Imperator: Rome Sign Up
  • Stellaris: Megacorp
  • Stellaris: Distant Stars
  • Stellaris: Apocalypse
  • Stellaris - Path to Destruction bundle
  • Stellaris: Leviathans Story Pack
  • Stellaris: Digital Anniversary Edition
  • Stellaris
  • Victoria 2
  • Stellaris: Synthetic Dawn
  • Crusader Kings II: The Old Gods
Capítulo 5. Reencuentros con viejos amig0s.

Parte I. Falsos ídolos.


""Vengo en busca de los huesos preciosos que tú guardas,
vengo a tomarlos.
Y le dijo Mictlantecuhtli
-¿Qué harás con ellos?
- Los dioses se preocupan porque alguien viva en la tierra.
- Esta bien, has de hacer sonar mi caracol
y dar vueltas cuatro veces alrededor del círculo precioso.
Pero su caracol no tiene agujeros;
llama entonces Quetzalcóatl a los gusanos..."





Había sido una larga noche. El Coordinador Sler'Fuj estaba al borde de un ataque de nervios. Daba vuelta tras vuelta por todo el Gran Salón de la Temploficina, una de las estancias del centro de "Coordinación de la Lluvia" en la superficie del planeta capital Sondritha, un mundo desértico al sur de la galaxia.



Se arrastraba cada vez más rápido sobre sus placas de reptación, dejando tras de sí largos rastros circulares de moco en las policromáticas baldosas de neoarcilla del suelo. Lo excretaba a raudales debido al esfuerzo físico y, sobre todo, a causa de las oleadas de ansiedad que recorrían todo su hinchado y orondo cuerpo. Ese comportamiento era inaceptable en un sondrithano, en un Reptador del Desierto.



Y más tratándose de un Tla'Loc'Col, descendiente de los primeros Re'Col'ectores. Sus antepasados hubiesen sentido vergüenza de él o, incluso, lo hubiesen castigado de forma severa. Aunque en realidad todo la secrección que exudaba y excretaba por sus millares de poros fuese recolectada para su posterior reutilización por una compleja red de succionadores, sifones, tuberías y depósitos que se extendían bajo el ornamentado adoquinado del suelo, tras los mosaicos de las paredes y en el retorcido techo terminado en aguja de la edificación, que también tenían captadores de vapor de agua atmosférico por su parte exterior. Todos los edificios, calles, infraestructuras y naves sondrithanas disponían de redes similares, conocidas comúnmente como red'Cols. Especialmente, las construcciones de la superficie de los planetas, donde se alojaban las élites sondrithanas a las que pertenecía Sler'Fuj, así como los esclavos que les servían. El agua era el bien más preciado de la sociedad sondrithana. Todo se traducía en términos hídricos. Energía, materiales o servicios tenían un coste determinado en cantidades de agua. Si había escasez en el suministro, todo el sistema se colapsaría:



Se podría decir que "Achipau'Col", los recursos hídricos que portaban en su propio cuerpo los moluscoides, eran la única deidad a la que rendían verdadero culto los sondrithanos en estos días. Hacía varias siglos que no caía una sola gota de lluvia en ningún planeta del imperio y sus granjas del helecho arborescente Anastati'Ca'ctus sobrevivían gracias a las reservas acumuladas durante generaciones en los cuerpos de los propios moluscoides. No habían sido capaces de desarrollar tecnologías capaces de sintetizar agua de forma artificial y los acuíferos que se encontraban en los sondeos eran cada vez menores. El imperio llevaba años "secándose". Gota a gota. Aunque ese no era el principal problema que atormentaba ahora mismo a Sler'Fuj y su séquito.

El líder moluscoide no prestaba atención alguna al grupo de esposas y esposos de su harem particular -los sondrithanos son hermafroditas bisexuados y bisexuales- que danzaban moviendo largos pañuelos de seda al compás de los tambores que sus esclavos aporreaban rítmicamente con sus quillas. Hacía meses que no se acoplaba con nadie, aunque lo cierto es que ya había producido varias decenas de puestas de huevos durante toda su larga vida. El futuro de su Clan'Col estaba asegurado con cientos de descendientes que heredarían su prominente osamenta calcárea, rasgo que denotaba pertenencia a las clases altas sondrithanas. Tampoco hacía caso alguno al grupo de ministros, militares, analistas políticos, sacerdotes, estrategas y demás gurús del imperio allí presentes y que, en realidad, habían sido incapaces de darle una miserable idea útil. No quería desperdiciar más agua discutiendo sobre estrategias sin sentido. Cómo aquel repulsivo pacto con alienígenas que le habían sugerido...que encima no había servido de nada.



Sler'Fuj lo había sabido desde un primer momento, cuando se encontraron con "ell0s" hacía más de medio siglo, siendo aún él un joven moluscoide. La visión de aquellas platedas y brillantes naves aladas por la Red Galáctica habían provocado en los sondrithanos sentimientos muy encontrados.



Por un lado, eran alienígenas extraños, por lo que lógicamente les produjeron la más absoluta de las repulsiones. Estaba "enquistado" en el alma sondrithana, desde el principio de los tiempos. Sin embargo, algunas voces ignorantes y fanáticas entre su propio pueblo habían empezado a predicar que se trataban de enviados de Tecucizté'Col, el "Señor de los Caracoles". ¡El dios olvidado Q'uk'umatz había regresado por fin para devolverles a su Paraíso de la Concha!. "El brillo de sus plumas resplandecerá en el Cosmos", decían unos. "Su paradisíaco planeta de origen es idéntico al descrito en los antiguos textos del Huehuetlah'Col", escupían otros.



Desde el principio, el guardián supremo sondrithano había sabido que no eran más que un fraude k'uuk'umado. Primitivos y herejes, ni siquiera reciclaban sus líquidos y consideraban la guerra como la única forma de solucionar los conflictos. No eran ningún dios, aunque presumiesen de haber entrado en contacto con el Gusano Emplumado. Después vino la conquista y el inmenso dolor de dejar atrás a todos los hermanos de la sexta colonia para ser devoradas por aquellas bestias kustodias acalló a casi todos aquellos estúpidos-adoradores-de-alienígenas.



A casi todos, se recalcaba Sler'Fuj para sus adentros. Le habían llegado informes desde hacía tiempo acerca de un chamán que se hacía llamar To'Llan y que seguía muy activo en la col'onia Naff'Fujj. Sler'Fuj sabía que su nombre real era Tula, pero se lo había cambiado en un patético intento de hacer creer que provenía de un Clan'Col de abolengo. Su delgado cuerpo, carente de buenas reservas de agua, delataba su plebeyez. Pero se había convertido en una "celebridad", apoyado por las masas descontentas tras la derrota en la guerra y la sempiterna sequía, con su discurso radical y populista. Era un charlatán, un falso profeta, cuya larga y seca rádula se arrastraba por los subsuelos de aquel lejano planeta. Sler'Fuj se había negado a recibirlo hasta ahora, pero la reciente situación en Naff'Fujj había precipitado los acontecimientos.

Mientras seguía inmerso en su obsesivo pasear, Sler'Fuj intentaba poner en orden dentro de su cabeza todo lo que había sucedido estos últimos diez años. Tras el final de la guerra, la Cooperativa Sondrithana había sufrido un duro golpe a su economía, ya de por sí afectada por la "inflación hídrica". Pero el golpe más fuerte había sido en su orgullo como imperio, derrotados por unos repugnantes xenos. Lo cierto es que la guerra horrorizaba a los moluscoides. Poco a poco, al lento ritmo sondrithano pero con la tranquilidad que daba tener una larga tregua, habían ido reconstruyendo su flota e investigando en tecnologías como los escudos defensivos, cuya carencia había provocado, en gran parte, la derrota en la guerra contra los Kustodi0s. Una forma de contrarrestar aquellos rayos de luz láser que lanzaban sus naves.



Durante los primeros años tras la guerra, sus espías infiltrados en el imperio enemigo le habían confirmado que el progreso tecnológico Kustodio había aumentado tras un acuerdo con los alienígenas que llamaban Cuidadores y una optimización económica de su maquinaria de fabricación militar.



Sin embargo, todas las fuentes coincidían al afirmar que la intención del nuevo líder Kustodi0 Anael era hacer la guerra santa ("¡Guerra y santa, jamás deberían de ir unidas en la misma frase, blasfemos derrochadores-de-agua!") a otro imperio del norte, una especie de mente-colmena con la que ya se habían enfrentado en el pasado y que, a su vez, también querían atacar a los Kustodi0s. Los sondrithanos no sabían casi nada de ellos, pues se habían cerrado mutuamente las fronteras desde el primer contacto. Pero la declaración de guerra entre ellos nunca acababa de producirse y, en pocos meses, todo el mapa geopolítico de esa zona del anillo galáctico cambió drásticamente.



La mente-colmena se había expandido hacia el norte en otros dos sistemas y ahora podía mantener una flota enorme, tecnológicamente muy avanzada. Los sondrithanos habían creído que los ángeles-de-metal se dedicarían a preparar sus defensas contra el inminente ataque de la colmena artropoide. Pero inmediatamente, esos malditos degenerados-de-falsas-plumas le habían declarado la guerra a la Cooperativa Sondrithana. Y esta vez no querían una sola col'onia. Lo querían todo.



Todo el imperio sondritano, con Sler'Fuj al frente, se habían quedado como hoodoos azotados por una tormenta de arena en medio del desierto del Sondrith.



¿Cómo podrían haber previsto un comportamiento tan ilógico como el adoptado por los Kustodi0s?. No les había dado tiempo a prepararse. No eran como ellos, unos fanáticos militaristas. Ellos perseguían fines más bellos y loables. Y ya era suficiente desperdicio de agua el que estaban destinando a asuntos bélicos. En todo caso, los sondrithanos estaban inmersos en un nueva guerra. Si perdían, se convertirían en siervos de los Kustodi0s y, probablemente, terminarían integrados en su imperio ...y, más concretamente, en la base de su pirámide alimentaria.

No tardaron muchos ciclos lunares de Naff'hunis en avistar la flota kustodia cruzando sus fronteras. Los informes tecnológicos de la flota enemiga había provocado un enrarecido aire derrotista entre las altas esferas moluscoides.



Los Kustodi0s habían sido capaces de desarrollar un nuevo tipo de nave más grande, el crucero, y acompañaban sus grandes cañones cinéticos y láseres con un nuevo tipo de arma de energía conocida como "lanzadores de plasma", que atravesarían más fácilmente el blindaje de las naves sondrithanas. El potencial de flota enemigo era también sensiblemente superior, aunque con la protección del puerto espacial de Sondritha y una superioridad en destructores, Sler'Fuj confiaba en que pudiesen repetir la agridulce victoria de Tirmana, hacía ya quince años. Él mismo había aportado conocimientos para aumentar un 5% el daño las armas cinéticas. Por tanto, la estrategia inicial moluscoide era mantener la flota protegiendo la capital, cerrando además la vía de ataque kustodia al resto de planetas sondrithanos más abajo del anillo.

Sin embargo, la flota Kustodia había llegado a Abacanus'Sondri y, en primer lugar, se habían lanzado a destruir una estación minera para sabotear la economía moluscoide, evitando la confrontación directa en el sistema capital sondrithano.



Después, habían saltado al sistema Zabeen para conquistar la col'onia de Naff'Fujj, enviando las tropas en sus naves de transporte por una ruta secundaria, cruzando la frontera por el sistema Tronde en la zona norte y saltándose el bloqueo sondrithano. El planeta había caído en manos kustodias y el falso profeta To'Llan había tenido la suerte de escapar con vida en una nave particular de uno de sus seguidores, que inmediatamente había puesto rumbo hacia la capital sondrithana.



En aquellos momentos, se había recibido una comunicación de Nahell, el almirante de la flota sondrithana. Un escueto y desesperado mensaje: "¿Qué hacemos ahora, Coordinador?".



La flota kustodia principal parecía encaminarse en dirección a la desprotegida zona sur del imperio sondrithano, pero también habían enviado un pequeño destacamento de cuatro corbetas al sistema Celaeno desde Caracol Ahumado, con el previsible objetivo de destruir más estaciones mineras sondrithanas. En aquel momento, Sler'Fuj y sus consejeros habían decidido enviar a su propia flota a aquella previsible victoria y salvar las estaciones. Era el momento de pasar a la acción.



¡Pero era una "trampa para caracoles", otro sucio truco xeno!. La flota sondrithana destruyó aquellas tres corbetas kustodias, pero cada vez que intentaba regresar a la capital, una nueva corbeta saltaba desde Caracol Ahumado y los atacaba, deteniendo el salto de vuelta a casa. Aprovechando esta situación, la flota kustodia principal anuló el salto hacia el sur y puso rumbo al sistema capital sondrithano y su desprotegido puerto espacial. La oculta intención que habían tenido siempre.



Cuando la flota sondrithana pudo al fin saltar de vuelta, las naves aladas kustodias ya les llevaban gran ventaja en su ataque al puerto espacial de Sondritha.



Era tarde. Tras un ataque masivo, los kustodi0s consiguieron destruir el principal espacio-puerto de la Cooperativa, dejando a la flota sondrithana sin su valioso apoyo y al planeta desprotegido.



Y eso ya nos lleva a este justo momento en el se encontraba Sler'Fuj, dando vueltas y meditando en su Temploficina. Ahogado por la ansiedad, como un condenado alienígena en el desierto. En ese momento, dijo a los guardias personales: "Está bien, prended y traed ante mí a ese falso hechicero". Tras escapar de la invasión kustodia, To'Llan se había presentado en las puertas del centro de Coordinación de la Lluvia y llevaba predicando algún tiempo su falso mensaje ante un grupo cada vez mayor de seguidores. A Sler'Fuj le había llegado rumores de que realizaba profecías prescientes que, por el momento, parecían estar cumpliéndose. O eso decían sus necios seguidores.

Sler'Fujj se sentó en el trono y pidió a sus consejeros que le dejasen solo. Era ya por la mañana, momento de descanso para los nocturnos sondrithanos. Aunque nadie dormiría hoy en Sondritha. Abrió la comunicación con Nahell, justo cuando entraba el profeta escoltado por sus guardias. Le dieron náuseas ante la repentina visión del mutilado moluscoide, al que le faltaba toda su osamenta.

- Nahell soy Sler'Fuj, ¿me recibes?.
- Si, señor. No hemos podido llegar para salvar el puerto. Lo siento. ¿Cuáles son las siguientes órdenes?.
- No podemos escondernos más en el subsuelo del desierto como plebeyos, Nahell -dijo Sler'Fuj mirando directamente a los pequeños ojos de To'Llan, que se mantenía delante de él, impasible.
- Se-ñor...¿Atacamos?
- Orden confirmada, compañero sondrith.
- De acuerdo. señor, te pido perdón por el agua que voy a derrochar y que me otorgues la bendición y el perdón para los enemigos que tendré que sacrificar.
- Quetzcal'Col nos perdone. Que sus plumas te traigan vientos cargados de lluvia, Nahell. Nuestro futuro depende de esta batalla.



La comunicación se cortó. Sler'fuj se quedó unos momentos observando el principio de la batalla en su Q-pantalla de arena de cuarzo sondrithano pulido, sin dirigirle la palabra a To'Llan, que permanecía en el centro de la sala.



Los grandes cañones cinéticos y las armas de energía de las naves crucero kustodias estaban dañando sensiblemente las naves sondrithanas antes de que estas pudiesen llegar al rango de alcance de sus armas.



- No pierdas el tiempo, hereje Chacc'Col. El destino está escrito. Has caído en su trampa. Perderemos la batalla contra la oscuridad y solo entonces caerá Lluvia en Sondritha. Así está escrito.
- ¿Chacc...?. Soy un Tla'Loc'Col, un Re'Col'ector, sucio morador del subsuelo. Deberías arrastrarte y besar el restro de moco que dejo al desplazarme, como hicieron todos tus antepasados. Sería lo más cerca que estarías de Achipau'Col en tu triste vida. ¿Qué me impide matarte ahora mismo por traición y recuperar el poco agua que contenga tu vil cuerpo?¿Quién te ha arrancado tu minúscula osamenta?

Sler'Fuj se había quedado sorprendido de que un plebeyo de col'onias conociese ese despectivo término, en desuso desde hacía siglos. También que supiese algo sobre la trampa Kustoia. ¿Habría sido casualidad?. Se levantó y se acercó al falso profeta, mientras que de reojo intentaba prestarle atención a la decisiva batalla en la Q-pantalla del salón. Las corbetas de ambas flotas ya se habían encontrado, aunque los Kustodi0s habían esquilmado buena parte de los destructores sondrithanos desde larga distancia. Habían perdido su ventaja inicial en ese tipo de nave.



- Nada te lo impide, Gran Coordinador de la Sed. Y de hecho, seguro que terminarás haciéndolo. Pero antes tendrás que escuchar lo que tengo que decirte. Y jamás olvidarás mis palabras mientras vivas. Así está escrito en las catacumbas de Naff'Fujj.
- ¿Me vas a decir que estos Kustodi0s emplumados son el Quetzal'Col enviado de regreso por Tecucizté'Col, moluscoide troglobio del subsuelo?. ¿Que vienen a devolvernos Nuestra Concha?. Has debido de chupar demasiadas raíces de Anastati'Ca'ctus...



- Vuestra falsa y monoteísta fe en el dios líquido os ha cegado más de lo que pensaba. Habéis olvidado las Antiguas Palabras y quienes sois en realidad, con vuestra red'Cols y vuestros edificios humidificados artificialmente. Adoráis El Agua y a vosotros mismos como sus portadores, esponjas-de-superficie. Ignorantes, habéis llevado a los mundos sondrithanos y a nuestra civilización a una situación insostenible con vuestro despotismo hidráulico sin sentido...
- Larga es tu rádula, "Tula", pero corto el alcance de tus palabras. Ni siquiera respondes a mis preguntas.
- Te responderé a todas ellas y a algunas que ni siquiera eres capaz de formular. Escucharás sin interrumpirme, mientras observas como tu inútil despilfarro de agua en aparatos de guerra es borrado de la galaxia para siempre por Tezcatlipo'Col, el espejo de la oscuridad.



Sler'Fuj continúo dando paseos, mientras escuchaba el relato del falso profeta. Al menos sus fantasías cosmogónicas le ayudarían a distraerse. La batalla contra los kustodi0s no iba nada bien y le vendría bien distraerse.

"Las Antiguas Palabras nos cuentan que el Señor de los Caracoles creó Sondritha y el resto de mundos sondrithanos como planetas paradisíacos, llenos de montañas, ríos y mares. Sin embargo, estos paradisiacos vergeles estaban aún vacíos, por lo que encargó a la Dualidad, sus hijos Quetzal'Col y Tezcatlipo'Col, que creasen a los seres vivos para habitarlos. Lo intentó primero Tezcatlipo'Col, pero su creación no tenía sentimientos y acabó conviertiéndose en el Anastati'Ca'ctus del que ahora nos tenemos que alimentar. Fue el primero, el Ocuilín Emplumado Quetzal'Col, el que consiguió crear a nuestros antepasados.



Similares a nosotros, aunque con la noble concha cubriendo sus cuerpos. Todos los sondrithanos eran iguales y vivían en armonía con la verde naturaleza que los rodeaba. Tezcatlipo'Col señor de la oscuridad, celoso de su hermano mayor, lo emborrachó con té de Anastati. Aprovechando que el otro había caído dormido, convenció a los sondrithanos para que lo adorasen a él y estos, como Quetzal'Col no respondía, se olvidaron de su Verdadero Padre y abrazaron la oscuridad. Tezcatlipo'Col utilizó el material de sus conchas para construirles osamentas con las que harían sacrificios en su nombre. Y se matarían entre ellos. ¿Entiendes ahora por qué me he arrancado las mías, hereje belicoso Sler'Fuj?. Las diferentes tribus comenzaron a luchar entre ellas utilizando sus nuevas armas, hasta casi exterminarse. Cuando Quetzal'Col despertó, vió en que se había convertido su Creación y derramó saladas lágrimas sobre los mundos sondrithanos, que inmediatamente se desertificaron. “Yo soy la piedra y la pólvora del Fuego Sagrado”. Nos dijo que no sintiésemos vergüenza de nuestro nuevo cuerpo, puesto que la concha era solo el exterior, la apariencia física, y que aún conservábamos lo más importante, el alma interior del cara'col. Que nunca jamás volviésemos a luchar. Después consiguió capturar a su hermano Tezcatlipo'Col y juntos partieron lejos hacia Coyolxauhqui, no sin antes prometer que volvería para devolvernos a nuestro antiguo paraíso. Las coordenadas que aparecen en las escrituras coinciden con el sistema de origen Kustodi0.



- ¡Lo sabía, embustero! Eres otro amante-de-alienígenas, adorador de esas bestias kustodias...
- No entiendes nada, Sler'Fuj. Te dije que no me interrumpieses. Por supuesto que estos Kustodi0s no son el Quetzal'Col, ignorante...¡son Tezcatlipo'Col, su oscuro hermano!. Ha venido exigiendo sacrificios y, según las escrituras, el líder sondrithano se los tendrá que ofrecer para que Quetzal'Col por fin pueda regresar...
- ¿Sacrificios?¿De qué hablas, esquelético profeta?.
- Y el cara'col le ofrecerá toda su descendencia, sus 260 hijos, en el Círculo de Agua...y será ese número mágico el que despierte al gusano emplumado Quetzal'Col de su letargo. Así fue escrito.
- Pe-e-ero, ¡¿qué estás diciendo?!. Esto es intolerable, guardias, llevadlo a reciclar su agua, no quiero oír una palabra más de este embustero...
- Recuérdalo, Sler'Fuj. Lloverá cuando Tezcatlipo'Col ponga de nuevo su pie en Sondritha...y solo entonces, será el momento de hacer el Sacrificio Atla'Col'alo. Tendrás que separar sus cabezas y exponerlas en un altar de madera. Si no lo haces, los sondrithanos estaremos condenados a ser el alimento de Tezcatlipo'Col para..."

Los guardias capturaron al profeta y lo arrastraron hacia el exterior de los aposentos de Sler'Fuj para ajusticiarlo, aunque el sondrithano aún pudo acabar la frase antes atravesar la puerta a empujones...

-"...el resto de la eternidad."

Sler'Fuj estaba atormentado. ¿Para qué habría escuchado a ese To'Llan?. ¿Como sabía el número exacto de hijos que tenía?. Volvió a fijarse en su Q-pantalla. La batalla estaba perdida y la flota sondirthana totalmente aniquilada.



La situación era desesperada, todo parecía perdido. Comenzó el bombardeo del planeta y las paredes de toda la Temploficina empezaron a temblar. Sler'Fuj estaba empapado de sudor. Millones de civiles moluscoides en la superficie del planeta habían muerto por las bombas lanzadas por la flota Kustodia desde la órbita planetaria.



Comenzó la invasión. El general enemigo Chamuel era un carnicero veterano de varias invasiones a planetas desérticos y apoyado por sus Legi0nes y sus H0rdas Penitentes de esclavos humanos estaba superando a todos los ejércitos sondrithanos y se acercaba a la capital.

En aquellos momentos, Sler'Fuj escuchó un repiqueteo en los cristales de arena de cuarzo de las ventanas de la Temploficina. ¿Qué era ese ruido?. Cruzó la sala y se acercó a ellos. Había empezado a llover. ¡Diluviaba!. Fue la "gota que colmó el vaso" del Coordinador. Le hizo perder la cabeza. Llamó a los guardias y pidió que trajesen a todos sus hijos. Su primer-a esposo-a Lim'ax escuchó la orden y se arrojó a sus pies rogándole que lo reconsiderase, que no cayese en tremenda locura. Pero Sler'Fuj estaba desesperado, no veía otra solución. Tan obcecado y obnubilado estaba que ni siquiera se dió cuenta de que las gotas de lluvia que caían tenían un tono verduzco, como la acuosa sangre de los millones de sondrithanos muertos que habían sido asesinados por los Kustodi0s. Una vez que las inmensas cantidades de líquido acumulado en sus cuerpos habían sido devueltas a su ciclo natural, se habían formado rápidamente nubes y empezaron a caer precipitaciones al suelo de Sondritha, tras siglos de una sequía provocada artificial e inconscientemente. Llovía sangre sondrithana sobre el reseco suelo del agradecido planeta.

Los guardias trajeron a toda la prole de Sler'Fuj y comenzaron a sacrificarlos justo en el medio de los círculos de moco que había dejado el Coordinador a lo largo de toda la noche en su inacabable pasear. "El Círculo de agua", recordó el moluscoide. Alguno-as esposo-as del harem murieron intentando salvar a sus hijos. Fue una auténtica matanza, los cientos de cuerpos yacían por todas partes, saturando la red'Col del edificio. Su Clan'Col había sido exterminado para siempre. Y los Kustodi0s no se habían apaciguado y no parecían detener su matanza. Era evidente que habían perdido la guerra.



Sler'Fuj miró hacia su esposo-a Lim'ax que aun seguía en el suelo, bañada en la sangre de sus hijos, y al Coordinador se le escaparon algunas lágrimas al contemplar la escena. El mayor de los pecados de un Tlaloc'Col. Su esposo-a se acercó a él y le dijo, mirándole a sus húmedos ojos:

- "Llora, llora como una babosa lo que no supiste defender como Cara'Col, Sler'Fuj". Y después le escupió a la cara. El mayor de los desprecios que un sondrithano podía mostrar.

"habéis venido a sentaros en vuestro trono, y en vuestra silla,
el cual yo en vuestro nombre he poseído algunos días...
Esto es por cierto lo que nos dejaron dicho los reyes que pasaron,
que habíais de volver a reinar en estos reinos
y que habíades de asentaros en vuestro trono, y en vuestra silla."


En ese momento, irrumpieron en el Salón tres importantes Kustodios. Iban escoltados por siete enormes soldados alados de brillantes armaduras teñidas de verde, que controlaban a distancia a varios sub-humanos hipermusculados, cuadrúpedos y de largos colmillos, que al instante empezaron a aniquilar a sus guardias y a su harem al completo, incluida la dulce y sensata Lim'ax. Sler'Fuj pensó en invocar a Ix'tab con la daga ritual, la antigua deidad, pero decidió lanzarse en un último ataque desesperado contra los Kustodi0s. Uno de ellos le disparó con su pistola de plasma una gran ráfaga en el medio de su pecho. Antes de que pudiese arrastrarse poco más allá del lugar de salida, Sler'Fuj cayó al suelo, derramando su verde hemolinfa sobre las baldosas.

- ¿Qué te parecen nuestro nuevos sierv0s, Anael? ¡Qué gran recibimient0!. Nos han preparado hasta una comida de bienvenida...

El general Kustodi0 Chamuel cogió un cráneo de la pila, lanzando una sonora carcajada, lo abrió con su cuchillo-láser y empezó a beberse sus sesos. Luego se acercó a uno de los cuerpos de uno de los hijos más jóvenes del Coordinador y arrancó de cuajo una pata, ofreciéndosela después a Dubbiel y a Anael. Ambos la rechazaron y el Kustodi0 se encogió de hombros y volvió a lanzar una otra carcajada. Se dió la vuelta, se subió de un salto sobre el altar donde estaba el montón de cráneos y levantó su improvisada jarra, para dirigirse a sus oficiales: "Bebam0s y comam0s por la gran victoria de Sondritha. A los humanos les echaremos las sobras. Sois el orgullo del Imperi0, vosotros Legionari0s. ¡Alabad0 sea!". Un coro de voces le contestó al unísono:

¡Seguimos su Camin0!¡Seguimos su...

Anael se intentaba alejar en solitario de aquella escena, pero el almirante Dubbiel le alcanzó, poniéndose a su lado.
-¡Hola sobrin0!
- No estamos en los jardines de La Catedral, Dubbiel. Sé un verdader0 almirante. A veces, de verdad pienso que eres un maldit0 Kerubin...
- ¿Maldit0...?. Disculpe, Señ0r, pero acabo de hacer historia ahí arriba. Ha sido una batalla épica. Teníamos cierta ventaja pero...
- Ha sido un paseo triunfal, Dubbiel. Vaya al gran0, almirante.
- De acuerdo, Ilustrísim0. Solo quería comentarle algunos asuntos sobre los que me gustaría que compartiese su opinión conmigo. Sobre los motivos de esta guerra, sobre mis informes, sobre todas esas cantidades de la fortuna personal de Ansiel que han desaparecido sin mi consentimiento como tutor...
- Elige una pregunta, Dubbiel. Te aviso de que estas acabando con mi paciencia. No tengo por qué compartir nada contigo.
- ¿Cuánto más vas a esperar para hacerlo público?. Mis últimos descubrimientos en los "espacios vacíos" del Anillo lo cambian todo...
- Dubbiel, nunca me había fijado que fueses tan ególatra. Definitivamente eres un Kustodi0, aunque uno un poco estúpid0. ¿Crees que antes de la guerra contra las babosas era el mejor momento?. Se publicarán próximamente, junto con las noticias de esta victoria. Ahora, déjame solo.

Anael observaba toda la estancia, llena de cadáveres de babosas. El ambiente apestaba a una mezcla de heces, moco seco y vísceras. También empezaba a oler a carne de babosa quemada de la barbacoa de Chamuel. Desde que había entrado en el Salón, había sentido la inminente presencia de las (((voces))). Primero se fijó en el bucle de moco del suelo y después se acercó al centro donde yacía el Coordinador. El rayo de energía le había atravesado limpiamente sin afectar a sus órganos internos. (((¡Más vale morir con honra que deshonrado vivir!))). Anael sabía que, aunque en teoría debían presentar simetría bilateral, los sondrithanos tenían toda su masa visceral interna torsionada y desplazada hacia uno de los lados, carácter atávico que se supone que conservaban desde los tiempos en los que disponían de concha calcárea. Anael le había hecho ese disparo intencionadamente. Viviría con deshonra para servirlos.

El líder Kustodi0 respiraba con dificultad. Había sentido la necesidad de estar presente el mismo día de la conquista de Sondritha. Mejoraría su valoración por el pueblo Kustodi0 y por los militares. Era parte de su plan. Ya había colocado a su amig0 Rizoel al frente del gobierno de la capital.



Pero el calor de aquel planeta era insoportable. La máscara y la c0raza no estaban diseñadas para aguantar estas temperaturas tan altas y las mejoras de Och eran insuficientes para alguien como él. Miró hacia el suelo y se fijó en los coloridos mosaicos del suelo y, a pesar de la abundante sangre sondrithana que los cubría, la presencia del N0-Di0s se le hizo evidente:



"¿Por qué estos sucios herejes moluscoides conocían al uroboros?. ¿Qué contacto habrían podido tener con los humanos de Tierra Destruida, aquellos que habían construido aquellas pirámides truncadas con esos mismos símbolos, a los que llamaban "Chiccan"?". ¿Existían algún tipo de "agricult0res religios0s" encargados de plantar supersticiones y de difundir la semilla del N0-Di0s para su propia conveniencia posterior en sociedades primitivas?. ¿Se trataba de una casualidad, de una convergencia mística?. Sea lo que fuese, facilitaría la futura integración de los sondrithanos al Imperi0. Anael empezó a pensar si sería una idea factible convertir a las babosas en esclavos en lugar de tratarlas como ganado, puesto que parecían poseer cierta inteligencia para ser domesticados.

En ese momento, el líder Kustodi0 recibió una intercomunicación desde La Catedral con un mensaje urgente, que Anael proyectó inmediatamente ocupando todo el suelo del Gran Salon . ¡Las sucias Orucchias acababan de declararle la guerra al Imperi0!.



Sler'Fuj, a pesar del dolor que le producía la gran herida abierta en su pecho y, aún más, la pérdida de todo en lo que creía y quería, no pudo evitar que se le escapase una sonrisa al ver la pantalla. Cómo no se había fijado antes: el símbolo del Tolteca'Col, la mariposa y el cara'col...¡Quetzal'Col había vuelto para salvar a su pueblo y derrotar al oscuro Tezcatlipo'Col!. La profecía se había cumplido. El sacrificio de agua no había sido en vano.

Pero quizás la abundante pérdida de sangre nublaba el razonamiento del moluscoide...


"Ahora lentamente se va más allá el Señor Nuestro, Tloque Nahuaque.
Y ahora también nosotros nos vamos,
porque lo acompañamos a donde él va, al Señor Noche Viento,
porque se va, pero habrá de volver,
volverá a aparecer, vendrá a visitarnos
cuando esté para terminar su camino la Tierra."
 

8igualdos0s

Forum's Muad'Dib
17 Badges
Feb 11, 2015
452
253
  • Crusader Kings II
  • Imperator: Rome
  • Stellaris: Humanoids Species Pack
  • Crusader Kings III
  • Stellaris: Lithoids
  • Stellaris: Ancient Relics
  • Imperator: Rome Sign Up
  • Stellaris: Megacorp
  • Stellaris: Distant Stars
  • Stellaris: Apocalypse
  • Stellaris - Path to Destruction bundle
  • Stellaris: Leviathans Story Pack
  • Stellaris: Digital Anniversary Edition
  • Stellaris
  • Victoria 2
  • Stellaris: Synthetic Dawn
  • Crusader Kings II: The Old Gods
Capítulo 5: Reencuentros con viejos amig0s.
Parte II. Los viajes de El Almirante.


Nota inicial

Este documento contiene partes del supuesto Diario del viaje trans-galáctico realizado por la nave Echeleret XI con el almirante Kustodi0 Dubbiel y “cierta” tripulación a bordo. Reconstruido a partir de transmisiones orales anónimas grabadas 70 años después e incluidas en las llamadas “Cintas Kustodias”, tras re-traducciones procedurales y meta-redde-transcripción (según protocolo 3-14159-XXVIDX/XXV).



Es importante indicar que no existe ninguna prueba empíricamente comprobable de que este viaje tuviera lugar, pudiendo tratarse de una leyenda extendida entre la población. En todo caso, si efectivamente se produjo, su contenido fue completamente censurado y la información meramente objetiva filtrada parcialmente a la red general Kustodia, de forma progresiva, diluida en el maremágnum de noticias durante esa turbulenta época en la galaxia. Nunca hubo un reconocimiento oficial. Recordemos que estamos en los primeros años del mandato de Anael, aproximadamente entre los años 2241 y 2247 (según calendario Kustodi0 ) y previamente a la segunda guerra contra los sondrithanos. Es cierto que Dubbiel ya conocía parte de la galaxia por viajes anteriores que sí que fueron registrad0s, pero ninguno cercano a la presente empresa.

Por tanto, se debe hacer evidente que este trabajo no tiene intencionalidad de formalidad alguna, quedando fuera del Catálogo Histórico oficial de la –Glob[]sfera-. Debe considerarse un esfuerzo meramente lúdico y recreacional. Y, en todo caso, no deben incluirse referencias directas al mismo en textos que sean objeto de –Certificaci[]n-.

Tampoco es objeto de este trabajo exponer una biografía de Dubbiel ni analizar el personaje más allá de cuatro pinceladas básicas. Un almirante capacitado y veterano, héroe en varias guerras, con enemigos políticos importantes, sin verdadero peso ejecutivo y con los ticks Kustodi0s característicos de la época, aunque es cierto que presentaba una menor tendencia a la xenofobia, especialmente hacia los humanos, dados sus propios orígenes. Su carácter podía considerarse más “afable” o “abierto” que el de sus contemporáneos, pero presentaba el mismo cuadro psicótico-paranoide-mesiánico. En caso de querer acercarse más al personaje protagonista, se pueden consultar otras obras como “Dubbiel, el primer gran almirante Kustodi0”, “Las guerras Kustodi0-sondrithanas”, “Conflicto de Enoch. Ap. 3. Kerubin3s. Descendientes ilustres” y “Grandes Genocidas de la Historia Galáctica”.

A continuación, se incluye una burda reconstrucción de la ruta que se describe en las grabaciones, tal y cómo fue encontrada en documentos de imagen. No se conocen las vías de hipersalto concretas que tomó Dubbiel. Recordemos que en esta época los Kustodi0s aún no habían desarrollado otros tipos de viaje y se desplazaban a velocidades hiperlumínicas de nivel 2-prima. No obstante, se cree que lo haría por las rutas menos transitadas, dado el carácter de “ilegalidad” que hubiese tenido atravesar ciertas fronteras en ese momento.



Los viajes de El Almirante. Extractos de las grabaciones sobre la no-leyenda de Dubbiel. Otra visión de la Tragedia Kustodia. Vol. Ag-16.886.815. -Au-181.333.


“En tus manos, Oh, Señor, encomiendo mi espíritu.”

1
Salimos del planeta La Catedral en la nave torpedera Echeleret XI el día 3 de agosto, con el beneplacit0 del N0-Di0s y con rumbo a lo desconocido. Se trataba de un nuevo prototipo de bajo coste, que jamás se había probado en combate. La financiación ha sido privada, financiada con una partida oculta a las cuentas oficiales del Estad0 Kustodi0. O eso me han dicho.



Ni siquiera le fueron incorporados los nuevos sensores gravitacionales. En el hangar G-23-FR del puerto espacial, los ingenieros me dijeron que eran 0rdenes “de arriba”. Así que supuse que, o bien Anael no quería que una nave “lujosa” llamase la atención y confiaba ciegamente en mi pericia como capitán, o era el mismo N0-Di0s quien así lo había desead0. ¡Que así sea!



Y digo salimos porque se supone que me acompañan en mi viaje varios esclavos Varelviv que se ocupan de todo el mantenimiento y limpieza de la na0. ¿Na0? Quería decir de la nave. Como decía, nunca supe el número exacto y solo voy tener contacto directo con uno de ellos y por periodos temporales muy limitados. El resto de funciones, o ha sido preconfigurado de antemano o sería automatizado en tiempo real, no permitiéndome modificar la mayoría de procesos de navegación y control de la nave.
Como digo, la Echeleret XI viaja prácticamente vacía y ha sido diseñada de tal forma que sería muy difícil mantener un combate, por lo que deberemos evitar cualquier tipo de conflicto realizando saltos de emergencia en cuánto detectemos el menor peligro.

………………………………………

Cuando abandonábamos el 0jo de Di0s, no pude evitar fijarme en las enormes fortalezas de defensa que está empezando a construir Anael. Desde luego, el joven líder parece haberse tomado muy en serio mis informes sobre las Orucchias. El hij0 de Ansiel estaba demostrando una madurez inusual para no tener ni siquiera 40 años.



Sin embargo, mi experiencia me dice que pronto volveremos a encontrarnos en el campo de batalla con esos infernales enjambres de naves y tengo serias dudas de que estas estaciones puedan marcar la diferencia en un hipotético combate.



Y soy uno de los más veteranos entre los Kustodi0s de rang0, así que he aprendido a hacerle caso a mi experiencia. El Señ0r esté con nosotr0s…

2
Ya llevamos varias semanas de viaje, aunque aún estamos en territorio Kustodi0. Mi vida en la na0 es rutinaria, más aburrida que el anterior viaje, puesto que en aquella ocasión llevábamos tres corbetas y tripulación Kustodia con la que interactuar.
Dormir, comer, volver a dormir. Aunque la verdad es que llevo dos días durmiendo poco. No me gusta la sensación que me produce salir de las cápsulas de cri0genización suspendida. Tengo extraños sueñ0s y cuando me despierto del estado de “somnaci0n” estoy desnutrido, demacrado, enajenado. Alicaído. Intentaré mantenerme despierto el mayor tiempo posible. Aunque la ruta se encuentre prefijada y no pueda cambiarla, me siento más seguro cuando puedo “ver” el rumb0.
Oh Señ0r, sigo tu camin0…

3
Hoy me ha sucedido una cosa curiosa que me ha hecho cambiar radicalmente mi dieta. Fui al comedor a la hora de la cena y me dirigí a la cámara de dispensación automática. El menú siempre incluye algunos vegetales cocidos y carne de babosa. Invariablemente.
Siempre he tenido a los moluscoides por seres inteligentes e, incluso, con cierto grado de racionalidad y desarrollo cultural, por lo que no me agrada especialmente comérmelos. Pero lo cierto es que hoy día es casi imposible no comer babosas, están en todas partes, pues es el alimento que está haciendo grande al Imperi0, como dice la pr0paganda. Normalmente, llegan ya muertas a la zona de trituración y horneado anexa a la cámara de dispensación, pero en esta ocasión la babosa estaba aún con vida. ¿Estaba o fue una alucinaci0n? Da igual.
Es más, sonreía. Inaudit0. Quizás ha sido debido a mi aislamiento social o a la falta de sueño, pero decidí hablarle a través de la mampara protectora mientras se activaba el sistema de cocina. Y lo que más me sorprendió no fue que me escuchase y me entendiese, sino que me respondiese. Y cómo me respondió.

- ¿Por qué sonríes, babosa?
- Porque vivo cada día como si fuese el último de mi vida.
- Acaso no sabes, animal estúpido, que es realmente tu último día de vida. Tu último minuto, de hecho. Pronto esa máquina te triturará y cocinará para que yo te devore.
- Por supuesto que lo sé, Kustodi0 condescendiente. Con más motivo debo sonreír, ¿no crees? Puesto que realmente es mi último día.
- ¿No temes a la muerte?. ¿Crees en un Di0s?.
- Creo en muchos dioses y en uno en particular, que algún día devolverá a mi pueblo al lugar al que pertenecemos. Pero eso no tiene nada que ver. No temo a la muerte porque sin muerte, no hay vida. Es la muerte lo que nos hace estar vivos.
- ¿Y no albergas rencor hacia nosotros, los Kustodi0s?. ¿No deseas hacerme algo por lo que te voy a hacer?
- ¿Algo cómo qué, alienígena?
- No sé, podrías insultarme, lanzar al cristal un chorro de orín con una especie de glándulas ano-genitales,…
- ¡Qué perdida de agua más inútil!
- …bueno, pues lo que sea que hagáis los sondrithanos para vengaros…
- Ah, te refieres a eso…eso ya lo he hecho, Kustodi0…

Justo en ese momento, una guillotina de plasma empezó a cortar a la babosa como si fuese queso fresco. En dos segundos estaba totalmente fileteada y lista para la plancha térmica, sin que pudiese terminar jamás esa frase. No hizo falta, yo ya lo había entendido.

(((Ellos también tenían a gran maravilla nuestra venida,
y creían que éramos venidos del cielo.)))

Así que hoy he cenado solo verduras. Las complementaré con las inyecciones de lacto-creatinina y las bolsas de electrolitos. Jamás volveré a comer babosa.

4
Hemos conseguido atravesar territorio sondrithano. Ciertamente ha sido más fácil de lo que pensaba. Estaba nervioso de cruzar territorio enemigo, incluso me había inoculado un par de dosis de mu-opioides. Por la vigilia, el aburrimiento y eso…y porque calma las (((voces))).
Parecen estar concentrando todo su poder militar en el planeta capital Sondritha. Supongo que se estarán preparando para cuando termine la tregua. Pero no creo que nos ataquen…aunque es cierto que podrían aprovechar nuestra debilidad si nos llegásemos a encontrar en una guerra a dos frentes, contra ellos y contra la mente-colmena. ¿Sería un buen momento para atacarlos?
Ah, sí… también he vi… me pareció ver un extraño humano caminando por la na0, con una extraña máscara de tejido oscuro que solo le tapaba la cabeza. Serían alucinaciones, efecto de cierta deshidratación y ansiedad por la soledad.

"A Dios, muchas gracias sean dadas."

5
Los días pasan.

Día tras día, tras semana, tras mes. No hay novedades. Solo sistemas vacíos. La 0bra del Señ0r es realmente inmensa.
Me gusta pasear por la na0. Pienso mucho. Creo que nosotros, los Kustodi0s descendientes de Kerubin3s, somos los verdaderos creyent3s del N0-Di0s. Sé que es herejía en el Imperi0 actual, pero no me importa decirlo. Los text0s sagrad0s no son más que interpretaciones parciales de la Kuria. Hoy he estado consultando la Virtuo-teca de la nave. Algunos document0s allí recogidos son insultantes. “Los Kerubin3s pretendían ser los esclavos de los mon0s y, si bien la reacción de los Aliberad0s fue totalmente reprobable y desmedida, es comprensible ante tal sacrilegi0”. ¡Falacias!. ¿Cómo pueden justificar tal genocidi0 entre herman0s?. Lo que pretendían los Kerubin3s era la igualdad entre todos, incluidos los humanos. La convivencia pacífica.

----------------------------------

Quizás la naturaleza taimada y traidora intrínseca de los human0s no lo hubiese hecho posible, pero esa era la intención inicial…

6
¡Oh Di0s mí0!
Por fin estábamos dejando atrás la frontera sureste de los moluscoides cuando han saltado todas las alarmas de la na0. Hemos detectado unas poderosas naves verticales que se dirigían directamente hacia nosotros. Hemos conseguido dejarlos atrás de casualidad con un salto de emergencia. La nave ha autoprogramado una nueva ruta, por la parte interior del anillo…me pareció ver a una especie de plantas pilotando las naves, algo así como venus atrapamoscas gigantes…¿estoy delirando?. Como almirante, no puedo más que admirar las extrañas y poderosas armas que llevaban instaladas.
Ahora los conozco mejor, tras semanas encubierto dentro sus fronteras, escondido en un extraño campo de chatarra espacial en el que las naves parecen circular más despacio y nuestros sensores se han vuelto locos al principio. (((¡porque la tierra firme hago más adelante!))). ¿Es 15 de septiembre?. ¿Cuantos años llevo de viaje?. ¿Tres? El tiempo pasa diferente cuando viajas a velocidades hiperlumínicas en completa soledad…solo el N0-Di0s está aquí conmigo. Siento su Pr3sencia.

------------------------------------------------------------

Como decía, tras semanas encubierto, he podido obtener alguna información del nuevo contacto alienígena. Creo que me han dejado en paz porque me consideran una nimiedad sin importancia.

Eclesiarquía de Ganvius

Jamás nos habíamos encontrado con una civilización así hasta ahora. Casi no podía creérmelo al principio. Se trata de un “imperio dormido”, con un potencial de flota y un nivel tecnológico abrumador. Siglos por delante de nosotros. Nos podrían hacer desaparecer del Anill0 para siempre, si se lo propusiesen. Por suerte, parecen confinarse dentro de sus propias fronteras de forma voluntaria y no se permiten así mismos aumentar su poder de flota. Se autodenominan “Guardianes sagrados” y, aunque no ad0ren al N0-Di0s y deban ser considerados herejes, sí que parecen tener unas fuertes raíces espiritualistas. Toda su sociedad se estructura en una autocracia cuya cabeza visible es la emperatriz Pétalos de Índigo. Consideran ciertos planetas tipo gaia, de características similares a La Catedral, como “lugares sagrados”.



La especie plantoide que forma el imperio, conocida como Ganvius, se caracteriza por su carácter luchador y por ser unos excelentes agricultores y ganaderos. Sus mundos, especialmente su capital “Trono Celestial”, nadan en la abundancia productiva de comida, energía y minerales. No he podido evitar pensar que en el Imperi0, muchos los consideraría unos esclavos formidables…(((Ellos deben ser buenos servidores y de buen ingenio)))...pero de momento no podemos ni siquiera plantearnos poder hacerles frente en caso de un ataque.
En todo caso, su poder suscita verdadero vértig0 y cambia totalmente la forma en la que entendíamos el Anill0 hasta ahora. Muchos misterios envuelven a este imperio.

De momento, la na0 sigue su ruta.

--------------------------------------------------------

Ah, lo olvidaba, le he prendido fuego a toda la Virtuo-teca de la nave. Muchos textos se han quedado obsolet0s con este nuevo descubrimiento, así que mejor empezar de 0.

8
La Echeleret XI es mi casa. Pero la casa está embrujada. ¡Perdóname por mis pecad0s, Señ0r!.
Hoy me pareció que estaba construida de madera, crujía y se balanceaba al viajar por el hiperespacio. También percibí un fuerte olor a salitre que empapó todos los sensores de mi máscara. Duró solo unos segundos, pero por un momento me pareció estar rodeado de extraños humanos, primitivos, que parecían ser parte de mi tripulación.
Luego he vuelto a la realidad. He decidido aumentar la dosis de mu-opioides e intentar dormir más.

9
¿Suena… la… alarma? El mar da a cada..¿qué?

(((Esta gente es muy símplice en armas,
con cincuenta hombres los terná(n) todos sojuzgados,
y les hará(n) hazer todo lo que quisiere(n))))


Me acabo de despertar. He estado durmiendo durante ¿días?...¿semanas?...hasta que por fin me despertaron las alarmas de la nave. Estoy muy cansado. Parece que hemos contactado con un nuevo imperio alienígena.

Dominios Unidos Obadinans
Su territorio es tan pequeño que si hubiese dormido un día más, probablemente ni me hubiese enterado de su existencia. Se encuentran bloqueados entre dos imperios muy potentes, uno ya lo conocemos, es la poderosa Eclesiastía…la existencia del otro, es una suposición mía puesto que he visto naves de transporte Obadinans abandonar sus fronteras hacia la zona este del Anill0, cargadas con alimentos, minerales,...Es probable que el presidente Rizoma de Gris rinda servidumbre a algún otro imperio. Como decía, son un imperio democrático, con muy poco poder militar, tendentes a la xenofilia y al igualitarismo. Si, serían grandes amigos de los Varelviv, de los humanos y de la Alianza Norte. Y así les va.



Como especie, estos extraños “moluscarabajos” Obadin son grandes ingenieros, quizás de los mejores de toda la galaxia, pero su tendencia a vagar por diferentes mundos y su inconstancia los ha llevado a no ser más que unos tristes vasallos. Lo que no se puede negar es que como esclavos, despertarían pasi0nes en el Imperi0. Pero están muy lejos y probablemente serán integrados antes por su señor. Pronto pasarán al olvido.
Vamos, na0, sácame de aquí, por Nuestr0 Señ0r…
------------------------------------------------------------------------------------
Me vuelvo a la cápsula. Me encanta la cápsula. Odio caminar por la na0. Por las sombras, los ecos y todo eso.

10
Otra vez la alarma. Y esta vez no iba tan “pasado” de mu-opioides y he puesto el cronómetro antes de entrar en somnaci0n. Solo he dormido 27 horas. Pero me encuentro bien. Casi mejor que cuando duermo más tiempo. Creo que por eso empecé a no dormir…porque, estuve una época sin dormir, ¿verdad? Mmmmmm……
--------------------------------------------------
De acuerdo...nos hemos encontrado con un nuevo imperio. Parecen bastante agresivos. La na0 se reconfigura en modo de emergencia. Continuaré lueg…

11
Todo está bien. Hoy he visto al fungorata, al Varelviv. No hemos cruzado palabra. Seguimos escondidos, ocultos.

12
Bueno, pues llevamos varias semanas en la órbita de un satélite perdido de un sistema estelar apartado y poco transitado. Ya he podido hacerme una idea aproximada para poder hacer un informe preliminar del imperio en cuestión. Parece que después de todo, no eran Mellizos, eran Trillizos.

Confederación Ciudadana Havollo
Efectivamente, son una república con tintes extremadamente militaristas y xenófobos. Constituyen un imperio relativamente fuerte, con un poder militar y tecnológico que se asemejaría al de los Djomaro de la Alianza Norte. Varios escalones por encima del nuestro, pero no acercándose a los niveles de la Eclesiastía, por supuesto. Se consideran unos “Maestros Sabios” y, aunque es cierto que son buenos ingenieros y que “El Saber” es sobre lo que se estructura toda la sociedad Havoll, en mi opinión destacan más por ser unos sádicos, arrogantes y perversos a la hora de poner ese conocimiento en práctica. Casi me dan pena sus vasallos, los moluscarabajos Obadin.



El Havoll es tendente al individualismo y al fanatismo, auténticos criminales que conceden más importancia al beneficio económico y a la producción industrial que a su propia felicidad… y mucha más importancia que al bienestar de los que con ellos se relacionan, claro. Nunca viven en pareja, solo se citan para la desagradable cópula en épocas concretas. A veces, agradezco a Nuestro Señ0r su…Bendici0n de “ahí abajo”. Ambos sexos realizan puestas de huevos de manera independiente. De los cientos de huevos, solo sobrevivirá un individuo, que habrá “triunfado” tras haber asesinado al resto de sus hermanos de puesta. No habrá tenido contacto alguno con su padre o madre hasta ese momento. Y tampoco tendrá demasiado después.
Así es la república ultraliberal Havoll. Todo por un único fin: acaparar conocimientos. No creen en nada más. Su alma es tan desagradable como su cara, con ese enorme orificio lleno de dientes que es boca, ano y aparato genital a la vez…

(((el oro es excelentísimo; del oro se hace tesoro,
i con él, quien lo tiene, hace quanto quiere en el mundo,
i llega a que echa las ánimas del Paraíso")))


A ver si la na0 me lleva lejos de aquí…me da malas vibraciones…las relaciones entre los Havollo y los otros dos “trillizos”, Soveranía Panaxao y el Imperium Moij-Huxgan, convierten esta zona en un auténtico avispero. El conflicto podría ser inminente.



(((Viéronse muchos fuegos aquella noche, y de día muchos humos como atalayas,
que parecía estar sobre aviso de alguna gente con quien tuviesen guerra.)))


13
Continúo el viaje sin demasiadas novedades en la San… ¡¿eh?!.. en la Echeleret XI. Han pasado semanas desde que dejamos atrás la zona de los Trillizos. Nos hemos encontrado con grandes alienígenas no racionales, grandes “ballenas” y nubes de vacío conscientes. ¿O eran sueños?.

14
Hemos estado atravesando la frontera de las poderosas serpentoides Natfankano estas últimas semanas. Continúan aumentando su flota desde la última vez que visité sus mundos y solo La Eclesiarquía y, muy por detrás, las Orucchia, las superan. No pusieron ninguna traba para el paso de la na0.



Si no fuese por ese fanatismo pacifista y cobarde, podrían haber sido uno excelentes vasallos. Pero supongo que tendremos que derrotarles en el campo de batalla si algún día queremos que así sea.

"Andando así en cerco (...) vi una sierpe la cual matamos y traigo el cuero a Vuestras Altezas.
Ella como nos vio se echó en la laguna y nos la seguimos dentro,
porque no era muy honda, hasta que con lanzas la matamos.
Es de siete palmos de largo; creo que de estas semejantes hay aquí en esta laguna muchas."


15
Hoy he tenido una extraña charla con ese viejo Varelviv de manteniemient0. Me lo he encontrado en la esclusa 123-B realizando unas reparaciones al sistema de control de una puerta. Me sorprendió que estuviese tarareando una especie de canción. Decidí hablar con él a través del intercomunicador.

- ¿Qué es eso que recitas, ser inferi0r?¿Una oración que salve tu alma?
- Yo no creo en dioses, Kustodi0. Simplemente es una antigua canción varelviv.
- ¿Ah, sí? No sabía que tuvieseis ese tipo de cosas en Funguinia…
- En “Funguinia”, como vosotros llamáis a nuestro hogar, teníamos muchas cosas antes de que nos conquistaseis y sometieseis. Por ejemplo, yo era físico nuclear y...
- ¿Y qué dice la letra de esa canción?¿Es un himno a la huelga y a la sucia deserción que os caracteriza?
- No, es una leyenda, una historia…pero no creo que a un Kustodi0 le interese porque no sale en ella ese N0-Di0s…
- ¿Vigila tus palabras, hereje! Pero cuéntamela, Varelviv, estoy realmente aburrid0.
- Más que aburrido pareces enfermo, deberías dormir. Aunque a mí me resulta indiferente lo que hagas con tu vida. La historia va sobre dos Varelviv que paseaban por la mayor sabana conocida, en la zona meridional de nuestro planeta. Iban charlando animadamente, compartiendo sus problemas y preocupaciones, cuando de pronto se encuentran con un fungoide más viejo, más experimentado. Como tú o como yo, Kustodi0. Y les dice: “¿Qué tal está la sabana hoy?”. Los Varelviv más jóvenes siguen su camino y, al cabo de un minuto, uno le dice al otro ¿Qué es la “sabana”?.
- ¿Y eso es todo?
- Si, ya te dije que no lo entenderías.
- Sí que lo entiendo, fungorata. ¿Acaso no sabes que somos inmensamente inteligentes desde que nos quitaron el limitad0r? Lo que quiere decir la metáfora es que…

En ese momento ha empezado a sonar la alarma de la nave. Estábamos en territorio draconiano. Me voy a la cápsula.

------------------------------------------------------------

(((Yo , porque nos tuviesen mucha amistad,
porque conocí que era gente que mejor se libraría
y convertiría a nuestra Santa Fe
con amor que no por fuerza)))


14
Dejamos atrás el territorio del Kaleshifato sin encontrarnos con nave alguna. Este dragón está realmente dormido…

15
Oh, Señ0r, si tu palabra debe ser impuesta por la fuerza tal y cómo predica la Kuria, así será pues somos tus esclav0s…pero el Camin0 se antoja largo, pues llena está Tu 0bra de herejes…

(((Tengo mucha esperança en Nuestro Señor
que Vuestras Altezas los harán todos cristianos,
y serán todos suyos)))


--------------------------------------------------------------
La insoportable existencia del ser Kustodi0. El 0dio implantado en nuestr0 alma, sustentado por esta máscara y esta c0raza que oprimen nuestro coraz0n…pero más lo 0prime alejarnos de Tu Palabra.
La na0 es un cascarón vacío en el que un ser vací0 deambula por ella…la s0ledad es el mejor amig0 del Kustodi0.

16
¡Amad0 Señ0r! Los misterios de tu 0bra no se habían acabado…
Nos encontrábamos ya ascendiendo por la parte este del Anill0 cuando nos hemos dado “de bruces” con un “nuevo” imperio. Y tal es su poder, que eclipsaría incluso al de la Eclesiastía. Y tal es su ferocidad, que solo he podido recopilar información entre salto y salto de emergencia.

Fragmento de Hadadeshi
Este imperio gobernado por el adorado emperador Zarax, y conformado por una especie de extraños mamíferos de largas orejas, es una civilización poderosísima, motivada únicamente por la fuerza militar y abanderados del odio a “lo extranjero”. La flota más poderosa de todo el Anill0, los ejércitos más resistentes y capacitados en la defensa planetaria. Por suerte, algo les debió acontecer en su pasado que les motivó a entrar en un “letargo” similar al de la Eclesiastía…esperemos que no se despierten nunca. La Alianza del Norte, especialmente los humanos libres de la Polymauthopía, deberán pensárselo dos veces antes de expandirse cerca de donde ellos consideren que abarcan sus fronteras.



Esta especie se caracteriza por una marcada inteligencia y, sobre todo, por la llamada “Hadastasis”, tendencia natural Hadadeshi de vivir en equilibrio con su entorno, lo que les permite adaptarse rápidamente a hábitats muy diferentes y tener un crecimiento poblacional acelerado, a costa de sacrificar parte de su producción industrial. El magnífico estado ambiental de su capital “El Núcleo”, lleno de megaciudades sostenibles y ecoparques naturales, da buena fe de ello.

(((que si las otras ya vistas son muy hermosas y verdes y fértiles,
ésta es mucho más y de grandes arboledos y muy verdes.)))


17
El viaje continúa, ya queda menos...
Aguantaré sin dormir, tuve un extraño sueño con una especie de “huevo” de Havoll que me ha dejado una gran desaz0n en el cuerp0. Intentaba mantenerlo vertical, pero siempre se caía…
Aunque me ha dado una gran idea. Voy a intentar “piratear” algunas funciones de la na0, siempre he dado por sentado que sería imposible de hacer, pero quizás sea solo cuestión de intentarlo…me sobra el tiempo.

17
Me ha costado, pero he conseguido modificar algunas aspectos de la nave. Ya no serán sacrificadas inútilmente más orugas en el dispensador de comida, puesto que llevo años sin incluirlas en mi dieta. Además, he acondicionado el Termostat0 de la zona Varelviv para que se ajuste más a las condiciones de su planeta natal.

También he ajustado la cápsula para que me despierte cada ciertas horas. Me voy a ella ahora mismo. Espero no volver a soñar con el extraño humano que me tortura con sus extrañas palabras...

(((Todos estáis en pecado mortal,
y en él vivís y morís,
por la crueldad y tiranía que usáis
con estas inocentes gentes.)))


17
Me encontraba durmiendo, en un sistema neutral, cuando la nave ha cambiado de rumbo y ha saltado directa en dirección a territorio polymautropho. Y más concretamente, en ruta directa hacia un agujero negro de uno de sus sistemas. Sin dar alarma ninguna, menos mal que había pirateado la cápsula para que me despertase.
La na0 parecía tener esa dirección preconfigurada desde el inicio del viaje, pero gracias a mis “nuevos” conocimientos la he podido poner en navegación manua y así he evitado una muerte segura. Por un momento, creí que no iba a funcionar, puesto que la pantalla de Contr0l se apagó y salieron unas extrañas letras sin sentido…

............S
S . A . S
X . M . Y
XPO ... Ferens...............

…y luego volvió a encenderse, permitiéndome asumir todo el control de la na0.

¡Alabad0 sea!


18
No parece que quede combustible para mucho más viaje. He dejado la nave en una zona segura, en un cinturón de asteroides similar al del 0jo de Di0s. Solo queda dormir y esperar 0rdenes, si es que llegan algún día…me preparo para unirme al N0-Di0s.

19
-¿S-S-S-i? –respondió Dubbiel, a medio despertar del trance de somn0lencia.
-¿Dubbiel?¿Me recibes? –la voz de Anael se escuchaba alta y clara.
- ¿Señ0r?¿Es de verdad su v0z?
- Por supuesto, Dubbiel. Han surgido novedades. Hemos declarado la guerra a las babosas y te necesito comandando nuestra flota.
-Ah...¿guerra?¿pero cómo volveré?
- No te preocupes por eso, la nave tiene un depósito de reserva. Se activará todo automáticamente. No vuelvas a ponerlo en manual, casi consigues suicidarte. Pagarás tú mismo los desperfectos ocasionados.
- De acuerdo, pero no sabes lo que he visto, Anael..
- Lo sé todo, Dubbiel, he estado consultando tus diarios frecuentemente. No sé si eres un hereje K3rubín o simplemente un viej0 idiota. ¡Vergonzos0!. Deberías de volver esposado a La Catedral para ser ajusticiad0 y sacrificad0 ante la Kuria. Pero, de momento, me eres útil…y además podrías declarar enajenaci0n. Te has pasado el viaje hablando contigo mismo.
-¿Cómo?
- La nave iba vacía, “Almirante”. Eras el único pasajero.
- No puede ser, si yo he visto…
- Por Di0s, si has llegado a hablar con una babosa muerta…
- No...es posible. Pero toda la información…has visto esos poderosos imperios que…
- Eso lo discutiremos en su debido momento. De momento, es Secret0 de Estad0. Ahora tienes una nueva misión, más importante. Viajarás directo al sistema capital de las babosas, donde asumirás el control del ataque.
- ¿Y Uriel?¿No me dijiste que se haría cargo de…?
- Uriel está muerto. Discutiremos la estrategia por el camino. Espero que seas capaz de ganarte otra vezel honor de llevar la flecha y las alas en el peto de tu c0raza. Así lo desea el N0-Di0s…
-…Alabad0 sea…


------------------------------------------------------------------------------------------------------------

"esto de este viaje conozco -dice el Almirante- que milagrosamente lo ha mostrado,
así como se puede comprender por esta escritura,
por muchos milagros señalados mostrados en el viaje,
y de mi, que ha tanto tiempo que estoy en la Corte de Vuestras Altezas
con opósito y contra sentencia de tantas personas principales de vuestra casa,
los cuales todos eran contra mí poniendo este hecho que era burla."



Anexo

Estado político-económico y militar de la galaxia en la época. Se resaltan en verde los imperios “descubiertos” por Dubbiel y descritos en el diario de este viaje.

 
Last edited:

8igualdos0s

Forum's Muad'Dib
17 Badges
Feb 11, 2015
452
253
  • Crusader Kings II
  • Imperator: Rome
  • Stellaris: Humanoids Species Pack
  • Crusader Kings III
  • Stellaris: Lithoids
  • Stellaris: Ancient Relics
  • Imperator: Rome Sign Up
  • Stellaris: Megacorp
  • Stellaris: Distant Stars
  • Stellaris: Apocalypse
  • Stellaris - Path to Destruction bundle
  • Stellaris: Leviathans Story Pack
  • Stellaris: Digital Anniversary Edition
  • Stellaris
  • Victoria 2
  • Stellaris: Synthetic Dawn
  • Crusader Kings II: The Old Gods
¡¡Me ha encantado este capítulo!!. :)

... especialmente la conversación con la babosa.
Me alegro de que te haya gustado. Es un capítulo que salió bastante fluido, fácil. La nueva parte III me ha costado algo más de esfuerzo para condensar toda la información, pero creo que ha quedado realmente bien. ¡Muchas gracias por comentar!
 

8igualdos0s

Forum's Muad'Dib
17 Badges
Feb 11, 2015
452
253
  • Crusader Kings II
  • Imperator: Rome
  • Stellaris: Humanoids Species Pack
  • Crusader Kings III
  • Stellaris: Lithoids
  • Stellaris: Ancient Relics
  • Imperator: Rome Sign Up
  • Stellaris: Megacorp
  • Stellaris: Distant Stars
  • Stellaris: Apocalypse
  • Stellaris - Path to Destruction bundle
  • Stellaris: Leviathans Story Pack
  • Stellaris: Digital Anniversary Edition
  • Stellaris
  • Victoria 2
  • Stellaris: Synthetic Dawn
  • Crusader Kings II: The Old Gods
Última parte del capítulo 5, publicada en dos comentarios consecutivos porque superaba el número máximo de 35 fotos que tiene el foro de Paradox. Espero que os guste...

Capítulo 5: Reencuentros con viejos amig0s.

Parte III. Las Alas de Ícaro.


“Y oí el sonido de sus alas cuando andaban,
como sonido de muchas aguas,
como la voz del Omnipotente,
como ruido de muchedumbre,
como la voz de un ejército.”




La Mente-Crisálida había planeado concienzudamente el ataque a los Kustodi0s. Llevaba décadas valorando diferentes estrategias. En la anterior guerra, los “divergentes” del sur habían tenido mucha suerte de ser capaces de obtener una paz blanca, tras “encerrar” a la flota Orucchia en aquella trampa geográfica de hipervías en la que se ubica su sistema capital, el 0jo de Di0s. Pero esta vez sería muy distinto. Los trillones de artropoides vástagos que formaban todo el Enjambre, sobreexcitados ante la guerra, emitían grandes nubes cargadas de la feromona “euphitecina”, en una orgía química que se extendía por todo el mundo anillo y los tres planetas recién conquistados de la zona norte. Tenían hambre. Eran Legión.



La Mente había aprendido mucho de aquella primera “derrota” contra los Kustodi0s y también de la posterior y victoriosa guerra contra los otros “disonantes” del norte, que se habían unido en una desagradable mezcla de seres de muy diversa índole. No entendía como todos aquellos imperios malgastaban tal cantidad de energía en fomentar esa individualidad imperfecta, todo ese libre albedrío. Le repugnaba. En la Crisálida, todos los individuos eran uno. Y Todo tendría que ser Crisálida.

Para vencer a los Kustodi0s, había diseñado una estrategia de ataque perfecta, casi sin fisuras. Aunque al final había tenido que acelerar sus planes ante la victoria Kustodia sobre un imperio inferior al sur de sus fronteras. Habían conseguido convertirlos en sus vasallos y la Crisálida tenía que actuar inmediatamente, antes de que los integrasen en su imperio y se convirtiesen en un enemigo más fuerte.



Sospechaba que los Kustodi0s se atrincherarían de nuevo en su sistema capital, con casi toda su flota, sus cuatro espaciopuertos y varias fortalezas cargadas de armas y módulos de apoyo.



Preveía también que disgregarían una pequeña parte de su flota por sistemas del norte de su capital, para atacar la retaguardia de su flota. Aunque el potencial de flota orucchia era muy superior, un enfrentamiento directo en esas condiciones no era la mejor idea. Por ello, atacaría primero la colonia kustodia más cercana, Funginia, y los obligaría a salir de su “agujero” para proteger su planeta. Si resultaban ser unos cobardes, siempre podría atacarles después en el 0jo de Di0s viniendo desde el sur, pillándolos menos preparados. Además, la Mente sabía que Funginia tendría débiles ejércitos de defensa varelviv, por lo que sería una conquista rápida y fácil. Un paso más cerca de la victoria.



La Mente también había estado analizando todo este tiempo los diseños de las naves kustodias, dotadas aún con escudos primitivos y sin blindaje especial. Por ello, había decidido instalar en sus propias naves-enjambre las mejores y más adecuadas armas de energía de las que disponía. Los nuevos lab-crisálida habían hecho progresar mucho tecnológicamente el potencial de la flota, especialmente con los nuevos aceleradores de plasma, los torpedos de protones, blindajes especiales para el casco y unos potentes escudos de energía con condensadores de regeneración. ¡La mariposa tendrá unas grandes y poderosas alas!



El coste de mantenimiento de una flota de estas características era muy elevado, pero con el apoyo detrás de las siete colonias, la Crisálida era capaz de movilizar una flota enorme, poderosa, temible. La más fuerte de los imperios “no dormidos” de la galaxia. Al frente de la misma un veterano zángano, vencedor de la guerra contra los hombres árbol, el número 33: la mejor “herramienta” que había disponible para cumplir las órdenes que le comunicase la inteligencia colectiva del enjambre. En la Crisálida, ningún individuo era imprescindible, pero este zángano superdotado tenía unas habilidades inigualables.



También desplazaría en la retaguardia naves de transporte con miles de enjambres-soldado que arrasarían los mundos kustodios hasta sus cimientos, devorando a toda la población autóctona, tal y cómo habían hecho con los hombres-árbol sidimati.

El único “punto flaco” del plan era que, al adentrarse en las fronteras kustodias, la flota orucchia perdería gran parte de la capacidad de escaneo de sus sensores, irían casi “a ciegas”, mientras que sus enemigos sí que podrían rastrear su ruta. No le había dado tiempo a mejorar sus sensores, pero no quería esperar más y que a los Kustodi0s les diese tiempo a recuperarse de la guerra contra el imperio del sur. Además, le restaba importancia a este supuesto problema puesto que, tarde o temprano, acabaría detectando sus naves si se acercaban. Sus naves-enjambre eran también más rápidas que los últimos prototipos Kustodi0s, por lo que podría alcanzarlos y destruirlos en cualquier momento. Y si salían de la protección del 0jo de Di0s, mejor todavía. Ese era el plan.

La Mente Orucchia había declarado la guerra a los Kustodi0s exigiendo la entrega de las cuatro colonias del Ojo de Di0s, así como la eliminación de algunos puestos fronterizos. Buscaba una victoria demoledora. Ansiaba venganza por el ultraje y la humillación de la Primera Guerra. Inmediatamente tras la declaración, la flota orucchia saltó desde sus fronteras hacia el sistema Kustodi0 de Endirlang, desde donde tomarían una hipervía a Veyer que los llevaría hacia el sur del imperio y, salto tras salto, hasta la colonia Funginia…



-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

“Había un ratón que estaba siempre
angustiado porque le tenía miedo al gato
Un mago se compadeció de él y lo convirtió en gato.
Pero entonces empezó a sentir miedo del perro.
(…)
Llegado a este punto, el mago se dio por vencido
y volvió a convertirlo en ratón, diciéndole:
Nada de lo que haga por ti va a servirte de ayuda,
porque siempre tendrás el corazón de un ratón.”


En el Gran Cicl0 del Templ0 del Bucle, lugar de reunión de la Kuria sacert0tal desde que los Kustodi0s habían contactado con el N0-Di0s en el sistema Perdición de Blorg, había un tenso silencio. Muchos de sus Miembr0s más conservadores estaban realmente molestos con el líder Anael, puesto que por primera vez en la Historia Kustodia, el Hij0 de Ansiel había decidido retransmitir en tiempo real todo el Debate de Inquisici0n mediante el empleo de la tecnología alienígena de la Red Galáctica basada en la Teoría del Ansible. Billones de Kustodi0s podrían presenciar el Secret0 Sacerdotal a través de sus holopantallas por vez primera, pero también humanos, fungoratas, babosas sondrithanas e, incluso, el resto de imperios herejes de la galaxia. Todo el Anill0 podía sintonizar “Canal-Kustodi0” como si de un holodrama romántico humano ilegal se tratase. Era inaudit0, no tenía precedentes. El Kustodi0 era una especie xenófoba por naturaleza. Y solitaria. Compartir su secreto mundo interior les incomodaba incluso con sus iguales. Se mostrarían extremadamente reservados. Quizás ese había sido uno de los motivos que había motivado a Anael a tomar esa decisión. Seguro que no el único.

¡Y más en un momento como este! Las imágenes y datos que los sensores habían extraído de los diseños de las naves orucchia en Endirlang habían impresionado mucho a todos los miembros de la Kuria. Creían que el sistema de fortalezas de defensa de Anael no podría detener por mucho tiempo a las Orucchias.



La población ya estaba aterrorizada y eso que no conocían la situación en detalle. Pero luego los enjambres se habían dirigido hacia el sur, hacia el planeta sabana Funginia. Les tendían una trampa, les forzaban a salir. Era el momento de tomar una importante decisión. Entre la Kuria, los más conservadores como Kazfiel o Laylah apostaban por mantenerse atrincherados en el 0jo y seguir aumentando la flota y el número de fortalezas. Por otra parte, Luciferus y Och, otro ala de la Kuria, presionaban para poner la flota rumbo a Trab y luchar con Hon0r contra la plaga. Por último, otros apoyarían incondicionalmente el voto de Anael (fuese cual fuese) y serían los que decantarían la balanza por una de las dos opciones, resolviendo esta dicotomía. Sus fieles Rizoel, Gazardiel,… Su “tío” Dubbiel no se había presentado ni siquiera. Quizás ese cobarde Kerubin empiece a plantarle cara al “mocoso”. No era el único asiento vacío.

En aquel momento, todas las luces del Gran Cicl0 se apagaron. Aunque no había una oscuridad absoluta, ya que las máscaras kustodias siempre emitían cierto resplandor, hubo un momento de cierta inquietud entre los Sacerd0tes. Después, una multitud de soldados Kustodi0s atravesaron las 0ch0 Puertas del Cicl0 y se fueron colocando por todo el perímetro interior de la construcción, en ordenada formación. El Séquito Pers0nal de Anael al completo. Portaban sus Varas que podían emplearse, en función de la situación, como arma cinético-energética o como instrumento musical. De momento, los soldados solo emplearían el segundo de sus usos, haciendo resonar su atronador sonido desde todos los rincones del templo, proyectando un sinfín de ecos por todos los rincones de la abovedada sala. Justo en ese instante, se observó un fuerte resplandor en el techo interior del Templ0 y un esfera de luz purpúrea se precipitó en caída libre hacia el centro del Cicl0, justo donde se encontraba el Altar de Sacrifici0s del N0-Di0s.



A unos metros del suelo, se detuvo grácilmente, manteniéndose majestuosamente en el aire. La luz fue atenuándose, dejando ver unas enormes alas que se batían de forma solemne. En un primer momento, toda la Kuria se mostró agitada. Luego se sorprendieron al ver que esa luz provenía del aura del propio Anael.



Debía de haber potenciado de alguna manera su Máscara, que refulgía reflejándose en su C0raza. Quizás ese amigo suyo ingeniero, Gazardiel, responsable del descubrimiento de los nuevos lanzadores de plasma para las naves, le hubiese echado una mano. Algunos Sacerd0tes miraron hacia el científico, pero este se mantuvo impasible, sin dar ninguna pista.

El líder Kustodi0 descendió lentamente al firme suelo del templo y se arrodilló en gesto de genuflexión en el centro del Cicl0, orientándose hacia el Altar, con la máscara oculta entre las piernas y las alas plegadas envolviendo gran parte de su cuerpo. En ese momento, el resplandor del aura de la máscara, que se había ido atenuando hasta casi apagarse, volvió a refulgir con el doble de fuerza que al principio y Anael ejecutó un catártico salto para colocarse sobre sus pies en un rápido y ágil movimiento. El reflejo en el antiguo altar de malaquita y oro macizo potenciaba aún más el efecto de su aura. Además, vestía totalmente de negro, lo que atenuaba aún más su etérea forma en la oscuridad reinante. Toda la galaxia lo estaba presenciando en directo. Excepto las Orucchias, que como mente colmena solo tenían acceso a la red diplomática básica.

{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{&}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}

… y entonces un enorme campo de fuerza envolvió todo el edificio por su parte exterior, sin que ningún Miembr0 de la Kuria se diese cuenta, más allá de ver que se cortaban todas sus comunicaciones privadas con el exterior…la hierba y los árboles de los jardines circundantes empezaron a amarillearse y luego a arder, formando un gran círculo de fuego que se extendió a varios metros de distancia de las paredes… el espacio-tiempo pareció curvarse, doblarse, enrollarse, dando la sensación a un hipotético observador externo de fluir más d e s p a a a a a c i o o o o en el interior del Santuari0…. y aclrndse en el exterior…(((¡Von Neuman!)))



Anael, que ahora se mantenía erguido con las alas totalmente extendidas, comenzó a hablar con aquella potente y grave voz, que reverberaba a través del filtro de la máscara.

“Somos Kustodi0s. Somos Los Elegidos del N0-Di0s. Seguimos Su Camin0.

No sabemos mucho más sobre Nosotr0s. Despertamos hace apenas cinco generaciones, pero ya nos extendemos por buena parte del Anillo galáctico. No somos ratones. Otras especies tardaron cientos o miles de años en alcanzar las estrellas…o nunca lo consiguieron”. Anael extendió sus manos hacia el techo, enfrente del brillante altar, en gesto de agradecimiento. Luego continuó hablando. “No lo hicimos solos, nos ayudaron las infraestructuras y avances tecnológicos que nos proporcionó el N0-Di0s en la Catedral. ¡Alabad0 Sea!. Siempre que L0 hemos necesitado, Nuestro Señ0r Infinit0 ha estado ahí para ayudarnos.

¿Qué sabemos de Él? Lo que nos contó el Mensajer0. El gusano, la serpiente que muerde su cola. O lo que nos susurran nuestras (((voces))) interiores. El uroboros, el bucle, el eterno retorno. También sabemos que fue adorado por los antiguos humanos de Tierra Destruida y por las babosas sondrithanas, aunque sus primitivas mentes y sus decadentes sociedades materialistas no fueron capaces de asimilar toda la inmensidad de la 0scuridad y el Vací0, pasando con el tiempo a convertirse en una deidad en el olvido…o solo ser mentado por charlatanes ocultista y “sacacuart0s”. Él es la Nada y el Todo, la creación y la destrucción, el 0 eterno, ellos le llamaron Shunya y Xing. También Enki el Haced0r o Nudimmud, otros Marduk o incluso Ptah el inexistente caos prim0rdial, o P’an Ku. ¿Habéis (((escuchado))) alguna vez hablar de Ahura Mazda, el creador no creado?. Seguro que sí. Pero estos falsos adoradores nunca alcanzaron Helio ni Raju, siempre atados en su eterno castigo de Sísifo, obtusos roedores, buscando la cuadratura del círculo sagrado”.


En ese momento, Anael redujo la intensidad de la luz del aura, permitiendo ver todo su cuerpo. Tenía cuatro grandes serpientes constrictoras enroscadas en sus extremidades y un collar colgado del cuello, con lo que parecían calaveras humanas a modo de macabras cuentas. Se desprendió con sorprendente facilidad de las negras titanob0as -autóctonas de La Catedral- y las arrojó hacia el altar. Lo mismo hizo con el c0llar, depositándolo en el suelo. Luego continuó hablando, acercándose más a los miembr0s de la Kuria.

“Nosotr0s fuimos los Elegid0s para sentir su presencia, su 0fídica Sheeejiná. Esa que otros dijeron adorar, atreviéndose a ponerle sucios nombres como ουροβóρος ὄφις, o Jörmungandr la Serpiente de Midgard. También Shesha o la Vāsuki enroscada, batiendo el océano. Todos aquí hemos (((escuchado))) hablar de Enki, del ushumgal o de la cola de Nüwa. O de la colorida Mogonaló. Son herejías que nos provocan nauseas, pero también pruebas de que el N0-Di0s es 0mnipresente y de que incluso las ratas pueden sentir su P0der. Él es el Cread0r. Su 0bra el Anill0.



Somos, por tanto, los Elegid0s para liderar la yihad que acerque la 0bra a su Aut0r. Y yo, Anael, os aseguro que, ahora mismo, la forma más rápida de acercarse a Él es aprovechar el ataque de la Crisálida hacia el lejano sur de nuestro imperio y lanzar toda nuestra flota hacia el norte, en un contraataque inesperado. Así me fue (((dicho))). De la misma forma que en un combate de nuestra lucha tradicional, cuando un adversario en superioridad lanza un fuerte ‘golpe de guadaña’ (((¡Von kleist!))), levantando sus brazos y descuidando su defensa, permitiendo entonces lanzar una estocada rápida con la espada corta, ¿no es así?. Así que, ¡abramos sin miedo las puertas del Templo de Jan0!"



En ese momento hubo una gran conmoción en el Cicl0. Varios miembr0s de la Kuria, como el propio gobernador de Funginia, Luciferus, empezaron a levantarse y protestar en voz alta. Era una decisión que no parecía contentar a casi nadie. Ni protegerían el 0jo de Di0s, ni acudirían en defensa de su colonia. Anael continuó relatando su plan, ignorando los comentarios de desaprobación, mientras sus guardias personales empezaron a golpear sus Varas repetidamente contra el suelo, acallando a los miembr0s molestos.

“También construiremos dos pequeñas “flotillas” de unas pocas corbetas cada una y autotripuladas. Su misión será vital. Una atacará las estaciones mineras que se encuentre en su camino hacia las colonias orucchia del norte, que estarán totalmente desprotegidas.”



“La otra flotilla deberá interceptar las naves de transporte con los ejércitos de orugas y, más tarde, irá al encuentro de la flota orucchia, uniéndose a otras que se irán construyendo en la cercana Caracol Ahumado”.

 

8igualdos0s

Forum's Muad'Dib
17 Badges
Feb 11, 2015
452
253
  • Crusader Kings II
  • Imperator: Rome
  • Stellaris: Humanoids Species Pack
  • Crusader Kings III
  • Stellaris: Lithoids
  • Stellaris: Ancient Relics
  • Imperator: Rome Sign Up
  • Stellaris: Megacorp
  • Stellaris: Distant Stars
  • Stellaris: Apocalypse
  • Stellaris - Path to Destruction bundle
  • Stellaris: Leviathans Story Pack
  • Stellaris: Digital Anniversary Edition
  • Stellaris
  • Victoria 2
  • Stellaris: Synthetic Dawn
  • Crusader Kings II: The Old Gods
“Mientras la flota oruga se encuentra en la lejana Funginia intentando realizar una invasión que nunca podrá producirse, puesto que sus ejércitos no llegarán jamás, la Crisálida tampoco podrá detectar nuestra propia flota hasta que no estemos dentro de sus fronteras, a muchos hipersaltos de distancia de sus enjambres”.



“Atacaremos rápidamente el mundo-anillo, centro neurálgico de la mente-colmena. Sabemos que es la0bra del N0-Di0s desde que nos lo encontramos por primera vez hace décadas.”



“Sentimos Su Presencia en su anular forma. Es el cr0mlech sagrad0, el gemel0 de G0bekli Tepe, conocido también como G0g y Mag0g, Make-Make y Angra Mainyu. El mandala de Neberu, con el que los antiguos humanos se pasaron toda su existencia soñando. Y será nuestr0. Nos pertenece.”



“Por supuesto, será una dura batalla contra sus puertos espaciales, fuertemente blindados y provistos de armas de energía potenciadas.”



“Pero poco a poco, los grandes espacio-puertos de las orugas resultarán destruidos por nuestras aladas vimanas.”



“Evidentemente, a estas alturas la Mente orucchia se habrá percatado de nuestro ataque, pero su flota estará atrapada en la 'Trampa de Trab'. El 'eterno retorno' de corbetas en dicho sistema, provenientes de Caracol Ahumado, mantendrá ocupada a su flota por un tiempo.”



“Serán victorias fáciles para las orugas, pero irán retrasando una y otra vez su ya de por sí larga marcha hacia el norte.”



“Entretanto, nuestra flota bombardeará las diferentes secciones del mundo-anillo y posteriormente nuestros ejércitos podrán empezar a invadir los mundos orucchia.”



“Serán duras batallas las que tengan que librar Nuestra Legi0nes, ya que los poderosos enjambres defensores de orugas son realmente temibles. No combaten, devoran. Pero gracias a mi Guerra Justa contra las babosas, ahora contaremos con unos nuevos amigos para acompañar a los humanos en la primera línea del frente. Resultarán decisivos y, por ello, recompensados.”



“Por entonces, la flota orucchia se habrá librado por fin de su “cepo” y empezará a subir hacia el “norte”, hipersalto tras hipersalto. Una carrera de contrarreloj, mientras su capital es asaltada por nuestras fuerzas. Como todos sabéis, la ruta más rápida hacia el mundo-anillo pasa a través del 0jo de Di0s…”



La flota Kustodia que allí espera serán todo naves recién construidas, sin almirante alguno, pero apoyadas por la red de fortalezas y los puertos espaciales, podrán retener durante cierto tiempo a las orugas…”



“Pero eso que dices es una locura, Anael. ¡¿Cómo puedes plantearte dejar desprotegido el 0jo de Di0s, sabiendo que la crisálida enviará sus naves por aquí?!”. El Sacerd0te que había hablado era Zachariel, gobernador de Vertedero Venusiano.



“Zachariel, Zachariel, siempre el más lento…¡Siéntate y muestra Respet0 a tu líder, toda la galaxia nos está viendo!. Sabemos que el Camin0, a veces, exige Sacrifici0s. No tenemos corazón de ratón. ¿Eres tú un ratón? ¿Se te ha “pegado” de las fungoratas de V.V.? ¿No tienes Fe?. Pareces olvidar que somos los Kustodi0s del N0-Di0s. Los Elegid0s.”



“Además, nuestro ataque a su capital habrá alcanzado ya dos secciones del anillo, lo que irá mermando cada vez más su capacidad naval y su producción de energía y minerales. Progresivamente, esta ‘guerra de desgaste’ irá reduciendo la flota orucchia, tan avanzada y poderosa… pero a la vez tan dependiente de una producción grande de recursos y energía…sus grandes alas de cera serán derretidas por el S0l...”



“Mientras que la nuestra se hará cada vez más fuerte, al reducir los costes de mantenimiento de la misma”.



“Cuando por fin consigan dejar atrás el 0jo de Di0s, gran parte de las naves-enjambre habrán sido esquilmadas por las fortalezas o abandonadas y dejadas atrás por la falta de suministros para su mantenimiento. (((¡Von Manteuffe!)))”.




“En ese momento, ya no podrán presentar batalla contra nuestra flota, que continuará su progresiva e inexorable invasión del anillo”



“Será cuestión de tiempo hasta que se rindan y nos declaren vencedores, postrando sus sucias cabezas de lombriz ante Nosotr0s”.



Ahora, Anael se paseaba de un lado a otro del templo, mientras que sus soldados volvían a golpear sus Varas contra el suelo. Ya no hablaba, vociferaba cada vez más alto. Rugía. “Porque N0sotros, los Kustodi0s, somos los Elegid0s y toda la galaxia debe saberlo. Porque hemos derrotado a las Orucchias, el imperio que doblegó a la alianza Norte, el mayor poder militar del Anill0. Som0s los Nagas, los hijos de Loki en el Ragnarok, los Anunna,…¡somos Avatares del N0-Di0s, el Cread0r!…somos los Nefilim, los Annodoti, los אֱלהִים, y los Elohim, los Nommo y los Machinas de Hopi, los guerreros de oro alados de los Tairona...”

En ese momento, Anael cogió una Vara de uno de los soldados que tenía al lado. Encendió el cañón de plasma, formando una punta de flecha energética en uno de sus extremos.(((¡¡¡von Hagen!!!))). Luego continuó hablando, mientras se daba la vuelta de nuevo hacia los Miembr0s. “Somos los Kustodi0s, los Naomas, los Piguem-Noréq, los Enviad0s Chitauri, los wondjinas y sus extrañas máscaras. Somos Etern0s. ¡¡¡No somos ratones, jamás perderemos…”



“…la Fe en el N0-Di0s!!!”. En un gesto rápido, oculto entre las sombras del templo, Anael había lanzado con fuerza la Vara que sujetaban sus manos, clavándose limpiamente en el pecho de Zachariel, atravesando su c0raza y matándolo al instante. (((“mit meinem Schicksal kann ich nicht hadern”))).

“Aunque el N0-Di0s exige Sacrifici0s, también nos premiará por seguir su Camin0."



“Incluso los Inferi0res, que nacieron para servirnos a nosotros, se verán beneficiados de apoyarnos en nuestra Guerra Santa.”



“Y ahora, Yo, Anael El Elegid0, El Alulim, os invito a todos a un gran festín de orugas en nuestras dos nuevas colonias. Estos gusanos que se creen mariposas y que quisieron volar demasiado alto, pero cuyas alas se deshicieron poco a poco ante nuestro Brill0…”



“El Camin0 aún es larg0, Kustodi0s, tendremos que acabar conquistando todo el mundo-anillo...y más allá. Pero, de momento, ¡¡¡celebraremos!!!”



¡Alabad0 Sea Nuestro Señ0r!,¡Alabad0 Sea Nuestro Señ0r!”


…el extraño campo de fuerza sobre el templo se apagó….el espacio-tiempo se desenrolla de nuevo…ambas realidades se van acoplando poco a poco y acaban ajustándose en el mismo flujo, con la misma densidad…las holopantallas personales de la Kuria se reconectan a la Red y empiezan a mostrar miles de mensajes pendientes…

{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{&}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}



Anael caminaba en solitario tras abandonar el Templ0. Estaba agotado por el esfuerzo realizado en la Reuni0n. “Es lógico, ha durado casi tres años”, pensaba para sus adentros, con una sonrisa condescendiente. Todo había salido según lo planificado. La Kuria, el puebl0, la galaxia entera se había quedado extasiada con su plan y su puesta en escena única, paradójica, profética, presciente. Mesiánica. Una demostración de p0der y superi0ridad. A la vez que una manera elegante de saltarse la propia v0taci0n de la Kuria. Utilizar la tecnología del bucle en combinación con el ansible para crear aquella “burbuja temporal” había sido una idea brillante. Desde luego, le asqueaba toda esa parafernalia de la máscara y esa rimbombante pomposidad místico-mitológica humana. ¡Homínidos Herejes! Pero si algo le había enseñado todo el estudio realizado en Tierra Destruida, era que la religión constituye una potente herramienta para el control de la voluntad de las masas…y Anael sabía que sus ambiciosos planes, aún lejanos, requerirían de tener contenta y controlada a toda la población.



No obstante, la situación en el Anill0 parecía más revuelta que nunca y muchas cosas habían sucedido en este tiempo. Anael proyectó en su holopantalla un resumen de las noticias mientras caminaba hacia su Despach0, prestándole especial atención a la guerra que los Moij-Huxgano habían declarado a las plantoides panaxao. Por fin había saltado el conflicto entre los Trillizos del Sur.



El Reino del Medio cefalópodo estaba ganando la guerra y se podría convertir en un poderoso imperio rival de cara al futuro…



“Y luego estaban esos dos imperios dormidos, y las orucchias que pronto clamarían venganza, y la sucia alianza democrática del norte, y las continuas rebeliones de fungoratas…”. Anael sabía que se avecinaba una época mucho más agitada. Pero con el N0-Di0s de su lado, habiendo derrotado a un imperio mucho más fuerte, se sentía realmente “El Elegid0”. Mañana viajaría al mundo-anillo para celebrar la victoria y bautizar las nuevas colonias.

“La Madre del Hubur, la que modela todas las cosas,
Ha reunido armas inigualables,
ha dado a luz serpientes-monstruos
Con veneno en vez de sangre ha llenado sus cuerpos.
Dragones rugientes ha revestido de terror
Los ha coronado con halos, haciéndolos como dioses
De modo que quien los contemple deba perecer abyectamente
Y que, una vez erguidos sus cuerpos,
Nadie pueda hacer que se vuelvan sus pechos atrás.”
 

8igualdos0s

Forum's Muad'Dib
17 Badges
Feb 11, 2015
452
253
  • Crusader Kings II
  • Imperator: Rome
  • Stellaris: Humanoids Species Pack
  • Crusader Kings III
  • Stellaris: Lithoids
  • Stellaris: Ancient Relics
  • Imperator: Rome Sign Up
  • Stellaris: Megacorp
  • Stellaris: Distant Stars
  • Stellaris: Apocalypse
  • Stellaris - Path to Destruction bundle
  • Stellaris: Leviathans Story Pack
  • Stellaris: Digital Anniversary Edition
  • Stellaris
  • Victoria 2
  • Stellaris: Synthetic Dawn
  • Crusader Kings II: The Old Gods
Seguimos con la historia. Capítulo con cinco partes más o menos cortas, cada una de ella dedicada a un personaje de una raza distinta, que introducirá nuevos aspectos que van surgiendo en el imperio.

Capítulo 6. Vidas cruzadas

Parte I. Eloísa.




Eloísa Wu viajaba con su padre en aquella inmensa nave kustodia de transporte de esclavos desde hacía más de un año. Habían estado hacinados, en unas misérrimas condiciones de higiene y salubridad, junto con varios miles de humanos más como ellos. Apelotonados en uno de los innumerables almacenes de carga, en las grandes puertas lucía su número: N1-V3N. En la nave irían un total de, como mínimo, dos millones de humanos, según habían calculado ambos. Mismo modelo que el que utilizaban para transportar a las H0rdas Penitentes, su padre lo sabía muy bien. Reciente veterano “retirado” tras la guerra orucchia.



Aunque el viaje había sido duro, a Eloísa no le importaba. Incluso todo el tema de…bueno, de haber tenido que descubrir lo que significaba “menarquia” delante de, como mínimo, cien personas extrañas, en uno de esos cuchitriles infectos que llamamos “baño”, en la acepción más degradante del término que nadie hubiese podido imaginar. No le importaba, se sentía casi feliz. Teniendo en cuenta lo que realmente significaba para un humano ser feliz en esta vida, bajo la Dominaci0n kustodia.



Había sido un premio y un gran honor concedido a su padre, permitirle formar parte de este viaje pionero: la primera nave con civiles humanos viajando hacia un lejano “planeta”. La primera generación de seres humanos que echarían raíces fuera de La Catedral. Bueno, excluyendo a los humanos polymautropas, aunque nadie había confirmado todavía que ambos fuesen la misma especie. La gente decía que aquel imperio atravesaba una época muy mala, que incluso se habían visto obligados a abrirles las fronteras a los Kustodi0s.



Eloísa estaba convencida de que había sido una nueva oportunidad para toda la familia, aunque luego se hubiesen llevado a su madre a los Tanques justo antes de subir a la nave. A cientos de mujeres más. Fue una encerrona. Y ella misma se había librado de ser sacrificada allí mismo porque su padre aún llevaba el uniforme puesto y los Kustodi0s estaban de celebraci0nes por la victoria. Su pequeño defecto genético la convertía en “indeseable” para el Programa de Cría Kustodi0… y había superpoblación de humanos en La Catedral. Aunque las había escondido bien dentro de su cuerpo, las gafas que le había traído su padre del mercado negro la habían delatado. Y, a la vez, salvado.

Eran el mejor regalo de su vida. Habían costado el sueldo de su padre de todo un año en el ejército. A Eloísa le encantaba leer todo lo que caía en sus manos, aunque era algo que estaba prohibido para los humanos y estaba penado con la muerte. Sin embargo, había conseguido "colar" en la nave trozos de una leyenda antigua que le había traído su padre y que le había encantado. Los protagonistas también viajaban a un inmenso mundo anillo…




Se había quedado extasiada al ver la gran mega-estructura por primera vez a través de aquel “ventanucho” de una bodega, brillando en su inmensidad mientras rotaba alrededor de la estrella cada 75 días, cuando por fin habían “saltado” al sistema Coraz0n de Di0s. Eloísa sabía que esa rotación era la que generaba la gravedad en los segmentos. No importa que su padre ya le hubiese hablado de sus enormes dimensiones antes del viaje. Habían calculado que solo los muros de contención laterales tendrían una altitud mínima de 1.800 km. La anchura total de más de millón y medio de kilómetros, formada de aquel extraño y resistente metaloide desconocido, que su padre le había contado que se llamaba 5cr17ch. El mineral alienígena poseía una resistencia mecánica del mismo orden que las fuerzas de cohesión del núcleo atómico.
Hace dos días también había podido ver con más claridad una gran estación de defensa espacial, similar a las que habían defendido el Oj0 de Di0s durante la guerra orucchia. O eso decía la Pr0paganda. Su padre le había dicho que la mitad del mundo-anillo seguiría perteneciendo a la mente-colmena y que era una bravuconada de los Kustodi0s. Una demostración de fuerza.



Él insiste en decir que es una megaestructura inestable, que acabaría colapsando. Daban igual todos los argumentos que Eloísa arguyese, incluido el posible uso de propulsores iónicos que desplazasen toda la macroestructura, evitando así posibles deviaciones de la “órbita”. Todos sus cálculos perdían validez cuando él decía que no estaba contando toda la masa de orugas que estaban siendo exterminadas sistemáticamente en el anillo y el desequilibrio que provocaría. O que no contaba con posibles ataques cuando volviese a estallar el conflicto entre ambos tras el fin de la tregua.
A ella, la visión del enorme anillo la había llenado de ilusión, aunque echase de menos a su madre….bueno, en realidad también echaba de menos a su padre. Últimamente se pasaba todo el día enchufado al Contact0r. Esto era debido al síndrome de abstinencia que provoca quitarse el 0jo que llevan las Hordas de soldados humanos. Bueno, en realidad esa no era la peor de las secuelas que le había dejado el ejército. Eloísa había tenido que llegar a pelearse varias veces en las colas de racionamient0, pero siempre conseguía llevarle algo de comer y beber para su inválido padre. Incluso se había fabricado un cuchillo, afilando contra el suelo la pata de una silla. Eloísa era una luchadora.

Ya se imaginaba su vida en el anillo…aunque fuese un trabajo duro, sería un lugar mucho más espacioso que La Catedral. Habría menos Kustodi0s. Y las orugas asesinas en un par de años desaparecerían para siempre. Quizás incluso podría conseguir un trabajo en un laboratorio o en una planta de energía, ante la falta de Kustodi0s que realizasen esa tarea. Algo más acorde a sus cualidades intelectuales que el trabajo en las minas.




-¿Verdad, papá?
- Uuuuuuuuuuuuhhh. …..nooooo….
- ¿Sabes una cosa? Creo que hemos calculado mal su circunferencia…
- ….noooooo….
- La del anillo, papá. ¿cuál circunferencia va a ser?
- ……uhhhh…..
- No, eso es poco, papá. Yo creo que sería del orden de diez elevado a…


En ese momento, sin previo aviso, una marea de gente apareció corriendo desde el fondo de almacén y los aplastó contra el suelo, pisándoles y golpeándoles. Habían aterrizado ya en el puerto espacial del mundo-anillo, pero ni se habían enterado. La gente se había vuelto totalmente loca por salir de allí. Eloísa había perdido sus gafas y se arrastraba ahora por el suelo, tanteando con las manos. Las encontró pisoteadas, inutilizables. La pierna izquierda le ardía de dolor. Busco desesperadamente y finalmente consiguió encontrar a su padre entre una montaña de heridos que yacían en el suelo. Le zarandeó y le gritó, comprobando con horror que ya estaba muerto. Intentó varias veces sacarlo sin éxito de debajo del montón de cuerpos. Después se quedó allí tirada en el suelo durante horas, quizás un día entero…gritando y llorando de rabia, tristeza e impotencia…
Después se armó de valor, se levantó y se acercó a una de las paredes laterales de la nave. Grabó con su cuchillo la palabra “LUCHA” en la pared de la nave y luego se arrastró hacia dónde creía que se encontraría la salida. Superaría esto sola, incluso sin poder ver bien. Pero unos metros más allá, se chocó de bruces con un grupo de soldados Kustodi0s. Uno de ellos portaba una gran bandera con una corona -aunque Eloísa no podía verla sin sus gafas desde esa distancia- que guardó inmediatamente al verla a ella. Eloísa comprobó que su libro siguiese bien oculto y . En ese momento, el Kustodi0 le disparó con una pistola-láser. La ráfaga atravesó su cráneo, friéndole el cerebro en una décima de segundo. Cayó al suelo, ya sin vida, mientras una de las hojas del libro salía volando, daba dos giros en el aire, y finalmente caía en el charco de sesos y sangre que ya se había formado.



-¿Pero… por qué has matado a esa sucia humana, Numiel?.
- Había visto la bandera. Llevaba incluso un libro, seguramente sería una espía y nos podría haber escuchado. Sabeis que esto es secret0 de estad0 de momento, Rizoel en persona me insistió en ello. Ya os he dicho lo importante que es.




Y ahora bajad de mi nave y cumplid con vuestra misión de fomentar el culto “anaeliano” al emperador en el mundo anillo. Yo tengo que llevar hacia el norte el resto del cargamento de fungoratas, ya voy con retraso…

 
Last edited: