• Crusader Kings III Available Now!

    The realm rejoices as Paradox Interactive announces the launch of Crusader Kings III, the latest entry in the publisher’s grand strategy role-playing game franchise. Advisors may now jockey for positions of influence and adversaries should save their schemes for another day, because on this day Crusader Kings III can be purchased on Steam, the Paradox Store, and other major online retailers.


    Real Strategy Requires Cunning

Kairn

Sergeant
24 Badges
Jan 2, 2012
90
0
  • Crusader Kings II: Legacy of Rome
  • Crusader Kings II: The Old Gods
  • Crusader Kings II: Rajas of India
  • Crusader Kings II: The Republic
  • Crusader Kings II: Sons of Abraham
  • Crusader Kings II: Sunset Invasion
  • Crusader Kings II: Sword of Islam
  • Crusader Kings II
  • Shadowrun Returns
  • Stellaris
  • Crusader Kings II: Conclave
  • Crusader Kings II: Horse Lords
  • Crusader Kings II: Way of Life
  • Victoria 2
  • Crusader Kings II: Reapers Due
  • Crusader Kings II: Monks and Mystics
  • Crusader Kings II: Jade Dragon
  • Crusader Kings II: Holy Fury
  • Hearts of Iron III Collection
  • Semper Fi
  • Hearts of Iron III: Their Finest Hour
  • Hearts of Iron III
  • For the Motherland
  • Crusader Kings II: Charlemagne
02/09/2214
Puente de mando del Comandante, ISS Irsk Totollan, sistema Norberg


Todas las reuniones importantes de la expedición tienen lugar en los cambios de turno, para que ambos equipos puedan participar de las mismas. En esta ocasión la reunión tiene lugar en el puente de mando sobre la sala de navegación, desde donde el Comandante Juxser da sus órdenes al resto de la tripulación. Su autoridad es incontestable, salvo por una pequeña gran excepción: todos los aspectos científicos y el personal investigador de la nave es competencia de Vikal Vun. Y se da la circunstancia de que la Irsk Totollan es una nave científica de expedición espacial, por lo que en caso de diferentes pareceres es probable que exista un conflicto entre ambos líderes. Eso es lo que ocurrió hace un par de meses.


Uno de los principales cometidos del Comandante de una nave civil es asegurarse la integridad y la seguridad de la tripulación a bordo. En los años que lleva comandando la Irsk Totollan, Juxser no se ha encontrado con dificultades que hayan puesto en jaque esta responsabilidad suya. Pero con la aparición de los Beta Aliens en el sistema Norberg su deber de velar por la seguridad de la nave se puso en riesgo. La discusión entre él y Vikal se alargó durante días y fue bastante amarga: ella defendía abiertamente la necesidad de entrar en Norberg y conocer exactamente sobre los Beta Aliens, y él se oponía frontalmente a entrar en el mismo sistema que unos objetos espaciales en formación desconocidos sin un mínimo de seguridad (ya que la nave científica no lleva armamento alguno). La disputa trascendió a la Irsk Totollan y la misma Coordinadora Vimas se pronunció al respecto.

Para la Coalición Sutharian conocer a otras criaturas y potenciales amenazas a nuestra sociedad es vital para nuestra supervivencia. La ISS Irsk Totollan viajará a Norberg y bajo la dirección de la Dra. Vikal Vun recopilará toda la información sobre los Beta Aliens para nuestra División de Ciencias Sociales. Si en algún momento el Comandante Juxser Retf detecta un riesgo inminente y/o actitudes hostiles de los Beta Aliens, tomará el mando absoluto de la expedición para emprender la huida y puesta a salvo de la nave y sus tripulantes, tomando todas las medidas que considere necesarias. La seguridad de los Sutharianos es la prioridad en todo momento.

Esto supuso un jarro de agua fría para el Comandante, aunque ante la aparición de un escenario hostil legitimaba su autoridad para tomar el mando. Tal y como se presentaba la situación, Juxser se dedicó a refinar los protocolos de defensa y huída, y en aleccionar a toda la tripulación sobre las acciones a realizar una vez que entraran en el sistema Norberg y se declarara la situación hostil. El Comandante estaba totalmente seguro de que llegarían a este punto.

Por eso, durante la presente reunión el Comandante se muestra serio y seco. Tras seis semanas sondeando el sistema Norberg y llegando a estar a distancias tan cercanas de los Beta Aliens que rompían todo perímetro de seguridad básico, el Comandante admite que los Beta Aliens no suponen una amenaza inminente ni muestran una actitud hostil hacia la Irsk Totollan. En la práctica, Juxser declara que rebaja el nivel de alerta máxima a alerta significativa, lo cual es bien recibido por todos los presentes: la Jefa Vikal Vun, los investigadores Mirkhet y Yopkur, los ingenieros jefe Winto y Rtopk, la Capitana Sokrut y la administrativa Resshen. Esta rebaja de la amenaza implica que los protocolos de acceso, comunicación y movimiento por la nave se suavizan un poco, liberando de algunas incomodidades a sus tripulantes.

Tras la reunión Mirkhet y Yopkur se dirigen a la sala de control de datos a dar la buena noticia a sus asistentes. Al llegar Forxaz y Thudaj están en sus puestos revisando las lecturas del planeta Norberg II, el cual ha empezado a sondear el equipo de Yopkur unas horas antes. Los dos asistentes de Yopkur se encuentran sentados en la mesa de reuniones tras haber comido antes de irse a dormir. Los cuatro están esperando la llegada de los dos investigadores jefe para saber si hay novedades. Al ser informados de la rebaja de la amenaza, todos se alegran; no tanto por la laxitud del protocolo, sino por la constatación de que no se encuentran en peligro aparente ante los inmensos Beta Aliens. Instintivamente, todos se quedan mirándolos a través del gran ventanal de la sala de control.


La vista es impresionante. Tres enormes naves (o criaturas, no lo terminan de tener claro), mayores que la misma Irsk Totollan, parecen dejarse mecer sincronizadamente por el espacio. El aspecto de medusas que tienen (un cuerpo o boca tras del cual parten más de diez tentáculos) refuerzan la idea de estar flotando. Es un gran alivio que no sean hostiles, pues da la sensación de que una sola de esas criaturas sería capaz de destrozar la nave solo con apresarla con sus largos apéndices. No han recibido ni una señal de comunicación por su parte ni reacción a su presencia: es como si ni siquiera vieran que los Sutharianos están por allí.

¿Habéis sacado imágenes desde este ángulo? -pregunta Mirkhet tras un rato de silencio. La bióloga Rald Wek de la División de Ciencias Sociales había pedido, entre otros muchos datos, imagen de todas las perspectivas posibles de los Beta Aliens. La Irsk Totollan no había rodeado a los alienígenas hasta ahora, por lo que esta perspectiva es inédita para los presentes.

¡Claro! Están en el repositorio de imágenes recientes -asegura Yopkur. Revísalas, selecciona las que consideres más adecuadas y mándalas junto a las demás a Bebak. Van a alucinar con ellas -aventura el ingeniero jefe.

Si ya alucinan con la humanoide, verás cuando vean a estas bestialidades de criaturas -añade Kojlyt, uno de los asistentes de Yopkur mientras apura el agua de un pequeño recipiente que porta. Si han creado un laboratorio espacial para que ella vuelque sus conocimientos, ¿qué tendremos que construir para estos mazacotes? ¿Un acuario del tamaño de un océano? -se pregunta entre risas.

No creo que muestren estas imágenes a la población. A mi me daría algo de miedo saber que estas cosas están dando vueltas por el cielo sin saber que son inofensivas -comenta Thudaj sin apartar la vista de su pantalla.

Pero ya se ha filtrado la noticia, la gente está como loca con los alienígenas. Primero la humanoide, que se hace llamar Monnobaki. Y ahora los Beta Aliens. Al parecer todo el mundo quiere conocerlos y ver sus imágenes -dice desde su puesto Forxaz.


La gente debería pensarse mejor abrir las puertas de par en par a una alienígena -dice Mirkhet para sí mismo, pero a un volumen suficiente como para que todos en la sala lo escuchen.

Pues la orden de ubicarla en un laboratorio espacial ha venido de la misma Coordinadora, así que tenemos que acatar la decisión -señala Yopkur sin vacilar.

Claro que la acato, pero no me gusta nada. No sabemos sus intenciones. ¿Y si una vez dentro del laboratorio se dedica a robarnos información y a transmitirla a su especie? ¿Qué sabemos de ellos? ¿Dónde están sus planetas? -pregunta en voz alta contrariado.

Sus comentarios atraen las miradas preocupadas de algunos asistentes, pero Yopkur no da tregua en su argumentación: Puedes tener tus dudas, Mirkhet, pero yo no juzgaría tan a la ligera las decisiones de la Coordinadora Vimas. Creo que sería mejor centrarse en revisar las imágenes recogidas y enviar cuanto antes a la División lo que tenemos -responde en tono serio. Acto seguido se dirige a sus dos asistentes y les espeta: Y nosotros debemos marchar ya. Vámonos.

Los tres miembros del otro equipo se giran y marchan en silencio, mientras Mirkhet tuerce el gesto molesto por la leve reprimenda y se sienta en su puesto, abriendo el repositorio de imágenes para seleccionar algunas y mandarlas de inmediato a Bebak.

 

Kairn

Sergeant
24 Badges
Jan 2, 2012
90
0
  • Crusader Kings II: Legacy of Rome
  • Crusader Kings II: The Old Gods
  • Crusader Kings II: Rajas of India
  • Crusader Kings II: The Republic
  • Crusader Kings II: Sons of Abraham
  • Crusader Kings II: Sunset Invasion
  • Crusader Kings II: Sword of Islam
  • Crusader Kings II
  • Shadowrun Returns
  • Stellaris
  • Crusader Kings II: Conclave
  • Crusader Kings II: Horse Lords
  • Crusader Kings II: Way of Life
  • Victoria 2
  • Crusader Kings II: Reapers Due
  • Crusader Kings II: Monks and Mystics
  • Crusader Kings II: Jade Dragon
  • Crusader Kings II: Holy Fury
  • Hearts of Iron III Collection
  • Semper Fi
  • Hearts of Iron III: Their Finest Hour
  • Hearts of Iron III
  • For the Motherland
  • Crusader Kings II: Charlemagne
11/07/2215
Camarote privado de Mirkhet, ISS Irsk Totollan, sistema Runa


Tumbado sobre el cómodo colchon, Mirkhet devora con avidez a través de su tablet electrónica todos los contenidos relacionados con la reciente llegada de los colonos Sutharianos a Girtab III: las imágenes de la nave colonial descendiendo, las crónicas de los enviados al nuevo mundo, las declaraciones de la Gobernadora Tupra Nik, etc...


La Gobernadora afirma que el nuevo mundo será bautizado como Girtab Primus, un nombre que a Mirkhet se le asemeja glorioso. Girtab Primus, cuyo entorno y biodiversidad es muy similar a la de Bebak, es el primer gran paso para los Sutharianos en su expansión galáctica. La administración del nuevo mundo será competencia de la misma Tupra, que asegura que aún hará falta varios años para explorar el planeta y construir la suficiente infraestructura para poder empezar a dar cabida a nuevos Sutharianos allí.

El investigador no cabe en sí mismo de gozo. Orgulloso de su especie, Mirkhet celebra esta expansión interplanetaria como la primera de muchas, que establecerá el dominio de los Sutharianos en la galaxia. Bien es cierto que existen otras criaturas en el espacio, claramente inferiores a los Sutharianos, como los Maggar o los Tiyanki. Esas inmesas criaturas de aspecto amenazador que encontraron en el sistema Norberg no son más que un rebaño estelar, unas criaturas sin inteligencia sin más importancia que la de estudiar su curiosa forma de vida. La administrativa Resshen partió hace varios meses en una de las cápsulas hacia Bebak llevando muestras de los Tiyanki recogidas de los alrededores de su lento deambular, para gozo de toda la División de Ciencias Sociales.


Por eso, por la incontestable supremacía de los Sutharianos en la galaxia, es por lo que Mirkhet se encuentra tan molesto con la aceptación que ha recibido la humanoide rescatada, Monnobaki. Merkhit maldice el día que la encontraron, pues fue una casualidad que la Jal Nigan detectara esas lecturas de energía entre esos restos accidentados de aquel asteroide. Desde entonces, todo el mundo parece adorar a esa intrusa, creyendo que no guarda ningún secreto. Sin siquiera sopesar que pueda ser la antesala de una avanzadilla hostil de su maldita especie.

El investigador rememora con enfado la trayectoria de Monnobaki desde que fue encontrada. Durante meses viajó en una cápsula de la Jal Nigan camino a Bebak, durante la cual aprendió rápidamente a comunicarse con los Sutharianos y les regaló los oídos con cuentos sobre tecnologías más avanzadas, y las Divisiones picaron el anzuelo. En Thegoria se las prometieron felices, construyendo un laboratorio orbital en Bebak para incorporarla a los equipos científicos. El colmo ha sido cuando la han puesto al frente de la investigación de la brecha espacial de Corinth. ¿Cómo se les ha ocurrido semejante idea? -lamenta en voz alta el investigador. ¿Quién sabe si es su especie la que está al otro lado de la brecha, y ahora están conspirando para atraversarla y atacarnos desde dentro?


El enfado va en aumento dentro del investigador, algo que cada vez le pasa más a menudo cuando reflexiona sobre este asunto. Pero no puede hacer nada por evitarlo, como decía Yopkur: la humanoide tiene el favor de la Coordinadora Vimas. Así que para evitar darle más vueltas y poder descansar, procura pensar en otra cosa. Se le viene a la cabeza el inmenso cráter que están analizando en el mundo fundido que están orbitando, Runa IIc, pero eso no le da paz. Finalmente se decide por leer más sobre la legendaria historia de la Coalición y cómo superó en estos siglos atrás todas las dificultades y retos que se presentaron para llegar al admirable presente. Soñando con mantener bien alto el nombre y la supremacia Suthariana en la galaxia, Mirkhet se sumerge en la lectura para evadirse de sus preocupaciones.

 

Kairn

Sergeant
24 Badges
Jan 2, 2012
90
0
  • Crusader Kings II: Legacy of Rome
  • Crusader Kings II: The Old Gods
  • Crusader Kings II: Rajas of India
  • Crusader Kings II: The Republic
  • Crusader Kings II: Sons of Abraham
  • Crusader Kings II: Sunset Invasion
  • Crusader Kings II: Sword of Islam
  • Crusader Kings II
  • Shadowrun Returns
  • Stellaris
  • Crusader Kings II: Conclave
  • Crusader Kings II: Horse Lords
  • Crusader Kings II: Way of Life
  • Victoria 2
  • Crusader Kings II: Reapers Due
  • Crusader Kings II: Monks and Mystics
  • Crusader Kings II: Jade Dragon
  • Crusader Kings II: Holy Fury
  • Hearts of Iron III Collection
  • Semper Fi
  • Hearts of Iron III: Their Finest Hour
  • Hearts of Iron III
  • For the Motherland
  • Crusader Kings II: Charlemagne
17/06/2216
Sala de descanso, ISS Irsk Totollan, sistema Runa


La gran pantalla que preside la sala de descanso muestra diversas imágenes de un planeta desde su órbita. Incluso en la distancia puede apreciarse el verdor y la exuberante vegetación que muestra, mucha más frondosa y colorida que la de Bebak. En las imágenes de alta resolución que muestran áreas del planeta se aprecian abundantes lagos, ríos y superficies terrestres paradisiacas ideales para una hipotética colonización.


Unos diez miembros de la tripulación de diversos oficios observan expectantes las imágenes que Mirkhet está enviando desde su dispositivo móvil a la pantalla. Son imágenes recogidas por la Jal Voifun en un lejano sistema, donde han encontrado un planeta de estas increíbles características. Estas imágenes no se han hecho públicas, pero la red de investigadores tiene acceso a ellas y Mirkhet no ha tenido problemas en enseñarselas al resto de los Sutharianos de la sala.

Lo han llamado Azha III y es, con diferencia, el planeta descubierto con mejores condiciones para ser habitado -asegura con suficiencia el investigador.

Entonces la nave colonial que se está construyendo desde hace meses irá para Azha, supongo -comenta el cocinero Nohek con un cigarro entre los labios.

Lo dudo, Nohek -indica el ingeniero Winto. El sistema Foldora está mucho más cerca a Babakka. Lo lógico es empezar por Foldora II y luego expandirse más allá.

Con voz gastada, uno de los pilotos del equipo de Winto pregunta señalando a la pantalla: ¿Tan lejos está el paraíso este?

El ingeniero le responde: Fíjate si está lejos que si quieres viajar de Babakka a Foldora tienes que coger tres hipervías. Y si quieres viajar de Babakka a Azha tienes que coger siete hipervías pasando por Foldora. ¡Está más allá de Corinth! -exclama, provocando el bufido de varios presentes.

Por eso lo de los virreyes coloniales anunciado por la Coordinadora, para poder gobernar colonias muy lejanas -asegura Thudaj desde su asiento con los brazos cruzados.

Supongo -responde Winto, sin mucha seguridad pero dando la razón al asistente. Es complicado gobernar un sistema solar que está a millones y millones de kilómetros de distancia.


Todos se quedan pensativos unos segundos mientras miran la pantalla, hasta que el obrero de voz gastada vuelve a preguntar: Oye, y en Corinth, ¿no era donde estaba la brecha esa rara? ¿Se sabe algo más sobre ella?

Mirkhet resopla pero no dice nada. En su lugar es Forxaz quien responde: Pues ahí sigue abierta en Corinth. Cada cierto tiempo expulsa por la brecha rocas o asterorides de los cuales se pueden aprovechar muchos minerales. Tenemos una sonda allí que la vigila pero no hemos descubierto nada más.

No HA descubierto nada más… -puntualiza con acidez Mirkhet, pero no revela nada más. Algunos de los presentes saben a quién se refiere, pero otros se encogen de hombros esperando captar algún detalle que les de una pista más.


En ese momento el intercomunicador personal de Mirkhet emite un leve sonido agradable y una pequeña luz comienza a parpadear en él. El investigador lo observa y pulsa la pantalla táctil. La voz del investigador Yopkur suena a través del pequeño dispositivo. ¿Mirkhet, estás ya dormido? Estoy en el depósito, que acaban de procesarse los resultados del análisis de la cápsula del reptil. ¿Quieres verlos?

La información hace cruzarse las miradas entre el investigador y sus asistentes. Sí, Yopkur, vamos para allá -informa.

Los tres se levantan de la mesa camino a la salida de la sala. Winto, que lo ha escuchado todo, también se anima: Voy con vosotros. Los cuatro caminan a paso rápido fuera de la estancia, dejando al resto de la tripulación delante de la pantalla que sigue pasando las imágenes de Azha III.

El recorrido les lleva varios minutos bajando niveles y cruzando largos pasillos hasta llegar a la zona de depósitos de la Irsk Totollan. Estos almacenes compartimentados y de diferentes tamaños son capaces de guardar prácticamente cualquier material: grandes o diminutos, sellados o a una temperatura concreta. En este caso se encuentran en una estancia a baja temperatura iluminada por un foco amarillento que deja en penumbras las esquinas del lugar. En el centro iluminado se encuentra asegurada una extraña cápsula salvavidas individual con diversas manchas de quemaduras. Junto a ella se encuentra Yopkur, que examina de cerca los detalles de la estructura. Al escucharlos llegar, se incorpora y los saluda con unos papeles en la mano.

¿Qué sabemos del lagarto enamorado, Yopkur? -pregunta Mirkhet haciendo referencia al mote con el que conocen en la nave a la momia reptiliana encontrada un par de semanas antes.

Pues que podría ser nuestro tatarabuelo. Los escáneres muestran que puede tener más de cinco milenios -los demás abren los ojos ante los resultados preliminares anunciados por Yopkur.


Pues quizás tenga relación con la gran batalla de Eriga. Estamos solo a un par de sistemas planetarios -sugiere el asistente Thudaj.

No es descartable, para nada. Pero las conclusiones definitivas no las tomaremos nosotros, sino que lo harán en Bebak -afirma el investigador.

¿Cuándo lo mandaremos para Babakka? Esto no podemos enviarlo en una cápsula teledirigida, debe ir alguien de la tripulación -pregunta Mirkhet.

El otro investigador se queda mirando a Winto esperando que él responda. Cuando el ingeniero jefe, que estaba observando con curiosidad el interior de la cápsula, se da cuenta de que le inquieren, responde: Pues seguramente podremos prescindir de uno de los pilotos mecánicos para que la lleve hasta Bebak. Aún nos quedan unas cuantas semanas aquí en Runa. ¿Qué os parece enviarlo antes de alejarnos al siguiente sistema? -pregunta.

Yopkur se encoge de hombros y responde: A no ser que Vikal diga lo contrario, no hay ninguna prisa por entregar al lagarto a la División de Ciencias Sociales. Ha aguardado cinco mil años ahí fuera; por un par de semanas no creo que se revuelva en su sarcófago -bromea, provocando las risas de los demás.
 
Last edited:

Kairn

Sergeant
24 Badges
Jan 2, 2012
90
0
  • Crusader Kings II: Legacy of Rome
  • Crusader Kings II: The Old Gods
  • Crusader Kings II: Rajas of India
  • Crusader Kings II: The Republic
  • Crusader Kings II: Sons of Abraham
  • Crusader Kings II: Sunset Invasion
  • Crusader Kings II: Sword of Islam
  • Crusader Kings II
  • Shadowrun Returns
  • Stellaris
  • Crusader Kings II: Conclave
  • Crusader Kings II: Horse Lords
  • Crusader Kings II: Way of Life
  • Victoria 2
  • Crusader Kings II: Reapers Due
  • Crusader Kings II: Monks and Mystics
  • Crusader Kings II: Jade Dragon
  • Crusader Kings II: Holy Fury
  • Hearts of Iron III Collection
  • Semper Fi
  • Hearts of Iron III: Their Finest Hour
  • Hearts of Iron III
  • For the Motherland
  • Crusader Kings II: Charlemagne
01/05/2217
Centro de control de datos, ISS Irsk Totollan, sistema Yval


Hace unas pocas horas que la Irsk Totollan ha abandonado la órbita del gigante gaseoso Yval IV sin haber encontrado nada reseñable, después de tres semanas de sondeo. La expedición se encamina hacia la gran estrella Yval A, una de las dos presentes en este sistema, a la que se espera llegarán en unos 20 días. Por eso el ritmo de trabajo en el centro de control de datos es bajo. Pero no por ello los tres Sutharianos presentes se encuentran ociosos, sino muy atentos a la pantalla holográfica que tienen desplegada ante sí.


Aunque en el oscuro espacio los conceptos de día y noche pierden sentido, estar sintonizando con el canal oficial televisivo de la Coalición esperando en prime-time un mensaje institucional les embarga de la familiar y lejana sensación de estar en casa delante de la televisión tras cenar. A pesar de las reticencias de Thudaj, Forxaz ha conseguido captar la señal de Bebak en lugar de visualizar las emisiones limitadas que las expediciones espaciales reciben. Los tres observan los comerciales previos al mensaje de la Coordinadora Vimas con algo de inquietud. Nada les hace pensar que pueda haber alguna sorpresiva novedad, pero hace tanto tiempo que ninguno de los tres se sientan delante de una emisión convencional de Bebak que se sienten extraños.

De repente, la emisión convencional da paso a una entradilla institucional, señal del inicio del mensaje de la Coordinadora. Tras unos largos segundos, Vimas aparece en pantalla, vestida con una elegante túnica que realza su imagen de noble y digna líder de todos los Sutharianos. Con tranquilas pero grandilocuentes palabras saluda a la ciudadanía orgullosa de ser y hacer crecer a la Coalición, cada cual en su sitio de la sociedad. Los tres se sienten aludidos y reconfortados por las palabras de la Coordinadora, pues ellos forman parte del pequeño y privilegiado grupo de Sutharianos que explora la vasta galaxia para el bien de la Coalición.



Vimas comienza su relato con ritmo pausado, casi paladeando las palabras y haciendo largas pausas. Comienza hablando sobre los importantes avances en investigación de la Coalición, que les ha permitido ampliar sus fronteras desde hace casi 20 años por los distintos sistemas planetarios. Esta exploración abre nuevos campos de investigación hasta ahora desconocidos. En pantalla aparecen algunas de las imágenes de los gigantes Tiyanki que la Irsk Totollan captó y envió a Bebak, sorprendiendo a los investigadores del centro de control de datos. La Coordinadora expone como ejemplo de nuevas investigaciones el peculiar proceso biológico observado en los Tiyanki para extraer gases comunes de los planetas, y que esperan que sirva para desarrollar componentes de naves espaciales que puedan extraer energía de otras fuentes.

¡Eso es gracias a nuestro trabajo! -se congratula Thudaj en voz alta, arrancando la aprobación de sus acompañantes.


La Coordinadora sigue hilando sus argumentos. Afirma que en el desconocido universo hay misterios que aún se escapan a la comprensión de la Coalición. Fenómenos naturales cuya complejidad requiere no solo de investigación sino de años para poder llegar a desentrañar tales retos, aunque la Coalición no cejará en ningún momento de abordarlos. A los tres Sutharianos se les viene a la cabeza la misteriosa brecha de Corinth, que hace algo más de ocho meses se cerró de repente sin aviso previo y desapareció.


Y para abordar tales retos, Vimas asegura que cuenta con los mejores individuos y los más capacitados para hacer crecer la Coalición, ya sean Sutharianos o no. La referencia hace refunfuñar a Mirkhet, pues es una clara alusión a la humanoide Monnobaki que sigue dirigiendo la División de Ciencias Físicas. Sus asistentes le miran de reojo, pero no dicen nada conociendo sus opiniones negativas al respecto.

La Coordinadora sigue relatando en pantalla que el espacio está lleno de indicios de otras formas de vida, presentes y pasadas. Remarca que la Coalición se va a servir de ambos hallazgos para crecer y prosperar, estudiando tanto las formas de vida existentes como las que dejaron su legado para los Sutharianos.

Al escucharla a Mirkhet se le viene a la cabeza un pequeño satélite con un mensaje de audio repetitivo encontrado hace algo menos de un año en un lejano sistema. Pertenecía a una extinta especie similar a lombrices, los Vultaum, el cual ha sido estudiado para desentrañar su significado. Tras investigarlo, la actitud dominante y propagandística mostrada sobre otras especies animando a “desconectar” y “abrazar la verdadera existencia” es algo que enfada al Suthariano. El investigador cada vez se muestra más hostil y contrario al trato con otras civilizaciones de la galaxia.


Por último, la Coordinadora alude como el mayor logro de la historia de la Coalición el lograr la expansión galáctica de los Sutharianos. Imágenes del planeta Girtab Primus salen en la pantalla, mostrando el trabajo de los colonos en su esfuerzo por establecer un gran núcleo poblacional seguro y preparado para recibir a más Sutharianos en unos pocos años. Pero también se muestran imágenes de la segunda nave colonial partiendo de Bebak hacia el planeta Foldora II. Vimas informa que en los próximos meses contarán con hasta dos estaciones de investigación cerca de Foldora II. Con tono seguro y orgulloso la Coordinadora asegura que la conquista de la galaxia es inevitable. Según ella, con un liderazgo fuerte y decidido la Coalición no conocerá límites en su expansión.


Los tres Sutharianos escuchan con alborozo el mensaje de éxito y prosperidad enviado por la Coordinadora a su pueblo. Cuando finaliza, apagan la pantalla holográfica y se miran las caras en silencio, orgullosos de los logros de su especie. El primero en romper el silencio es Thudaj.

Ya lo habéis escuchado, la Coalición no conocerá límites -dice triunfal el asistente.

Hasta que se encuentre los planetas de otras especies -replica con desagrado Mirkhet.

La Coordinadora sabrá mantenerlos a raya, eso ni lo dudes -responde con seguridad Thudaj, que a continuación mira a su compañera Forxaz buscando la aprobación a su comentario. En su lugar, la mujer se haya pensativa, ajena a la conversación. Thudaj le hace un gesto con la mano llamando su atención, y finalmente la asistente expresa sus inquietudes.

¿Os habéis dado cuenta de que ha hecho un mensaje institucional sin dar ninguna noticia en especial? -se pregunta mirando a sus compañeros. La nave colonial partió hace semanas, y todo lo demás que ha dicho son cosas de hace meses…

Los otros dos se encojen de hombros. Es verdad lo que afirma la mujer, pero ninguno le da mayor importancia. Ella prosigue sus cavilaciones: Es como si quisiera convencernos de que todo está funcionando muy bien en la Coalición.

Pues no tiene por qué -añade Thudaj. Nos guste o no, la Coordinadora manda y nosotros obedeceremos sus órdenes.

Tras unos segundos en silencio tras tal apreciación, Mirkhet añade algo con tono enigmático: O no… Los otros dos le miran intrigados, casi alarmados por el comentario con tintes rebeldes. Mirkhet se da cuenta de ello y, sonriendo, añade: Si las cuentas no me fallan, en dos años y medio habrán pasado ya dos décadas. Y habrá elecciones para escoger Coordinador de la Coalición.

Thudaj suelta una carcajada corta, como si lo que hubiera dicho el investigador fuera un chiste. Pero cae en la cuenta de que ninguno de los otros dos se ríe, y termina preguntando escéptico: ¿Eso es verdad? ¿Vamos a decidir quién manda en la Coalición?

 
Last edited:

Kairn

Sergeant
24 Badges
Jan 2, 2012
90
0
  • Crusader Kings II: Legacy of Rome
  • Crusader Kings II: The Old Gods
  • Crusader Kings II: Rajas of India
  • Crusader Kings II: The Republic
  • Crusader Kings II: Sons of Abraham
  • Crusader Kings II: Sunset Invasion
  • Crusader Kings II: Sword of Islam
  • Crusader Kings II
  • Shadowrun Returns
  • Stellaris
  • Crusader Kings II: Conclave
  • Crusader Kings II: Horse Lords
  • Crusader Kings II: Way of Life
  • Victoria 2
  • Crusader Kings II: Reapers Due
  • Crusader Kings II: Monks and Mystics
  • Crusader Kings II: Jade Dragon
  • Crusader Kings II: Holy Fury
  • Hearts of Iron III Collection
  • Semper Fi
  • Hearts of Iron III: Their Finest Hour
  • Hearts of Iron III
  • For the Motherland
  • Crusader Kings II: Charlemagne
20/05/2218
Centro de control de datos, ISS Irsk Totollan, sistema Yval


Las siete personas dedicadas a la investigación dentro de la investigación de la Irsk Totollan se encuentran reunidos alrededor de la gran mesa del centro de control de datos. Es la reunión semanal, y Vikal revisa con ojos veloces el informe que le han pasado los investigadores. Algunos asistentes apuran un caldo caliente sorbiendo sonoramente de un envase térmico, pues no les ha dado tiempo a pasar por el comedor antes de la reunión.

Llevamos la mitad de la superficie planetaria sondeada, aunque hasta ahora Yval VIa no reviste ningún interés -comenta Mirkhet. A través del gran ventanal se puede apreciar el mundo yermo mientras las pantallas del cuadro de mando van arrojando datos registrados para el siguiente informe.

Todos aparentan normalidad, aunque sin excepciones están atentos a su jefa, la eminente Vikal Vun. La veterana investigadora termina de ojear el informe y lo deja sobre la mesa. Muy bien. Cuando terminemos de sondear el resto del sistema tomaremos decisiones respecto al rumbo galáctico a tomar, antes del final del año. Todos asienten a sus indicaciones. ¿Alguna cuestión más? -pregunta la jefa.

Lejos de afirmar o negar con naturalidad, ninguno de los miembros de ambos grupos dice nada, mirándose las caras entre ellos. Vikal se da cuenta, y aguarda en silencio a que alguno se anime a decir lo que piensa. Finalmente, el investigador Yopkur toma la palabra, hablando con cierto tiento. Vikal… mi equipo se pregunta si hay alguna novedad respecto a los Gamma aliens… El silencio se hace en la mesa, y el investigador continúa. Hace dos semanas que fueron detectados, pero no sabemos nada de lo que está haciendo la Coalición al respecto… -dice encogiéndose de hombros. Los demás miembros asienten levemente, en acuerdo con lo dicho por Yopkur.

Vikal se les queda mirando, y con su voz serena pero firme les dice: Como ya sabéis, la Jal Nigam detectó hace un par de semanas con sus sensores subespaciales un objeto a dos sistemas planetarios de distancia, en Geagawa. Por su tamaño y movimiento, no se corresponde con ningún elemento espacial, sino que se trata de un objeto no identificado moviéndose con voluntad propia. De ahí que se les haya llamado “Gamma aliens”, aunque es un nombre provisional a la espera de descubrir de qué se trata. El resto de información es altamente clasificada y secreta -sentencia Vikal.


Los presentes asienten a la afirmación de su jefa, resignándose al fin de la conversación. Pero una vez en silencio, la investigadora no da por concluída la reunión. Todos se quedan mirandose las caras, y luego fijando su vista en Vikal, la cual muestra un brillo especial en sus ojos. Yopkur lleva bastantes años trabajando con la eminente científica, y reconoce esa mirada: hay algo que le ilusiona, pero se está callando. El investigador guarda silencio receptivo, deseando que su jefa se anime a proseguir.

Finalmente, Vikal comenta: Pero sois parte de la vanguardia de investigación de la Coalición. Si sois capaces de mantener estrictamente en secreto esta información, puedo revelaros más -dice con tono severo. Todos se alegran enormemente, aunque de manera comedida y respetuosa afirman que guardarán dicha confidencialidad.


Tras lo cual, Vikal comienza a relatar fervorosamente la intrahistoria de los Gamma aliens. Fon Taras, al mando de la Jal Nigam, lleva algo más de un año sondeando el sistema Gilprim. Hace dos semanas estaban observando una pequeña luna que, por la órbita que mostraba, parece que va a estrellarse en breve con Gilprim I, el planeta alrededor del cual gira. Se encontraban haciendo cálculos y predicciones sobre ella cuando en sus sensores subespaciales hubo una perturbación. Un objeto no identificado había entrado en el sistema Geagawa, que no estaba aún sondeado pero sí controlado a través de los sensores. Evidentemente se trataba de algún objeto con voluntad propia.

Fon Taras informó de inmediato a la Coalición, pidiendo permiso para poder enviar señales de comunicación, por si por una remota posibilidad ese objeto las podía percibir y responder. La respuesta fue afirmativa, y se mandó una imagen de una estrella, un refrán escrito y un saludo en audio. Vikal guarda un momento silencio, haciendo crecer la expectación de los presentes. ¡A los diez minutos la Jal Nigam recibió en respuesta otra imagen espacial, texto breve y audio en idioma desconocido!

Los presentes abren mucho los ojos y la boca, sorprendidos por lo relatado. Por lo que cuenta su jefa, se trata del primer intercambio alienígena en condiciones de igualdad en la galaxia (sin contar el rescate de Monnobaki). A la sorpresa inicial, diversas reacciones emocionales surgen en los presentes: la ilusión, la curiosidad, orgullo… e incluso el miedo que sutilmente asoma por el rostro de Mirkhet.

Desde entonces el intercambio de mensajes no ha cesado en estas dos semanas, sino que se ha incrementado -afirma Vikal. La División de Ciencias Sociales ha tomado la responsabilidad de traducir cuanto antes el idioma extranjero y ayudar a comprender el nuestro para facilitar la comunicación entre ambas especies. La actitud encontrada desde el otro lado es la misma, pues el contenido de sus mensajes nos está facilitando la decodificación de su propio lenguaje. La investigación sobre los procesos biológicos de los Tiyanki ha sido aparcada, pues todos los recursos de la División se están centrando en esta nueva labor. Ninguno pone pegas a este hecho a pesar de que la investigación de los Tiyanki es motivo de orgullo de todos ellos. Sin embargo, Mirkhet se lamenta mentalmente de que ha llegado el día que más temía.

Y… ¿sabemos cómo son? ¿Hay imágenes de ellos? -pregunta con alegría Forxaz, con evidente ilusión por el encuentro entre especies.

No… o al menos, no han sido difundidas entre los cuadros superiores científicos -asegura. Es de esperar que entre las imágenes del intercambio sí que haya documentos gráficos que nos permitan saber su morfología. Pero si las hay, la bióloga Rald Wek aún no nos lo ha desvelado.

Pero la Jal Nigam podrá captar imágenes de la nave de los Gamma aliens en Geagawa, ¿verdad? -insiste la asistente. Si las obtienen, esas podemos conseguirlas por la red interna -asegura con complicidad mirando a los otros asistentes.

Sin embargo, Vikal niega con la cabeza. La Jal Nigam no irá por ahora a Geagawa. Forxaz no puede ocultar el gesto de decepción en su rostro. Además de las precauciones evidentes que se deben tomar al tratar con una especie inteligente desconocida, ayer terminaron sus cálculos sobre la pequeña luna estudiada. Impactará en seis meses contra Gilprim I, y es una oportunidad única de poder presenciarlo, además del potencial científico que tiene poder estudiar este evento. La Jal Nigam no se moverá hasta el año que viene de Gilprim -concluye la jefa.


Vikal observa a los presentes en silencio, que no abren la boca durante largos segundos. Ante la falta de preguntas al respecto, la científico toma la palabra: Pues lo dicho, esta información es altamente clasificada y no debe salir de esta sala -dice con firmeza mirando a los asistentes. Proseguid con los sondeos y tenedme al tanto de cualquier novedad -ordena levantándose de su asiento, dejando a los demás su espacio para empezar a comentar todas las novedades que acaban de conocer.
 

Kairn

Sergeant
24 Badges
Jan 2, 2012
90
0
  • Crusader Kings II: Legacy of Rome
  • Crusader Kings II: The Old Gods
  • Crusader Kings II: Rajas of India
  • Crusader Kings II: The Republic
  • Crusader Kings II: Sons of Abraham
  • Crusader Kings II: Sunset Invasion
  • Crusader Kings II: Sword of Islam
  • Crusader Kings II
  • Shadowrun Returns
  • Stellaris
  • Crusader Kings II: Conclave
  • Crusader Kings II: Horse Lords
  • Crusader Kings II: Way of Life
  • Victoria 2
  • Crusader Kings II: Reapers Due
  • Crusader Kings II: Monks and Mystics
  • Crusader Kings II: Jade Dragon
  • Crusader Kings II: Holy Fury
  • Hearts of Iron III Collection
  • Semper Fi
  • Hearts of Iron III: Their Finest Hour
  • Hearts of Iron III
  • For the Motherland
  • Crusader Kings II: Charlemagne
21/11/2218
Centro de control de datos, ISS Irsk Totollan, sistema Yval


Los seis Sutharianos que componen los dos equipos de investigación bajo el mando de Vikal Vun observan con atención las imágenes proyectadas en la pantalla que preside uno de los laterales de la estancia. Desde sus asientos ven en ella una grabación filmada ese mismo día: el choque entre Gilprim I y su pequeña luna. La expedición de Fon Taras ha sido capaz de grabar el evento antes, durante y después del impacto. Con imágenes recogidas desde múltiples ángulos, los presentes observan casi hipnóticamente la secuencia. Por un lado se maravillan por lo majestuoso e impactante del hecho. Pero, por otra parte, no pueden evitar analizar visualmente con ánimo académico el variable recorrido de la órbita al aproximarse a la superficie y la composición y trayectoria de los fragmentos tras el gran choque.


De repente la imagen desaparece de la pantalla y es sustituida por el rostro del Comandante Egboz. Con voz firme, el Comandante convoca para su presencia inmediata a los ingenieros e investigadores jefe al puente de mando, afirmando que allí recibirán las nuevas órdenes de navegación y exploración espacial. Mirkhet y Yopkur saltan como resortes de sus asientos, y se encaminan hacia la salida del centro de control de datos.

Los investigadores y los pilotos de la Irsk Totollan aguardaban con curiosidad este llamamiento. Hace unas horas que han terminado de sondear el helado Yval IX, con lo que su labor en este sistema planetario ha terminado. Pero no tienen instrucciones sobre los cometidos de la expedición a partir de este punto. Tampoco saben si la aparición de los Gamma aliens alterará sus funciones, pues no ha trascendido nada sobre los contactos entre ambas especies. El que tengan un nuevo Comandante desde hace un mes (destinando al arisco Juxsar en otro cargo en Babakka) no ha ayudado a poder obtener de manera informal alguna pista sobre los siguientes pasos de la Irsk Totollan.

Yopkur y Mirkhet llegan al amplio ascensor que les llevará al nivel superior donde se encuentra el puente de mando. Antes de que se cierren las puertas, observan al final del pasillo como los ingenieros Witor y Rtopk avanzan con paso rápido hacia ellos, por lo que deciden esperarles. Los cuatro se saludan en el interior de la plataforma, que inmediatamente comienza a elevarse.

Por fin -comenta Witor al llegar a la altura de los investigadores. A ver qué dirección tomamos -se pregunta el ingeniero.

Con voz ronca, su compañero Rtopk señala: O Chox, o Brachium o Saramore, no hay más opciones.

Mirkhet interviene dando una alternativa más: O volver a Babakka.

La respuesta hace que los otros tres se fijen en él, extrañados. ¿Por qué habríamos de volver a Babakka, Mirkhet? -le pregunta el otro investigador.

Si esos Gamma aliens resultan ser una amenaza para la Coalición, parece lógico que volvamos a Bebak para defender nuestra nación -asegura el Suthariano. Sus palabras dejan en silencio y reflexivos a los demás, hasta llegar al nivel superior de la Irsk Totollan.

El puente de mando es la instalación destinada a la tripulación más elevada de toda la nave científica, solamente cubierta en su parte superior por las protecciones blindadas y los sistemas de escudos deflectores. Desde los amplios ventanales del puente de mando se observa con gran perspectiva la dirección de navegación de la expedición, los trabajos de sondeo que realiza y, en un gran despliegue de pantallas en un lateral de la estancia, prácticamente todas las estancias y movimientos de la tripulación a lo largo de la Irsk Totollan.

Cuando las puertas del puente de mando se abren a los cuatro Sutharianos, allí les esperan el Comandante Egboz, la cientifica Vikal, la fornida Capitana Sokrut y, en una esquina apartada pero sin dejar de registrar todo lo que presencia, la administrativa Resshen. El Comandante les hace un gesto con la mano invitándolos a sentarse en la amplia mesa donde Vikal, Sokrut y el mismo Egboz se encuentran.

Ingenieros jefe e investigadores, las órdenes que van a recibir ahora deben ser transmitidas a sus respectivos equipos y ejecutadas sin demora -afirma Egboz con tono neutro pero firme, dando por sentado que la cadena de mando acatará sus palabras. No tenemos nuevas instrucciones de la Coalición, por lo que la meta de la Irsk Totollan sigue siendo explorar los sistemas planetarios desconocidos, encontrar planetas susceptibles de ser habitados, indagar y desentrañar las anomalías espaciales y reportar debidamente a la Coalición de todas nuestras actividades.

Los cuatro Sutharianos afirman en silencio. En cierta medida, todos ellos se alegran de que la posibilidad de volver a Babakka se haya esfumado, al menos por ahora. El Comandante pulsa la pantalla de su pequeño dispositivo móvil y una imagen holográfica aparece ante los asistentes.


La Científica jefe Vikal y yo hemos estado discutiendo el mejor curso de acción ahora que la expedición debe partir del sistema Yval. Como pueden observar, estamos en un sector de sistemas planetarios agrupados con solo dos hipervías exteriores: una que parte de Yval y otra de Cajubus -afirma, señalando con un pequeño puntero láser ambos sistemas.

Es mi responsabilidad optimizar la navegación y la ruta espacial, explorando el mayor número de sistemas galácticos en la menor cantidad de tiempo. Pero en esas responsabilidades está también el cumplimiento de los objetivos científicos de la expedición, por lo que Vikal también tiene peso en las órdenes que van a recibir -admite el Comandante, dando la palabra a la veterana investigadora.

Así es -afirma Vikal. Gracias a nuestros sensores subespaciales hemos detectado dos planetas susceptibles de ser habitables para la especie Suthariana en el sistema Takharam. Según las directrices de la Coordinadora Vimas es vital identificar y sondear aquellos mundos que puedan ser colonizados. La expansión de la Coalición depende de estos hallazgos, y nuestra labor prioritaria es precisamente esa.


Todos los presentes afirman en silencio, viendo lógica esas indicaciones. Pero la variación de tono de Vikal al seguir hablando atrapa su interés. Pero hay algo más en Takharam. Una estructura que no se trata de una estrella, planeta, luna o asteroide -la pausa que realiza la científica hace más dramático el relato. Tendremos que analizarlo directamente, pero es posible que en Takharam se encuentre algún tipo de infraestructura espacial como la encontrada en el sistema Qorolla.

Yopkur y Mirkhet se miran las caras sorprendidos, pero Winto y Rtopk no saben de qué habla la investigadora. Sin embargo, apenas tienen tiempo para indagar sobre ello, pues el Comandante toma la palabra: Por estas razones de índole científico, y siendo susceptible a modificaciones según las circunstancias, Vikal y yo hemos trazado una ruta espacial que irá sondeando cada sistema planetario a medida que lo recorremos. Partimos por la hipervía dirección a Chox, que nos permitirá luego investigar Takharam por su valor científico. De allí marcharemos al sistema más lejano de este sector, aún por nombrar. Le seguirán Balawar, Saramore, Nolyon y Brachium -Egboz va señalando con su puntero láser a medida que describe la ruta. Luego pasaremos de nuevo por Chox dirección a Cajubus, y de ahí abandonaremos esta agrupación de sistemas planetaria habiendola explorado en su totalidad.

Winto y Rtopk memorizan visualmente la ruta para ejecutarla de inmediato, mientras Resshen anota silenciosamente en su pantalla portatil toda la información expuesta en la reunión.

Estas órdenes son de aplicación inmediata -ordena el Comandante remarcando la última palabra. ¿Alguna pregunta? -inquiere observando a los cuatro Sutharianos. Todos ellos niegan con la cabeza. Entonces adelante -les apremia el Comandante, provocando que los cuatro se levanten obedientes y marchen con premura de la estancia.

Ya en el ascensor, y con un ánimo más informal, Winto le pregunta a Mirkhet: ¿Qué es lo que se encontró en Qorolla? ¿De qué hablaba Vikal?

El investigador le responde: Hace unos diez años se encontraron en el sistema de Qorolla restos de una megainfraestructura independiente de los planetas existentes allí. Los más aventurados hipotetizan que podría ser un portal a otros lugares del espacio, pero si alguna vez lo fue, hoy es solo una inmensa cantidad de chatarra inservible.

No descartes que pueda tener una utilidad, Mirkhet. Lo que ahora es chatarra puede ser algo muy valioso en un futuro -puntualiza Yopkur. Si Vikal considera que es importante examinar esa estructura, es porque quizás haya algo que ella sepa y nosotros no al respecto… Ante este último comentario Mirkhet solamente se encoge de hombros, sin darle mucha importancia a esa posibilidad. El intercambio de palabras entre investigadores deja intrigados a los ingenieros, que a buen seguro lo comentarán a sus pilotos.

Al llegar el ascensor al nivel de destino, los investigadores se despiden de sus compañeros y se encaminan hacia el centro de control de datos. Allí les aguardan los cuatro asistentes, deseosos de noticias. Los investigadores les comentan el devenir de la reunión y las instrucciones recibidas. La presencia de la desconocida estructura en Takharam les ilusiona, suponiendo una novedad en su rutina exploratoria.

Tras un rato de charla Yopkur y sus asistentes marchan de la estancia, dejando a Mirkhet y a su equipo a cargo del centro de control de datos durante el siguiente turno. Los asistentes comienzan a buscar en la red científica a la que tienen acceso cualquier información sobre la estructura de Qorolla, mientras Mirkhet se queda en pie pensativo mirando por el ventanal al espacio exterior. A lo lejos observa el lento deambular de los Tiyanki, que en su errática trayectoria habían llegado al sistema Yval un par de meses antes.

Los tres notan un leve bamboleo en la nave: la Irsk Totollan ha iniciado su camino hacia el sistema Chox.

 
Last edited:

Kairn

Sergeant
24 Badges
Jan 2, 2012
90
0
  • Crusader Kings II: Legacy of Rome
  • Crusader Kings II: The Old Gods
  • Crusader Kings II: Rajas of India
  • Crusader Kings II: The Republic
  • Crusader Kings II: Sons of Abraham
  • Crusader Kings II: Sunset Invasion
  • Crusader Kings II: Sword of Islam
  • Crusader Kings II
  • Shadowrun Returns
  • Stellaris
  • Crusader Kings II: Conclave
  • Crusader Kings II: Horse Lords
  • Crusader Kings II: Way of Life
  • Victoria 2
  • Crusader Kings II: Reapers Due
  • Crusader Kings II: Monks and Mystics
  • Crusader Kings II: Jade Dragon
  • Crusader Kings II: Holy Fury
  • Hearts of Iron III Collection
  • Semper Fi
  • Hearts of Iron III: Their Finest Hour
  • Hearts of Iron III
  • For the Motherland
  • Crusader Kings II: Charlemagne
05/04/2219
Sala de descanso, ISS Irsk Totollan, sistema Chox


Mirkhet y Winto se habían quedado la hora anterior en sus respectivos puestos analizando conjuntamente el informe del último planeta sondeado, Chox VIa, mientras el personal a su cargo habían parado para comer. Los momentos en los que la Irsk Totollan viaja en un sistema entre planetas permite relajarse de sus funciones a la tripulación investigadora y al cuerpo de pilotos, bajando a comer a la sala de descanso en vez de recibir la comida en su puesto de trabajo. Así que, cuando el personal vuelve a ocupar su sitio son Winto y Mirkhet quienes bajan a comer y a despejarse un rato de sus tareas.

Salvo el personal de cocina, la sala de descanso está casi vacía, con la Capitana Sokrut y una fornida trabajadora de carga comiendo ávidamente con las manos en una de las mesas. El ingeniero y el investigador se encuentran charlando tranquilamente mientras tragan el puré de fuerte olor que les ha servido el cocinero Nohek, que se encuentra en la trastienda de la cocina realizando alguna ruidosa labor.

En ese momento, la gran pantalla que preside la sala se enciende, y comienza a emitir uno de los mensajes que en los últimos meses llevan reproduciendo los canales estatales de la Coalición. En ellos se muestran los importantes logros conseguidos por la Coalición bajo un liderazgo fuerte y decidido: los progresos científicos, la exploración espacial, la conquista de la galaxia mediante la colonización… Para ello, asegura el anuncio, es fundamental el trabajo de todos los Sutharianos sin excepción, cada uno en el lugar que le corresponde. Imágenes de orgullosos mineros saliendo de las grutas del distrito minero de Mabutek, eficientes ingenieros ideando proyectos de útiles infraestructuras y familias de granjeros felices labrando la tierra con los más modernos avances se suceden durante la voz en off de la emisión. A continuación, la carismática Coordinadora Vimas aparece en pantalla, hablando con la mirada fija en sus espectadores sobre los retos que le esperan a la Coalición, y la oportunidad que tienen los Sutharianos como sociedad para responder a tales desafíos. Mantener la misma dirección que estas dos décadas, aportando bienestar a los miembros de la Coalición bajo un gobierno estable y decidido, es la clave para garantizar la prosperidad y el progreso de los Sutharianos, afirma la Coordinadora.


Este mensaje y otros similares llevan apareciendo muchas semanas antes y después de otras comunicaciones. Y, efectivamente, tras este anuncio aparece de nuevo el comunicado que lleva todo el día apareciendo en todos los medios de comunicación: el establecimiento de comunicaciones con el Gobierno Interestelar Khemplar, los conocidos anteriormente como los Gamma aliens.

Winto se levanta y se cambia de asiento, junto a Mirkhet, para ver la pantalla de frente. Todos los presentes en la sala ya han visualizado este comunicado horas antes, pero la información vuelve a atraparles la atención. El gesto de Mirkhet se agria un poco al volver a escuchar las referencias sobre esta nueva especie.

En este mensaje, la misma Coordinadora Vimas informa a la Coalición sobre los contactos y el conocimiento que tiene con los alienígenas. En la primera parte del mensaje, la Coordinadora se dedica a describir a los Khemplar, una raza aviarioide de constitución superior a los Sutharianos. Las imágenes muestran como extrañas plumas recubren el musculoso cuerpo de los Khemplar, así como algunos de estos alienígenas comiendo con sus anormales picos en lugar de poseer bocas.


¡Joder! ¡Qué asquerosidad de criaturas! -exclama Mikhet. Los demás asienten a estas palabras. Para los Sutharianos esas y otras características son anómalas, y el choque cultural a primera vista es inevitable.

La Coordinadora explica que los Khemplar son originarios de un planeta de tierras arenosas y temperatura muy superior a Bebak, donde el agua escasea posiblemente por la gran población que poseen. De nombre Khemsala, se encuentran ubicados en el lejano sistema Khem Jhunn.



Vimas afirma que, gracias a la decodificación del lenguaje de los Khemplar, ha podido charlar directamente por señal remota con el líder de los Khemplar, llamado L’Matreek. El líder de los alienígenas también mantiene un fuerte gobierno de sus miembros, sin complejos para mirar y expandirse a otros sistemas solares, al igual que hace la Coalición Suthariana.

La Coordinadora Vimas asegura que ha habido buena sintonía entre ambos líderes. Afirma que L’Matreek se muestra con un ánimo progresista hacia las relaciones con la Coalición, con interés hacia las relaciones comerciales. Vimas informa con orgullo que se ha establecido un comercio simbólico a largo plazo entre ambas especies, lo cual será el primer paso para futuras relaciones satisfactorias.


Winto aplaude contento ante esta última noticia. Ante la mirada escéptica de Mirkhet, el ingeniero espeta: Es bueno tener relaciones positivas con los alienígenas. Son nuestros vecinos, y siempre es mejor llevarse bien con ellos. No quisiera ver una nueva “gran batalla de Eriga” en directo… -comenta refiriéndose a los restos encontrados hacía casi una década de un gran enfrentamiento entre multidud de naves poderosas hace miles de años.

Mirkhet le responde impaciente con la boca llena de comida: El que godpea pdimero, godpea doz vecez… -afirma escupiendo restos de puré de su boca.

La voz de la Coordinadora sigue hablando en pantalla, haciendo una descripción de los Khemplar bastante amistosa. Afirma que los alienígenas también conceden un gran valor a la investigación y vuelcan esfuerzos y recursos en innovación. Vimas comenta que, por lo que conocen de los Khemplar, hará alrededor de dos décadas que han podido realizar viajes espaciales, y que los niveles tecnológicos son similares a los de la Coalición. Ambas civilizaciones no han tenido reparos en compartir sus mapas estelares, y en proyecto está el intercambio de información sobre materiales extraños hallados en algunos sistemas.


La aparición en pantalla del mapa estelar con las fronteras de ambas civilizaciones hace escapar una exclamación a la corpulenta trabajadora de la sala. Con voz grave comenta: ¡Qué maravilla! ¡Cuántos sistemas nuevos conocidos! Ojalá podamos colaborar para la investigación. La tecnología nos hace la vida más fácil, y si entre ambos se consiguen más avances, ¡mucho mejor para todos! -dice esperanzada.

A su lado, la Capitana de serio rostro no deja de apartar la mirada del comunicado sobre los Khemplar que termina en pantalla. En cuanto dicho comunicado da paso de nuevo al anuncio de la Coordinadora de los últimos meses, Sokrut gira el rostro hacia la trabajadora y le habla, lo suficientemente alto como para que Winto y Mirkhet se enteren desde su mesa: Colaborar con los alienígenas estaría bien. Pero la Coordinadora no es ingenua -asegura antes de intentar sacarse un trozo de comida de entre los dientes con sus dedos. Los otros tres Sutharianos la miran curiosos, expectantes ante su comentario.

Finalmente, Sokrut escupe un fragmento de algo masticado y prosigue: Tengo un viejo amigo en el Puerto Estelar de Babakka con el que suelo charlar. Hoy me ha dicho que ha llegado una orden de arriba a los astilleros con el mayor encargo que recuerda. Se van a construir diez corbetas de batalla clase Trok Rong.

Todos se quedan en silencio procesando esa información. Vimas habla de paz, pero como Coordinadora debe estar preparada para la guerra -remata la Capitana, provocando la preocupación en el rostro de Winto y la sonrisa en el de Mirkhet.

 

Kairn

Sergeant
24 Badges
Jan 2, 2012
90
0
  • Crusader Kings II: Legacy of Rome
  • Crusader Kings II: The Old Gods
  • Crusader Kings II: Rajas of India
  • Crusader Kings II: The Republic
  • Crusader Kings II: Sons of Abraham
  • Crusader Kings II: Sunset Invasion
  • Crusader Kings II: Sword of Islam
  • Crusader Kings II
  • Shadowrun Returns
  • Stellaris
  • Crusader Kings II: Conclave
  • Crusader Kings II: Horse Lords
  • Crusader Kings II: Way of Life
  • Victoria 2
  • Crusader Kings II: Reapers Due
  • Crusader Kings II: Monks and Mystics
  • Crusader Kings II: Jade Dragon
  • Crusader Kings II: Holy Fury
  • Hearts of Iron III Collection
  • Semper Fi
  • Hearts of Iron III: Their Finest Hour
  • Hearts of Iron III
  • For the Motherland
  • Crusader Kings II: Charlemagne
15/01/2220
Centro de control de datos, ISS Irsk Totollan, sistema Chox



La nave científica orbita lentamente alrededor del yermo planeta Chox VIII, registrando su superficie y analizando todos los datos relativos a la atmósfera, energía calorífica y cualquier otra característica que pudiera arrojar anormalidades. Todos esos datos son inmediatamente transmitidos a las pantallas del centro de control de datos, para que los asistentes de investigación las revisen y puedan detectar esas anomalías. Sin embargo, en este preciso instante nadie está mirando las pantallas de datos de sondeo.

Alrededor de la mesa de reuniones de la estancia se hayan sentados el investigador Mirkhet, su asistente Thudaj y el cocinero Nohek. Foxzar se encontraba indispuesta y está guardando cama en su habitáculo. Mirkhet y Thudaj comen con rapidez la comida que Nohek ha traído hace poco, y el cocinero fuma uno de sus pitillos con los pies puestos en otro asiento. Ninguno pierde de vista la pantalla principal de reuniones.


¿Y por qué hay elecciones? -se pregunta en voz alta Thudej, antes de volver a meter con las manos un trozo de comida en su boca. Si a fin de cuentas… -prosigue con la boca llena- ...con Vimas nos va bien.

Bueno, pero cada líder puede hacer las cosas de una manera diferente -argumenta Nohek, dándole una calada a su cigarrillo. No es lo mismo que nos gobierne una aristócrata, un científico o un comandante.

Thudaj se encoge de hombros ante el comentario del cocinero mientras mastica, y Nohek le suelta un argumento más. Ahora ya sabemos que hay alienígenas en la galaxia, y sabemos dónde están. Y ellos saben donde estamos nosotros. No es lo mismo un Coordinador que quiera exterminarlos provocando una horrible guerra, que un Coordinador que tenga buenas relaciones y nos permita investigar juntos muchas más misterios de esta galaxia.

Thudaj le escucha y le observa pensando la respuesta, pero justo en ese momento la pantalla deja de emitir los habituales anuncios gubernamentales para dar paso a lo que están esperando: el discurso de la Coordinadora Vimas. Cuando se convocaron las elecciones al inicio del año, se estableció un calendario electoral. Cada 15 días uno de los cuatro candidatos propuestos hablará en directo para toda la Coalición, y después habrá un mes de reflexión antes del día masivo de votación. La mayoría de los Sutharianos son conscientes de la importancia de ese día: el resultado de las mismas determinará el nuevo Coordinador durante 20 años, así como la dirección que tomará la Coalición y, por lo tanto, su destino.

La Coordinadora aparece con sus mejores galas en un impresionante despacho gubernamental, rodeada de una carismática aura de liderazgo que atrae la atención de los tres Sutharianos. Un rótulo en la parte inferior de la pantalla informa a los espectadores con algunos datos: “Coordinadora Vimas Toros, 47 años; retransmitiendo desde Teghoria (Bebak)


Con una voz grácil y una sonrisa cautivadora, la Coordinadora saluda pausadamente al pueblo de la Coalición con cercanía, sin perder un ápice de su magnificencia. Y en su saludo empieza a nombrar a diferentes colectivos de Sutharianos, desde los granjeros y mineros que sustentan la base de la Coalición hasta los técnicos y oficiales que velan por que las instrucciones de los líderes se lleven a cabo. Vimas les desea una feliz existencia a todos sin excepción, asegurando que el de vivir felices es el objetivo que le mueve en la enorme responsabilidad que recae en sus hombros.

¡Los cocineros! ¿Lo habéis escuchado? Nosotros también somos importantes para la Coalición. No sabemos de ciencia, pero vosotros podéis hacer ciencia porque nosotros nos ocupamos de que comáis -asegura orgulloso, mientras los otros dos lo miran en silencio mientras siguen masticando. Nohek vuelve la vista a la pantalla, cautivado por las palabras iniciales de la Coordinadora.

Vimas sigue hablando, y menciona como principales logros de las últimas dos décadas la mejora de calidad de vida de los Sutharianos, así como la maravilla que ha supuesto iniciar la exploración y la colonización espacial. La Coordinadora asegura que todo ello se ha logrado gracias al gobierno de los mejores miembros de la Coalición, y defiende que es necesario mantener el status quo para que los Sutharianos puedan seguir prosperando y creciendo como nación galáctica. La Coordinadora se cuestiona la necesidad de celebrar estas elecciones cuando está demostrado que la Coalición está en el camino correcto. Vimas se compromete a que, durante su próximo gobierno en estas dos décadas siguientes, seguirá formando y seleccionando a los mejores hombres y mujeres para que guíen con entereza a la Coalición a su glorioso futuro.


Eso es lo que yo pienso -asegura Thudaj, que aparta el plato de comida sucio y vacio de delante suya. Vamos a ver, Vimas lleva 20 años gobernando. ¡Nadie mejor que ella para saber qué se debe hacer! Imagínate que en las elecciones sale alguien que no tiene ni idea, o que no tiene el apoyo de la aristocracia. ¡Sería un desastre!

La reflexión deja pensativos a sus compañeros, aunque Vimas no se detiene en su discurso. Segun ella, los líderes más excelentes podrán guiar claramente a la sociedad Suthariana y lograr sacar lo mejor de ella misma, consiguiendo que obreros, granjeros, técnicos, artesanos, investigadores… todos den como mínimo el 100% de lo que pueden aportar a la Coalición.

Nuestra sociedad es una máquina bien ensamblada, con cada Suthariano en el sitio que le corresponde, pero todos necesarios: desde el administrativo que registra la documentación pública en cada barrio hasta el Comandante que guía las naves espaciales por la inmensa galaxia. Mi responsabilidad y la de los Sutharianos a mi cargo es lograr que esa máquina funcione engrasada a la perfección obteniendo los mejores resultados posibles.


De los tres espectadores del centro de control de datos, Thudaj es el más convencido de las palabras de la Coordinadora. Asiente ante sus comentarios, expresando para sí mismo su acuerdo con cada uno de los argumentos de la gobernante. Los otros le observan y se miran entre ellos: ambos apostarían a adivinar a quién votará Thudaj en unos meses.

La Coordinadora cambia el tono de voz, elevándolo y captando la atención de nuevo. Asegura que en estas dos décadas siguientes va a cuidar y ser la líder que necesitan los Sutharianos. Y como prueba de ello, la Coordinadora aprueba desde este mismo momento un edicto global de subsidios agrícolas. Este edicto, de aplicación inmediata, permitirá a los granjeros emprender más inversiones en sus labores durante 14 años y, por lo tanto, aumentar la producción de comida para alimentar a la totalidad de la Coalición. Vimas asegura vehemente que bajo su gobierno ningún Suthariano pasará hambre o carencias nutricionales.


Por estas cosas son por las que me gusta esta mujer -asegura Nohek. Solo soy un cocinero, no tengo estudios alguno ni soy nada en comparación con la gente rica e inteligente de Bebak, pero incluso así Vimas piensa en nosotros. Thudaj asiente enérgicamente ante el comentario de Nohek, contento de que el cocinero muestre su apoyo a la Coordinadora.

Vimas prosigue, y el tema de su discurso vira hacia los alienígenas. Expresa que los Sutharianos deben ser lo primero, anteponiendo las necesidades de la Coalición a las circunstancias de otras naciones. Vimas aventura que el futuro está por escribir, y conjetura el descubrimiento y encuentro de otras especies. Pero añade que si se da el caso de que llegan a interrelacionarse estrechamente con otras poblaciones alienígenas, éstas siempre estarán supeditadas a la voluntad de los Sutharianos, como ya se ha comprobado (haciendo alusión a la rescatada humanoide que dirige la División de Ciencias Físicas).

La Coalición es una nación pacífica, pero no renuncia a su supremacía galáctica y su derecho a gobernar a otras naciones si se oponen a nosotros, subyugando a su población si fuera necesario. La Coalición es un imperio fuerte, y como tal nos comportaremos, demostrando a aquellos que nos contrarien y desafíen que cometen un terrible error.


Estas afirmaciones provocan diferentes reacciones en los presentes. Thudaj aplaude contento de la fuerza demostrada en sus palabras e intenciones. Mirkhet asiente sorprendido por las declaraciones asegurando no plegarse ante los alienígenas. Pero la cara de Nohek es un poema: el cocinero no termina de creer lo que está escuchando.

¿Cómo que subyugar a la población? ¿En serio está diciendo esto? -pregunta alarmado sin terminar de creerselo.

¡Claro! Nadie va a toser a la Coalición. Me parece muy bien que tome esta actitud. Los Sutharianos somos una piña, y ningún otro imperio va a avasallarnos -asegura orgulloso Thudaj.

Pero es que nadie nos está avasallando. La Coalición siempre ha sido pacífica, no entiendo por qué deberíamos someter a otros -insiste Nohek.

Mira, ya has escuchado a Vimas: los Sutharianos lo primero. Si otros alienígenas quieren beneficiarse de las ventajas de la Coalición, vendrán en las condiciones que nosotros dictemos. Y punto -dice tajando el investigador.

Nohek se queda anonadado ante los pensamientos de Mirkhet y Thudaj. Mira otra vez a la pantalla, en la que la Coordinadora se despide con su cálida sonrisa de los Sutharianos, y les emplaza a prorrogar su mandato para las próximas décadas. El cocinero niega para sí mismo, y se levanta comenzando a recoger los platos de comida sin saber qué decir y bastante incómodo, sin atreverse a replicar a los especialistas.
 

Kairn

Sergeant
24 Badges
Jan 2, 2012
90
0
  • Crusader Kings II: Legacy of Rome
  • Crusader Kings II: The Old Gods
  • Crusader Kings II: Rajas of India
  • Crusader Kings II: The Republic
  • Crusader Kings II: Sons of Abraham
  • Crusader Kings II: Sunset Invasion
  • Crusader Kings II: Sword of Islam
  • Crusader Kings II
  • Shadowrun Returns
  • Stellaris
  • Crusader Kings II: Conclave
  • Crusader Kings II: Horse Lords
  • Crusader Kings II: Way of Life
  • Victoria 2
  • Crusader Kings II: Reapers Due
  • Crusader Kings II: Monks and Mystics
  • Crusader Kings II: Jade Dragon
  • Crusader Kings II: Holy Fury
  • Hearts of Iron III Collection
  • Semper Fi
  • Hearts of Iron III: Their Finest Hour
  • Hearts of Iron III
  • For the Motherland
  • Crusader Kings II: Charlemagne
30/01/2220
Sala de descanso, ISS Irsk Totollan, sistema Chox


La expedición surca el sistema Chox camino al siguiente planeta, lo cual da un respiro en el trabajo de los tripulantes. Por eso Mirkhet, su asistente Fozxar, la Capitana Sokrut y uno de los trabajadores de carga de la Irsk Totollan siguen aún en el comedor tras la hora estipulada para comer. Los tres observan la gran pantalla de la estancia, que muestra las imágenes que Fozxar está mandando desde su dispositivo móvil.


Son fotos de alta resolución hechas hace unas pocas horas por la Jal Nigam -asegura la asistente. La nave alienígena acaba de entrar en el sistema Sydir. Mirad… -dice con admiración pasando entre varias fotos e ignorando la desgana de su jefe Mirkhet. ¡Qué bella es!

El trabajador añade: Qué forma más rara tiene… Me pregunto si hay alguna razón para ese tipo de diseño. ¿Mas aerodinámica? -pregunta mirando a la asistente, que se encoge de hombros.

En ese momento desaparecen repentinamente las imágenes quedándose la pantalla unos segundos en negro. Todos se quedan expectantes, pues al parecer ha llegado el momento que estaban esperando: la intervención en directo del segundo candidato a coordinar la Coalición, el veterano científico Perak Vigon. La buena reputación precede a este Suthariano, por lo que los presentes tienen bastante interés en escuchar qué propone para los siguientes veinte años. Y tras esa breve espera, la conexión con la ISS Trok Bontosk se inicia.


El científico aparece en pantalla con el ventanal de su amplio camarote de la nave científica tras él, mostrando la inmensidad del espacio. El rótulo de la parte inferior de la pantalla revela su ubicación: “Científico Perak Vigon, 65 años; retransmitiendo desde la ISS Trok Bontosk (sistema Trimus)”. Con voz grave y gesto serio, el candidato se presenta como el científico jefe más veterano de la Coalición, siendo su expedición espacial la primera que traspasó las fronteras del sistema Babakka.

¡Es verdad! -exclama el trabajador. De eso me sonaba su cara… Pero está muy envejecido…

¿Por qué será? -ironiza la Capitana. ¿Por llevar 20 años en el espacio sin pisar tierra firme? El comentario no deja de ser una punzada en los demás: las perspectivas vitales de todos ellos se asemejan a las del candidato: una vida dedicada a la Coalición en el espacio galáctico.

El científico comienza a hacer un repaso por su vida entregada a la Coalición a través de la pantalla. Cambiando el tono de voz y mostrando un entusiasmo propio de quién ha dedicado su vida a ello, Perak comenta que liderando la primera expedición científica descubrió las primeras formas de vida no inteligente, los Maggar, en el oceánico planeta Sceptrum III. Y seis años más tarde registró la existencia de las enigmáticas formas de vida similares a sombras que flotan por la atmósfera de Shutra IIIa. En 2208 encontró el sistema Girtab, donde actualmente se desarrolla la primera colonia de la Coalición, Girtab Primus. Y en los últimos cuatro años ha trabajado intensamente en el conocimiento de los restos de la antigua civilizacion de los Vultraum.


Perak afirma también que es director y fundador desde hace 9 años del Instituto de Científicos Unidos, la facción que defiende que el progreso en todos los campos científicos es la clave de la prosperidad de la Coalición. Asegura con pasión que gracias a ellos la Coalición tiene un avance tecnológico puntero no superado por ninguna otra especie conocida. Y añade que si ejerce de Coordinador en las siguientes décadas uno de sus objetivos será llevar a cabo acuerdos de investigación con otras naciones para aprender sus logros científicos.

La trayectoria y los valores que Perak defiende fervorosamente logran la aprobación de Mirkhet y Fozxar. El joven investigador retiene en su memoria la trayectoria del insigne científico, preguntándose si podrá emular a lo largo de su vida los logros obtenidos por el veterano.

Perak describe la galaxia como un gran misterio a descubrir, y cada nuevo sistema como un nuevo lugar que reclamar para la Coalición. Afirma que la expansión es inevitable, y Perak está dispuesto a liderarla con toda la experiencia que acumula extendiendo las fronteras conocidas por el universo. Y también avisa, con tono agresivo, que no dudará en responder con toda la fuerza disponible si alguna vez las bases estelares de la Coalición se ven amenazadas. Este cambio de tono agrada a la Capitana Sokrut, que hace un chasquido con sus dedos a modo de aprobación.

El tono serio se mantiene en la emisión en directo. Perak recuerda a los Sutharianos que son una especie fuerte y unida, y desde hace 8 años su adaptabilidad a otros entornos planetarios ha sido mejorada gracias a la ciencia. El investigador comenta que en los próximos años seguirán encontrando con toda seguridad otras especies por la galaxia. Pero se compromete, si es elegido como Coordinador, que la especie de los Sutharianos se mantendrá pura evitando el mestizaje y permitiendo diferenciarlos claramente de las especies ajenas con las que traten, manteniendo intacto el orgullo nacional.


¡Claro que sí! ¡Bien dicho! -exclama espontáneamente Mirkhet. Los Sutharianos no debemos plegarnos ante nadie, y debemos estar orgullosos de quienes somos. Allá los demás con sus raras naves, nosotros somos mejores -afirma satisfecho de las palabras de Perak. Su asistente Foxzar aprieta los labios, evitando responder a su jefe e intentando esconder su desacuerdo con su postura.

El discurso de Perak llega a su fin, y el investigador se despide de la población de la Coalición. Informa que su expedición se dirige camino al desconocido sistema Tarrak para explorarlo y aportar todo lo encontrado a las Divisiones Científicas. Y afirma que seguirá sirviendo a la Coalición, ya sea liderando la ISS Trok Bontosk o gobernando la Coalición desde Bebak.

La retransmisión termina con las imágenes de la nave científica, filmada desde un dron, surcando un lejano sistema en su labor exploratoria. Foxzar se levanta de su asiento en silencio camino al centro de control de datos, mientras el resto comienzan a charlar distendidamente sobre lo visto y las opiniones que tienen al respecto.

 

Kairn

Sergeant
24 Badges
Jan 2, 2012
90
0
  • Crusader Kings II: Legacy of Rome
  • Crusader Kings II: The Old Gods
  • Crusader Kings II: Rajas of India
  • Crusader Kings II: The Republic
  • Crusader Kings II: Sons of Abraham
  • Crusader Kings II: Sunset Invasion
  • Crusader Kings II: Sword of Islam
  • Crusader Kings II
  • Shadowrun Returns
  • Stellaris
  • Crusader Kings II: Conclave
  • Crusader Kings II: Horse Lords
  • Crusader Kings II: Way of Life
  • Victoria 2
  • Crusader Kings II: Reapers Due
  • Crusader Kings II: Monks and Mystics
  • Crusader Kings II: Jade Dragon
  • Crusader Kings II: Holy Fury
  • Hearts of Iron III Collection
  • Semper Fi
  • Hearts of Iron III: Their Finest Hour
  • Hearts of Iron III
  • For the Motherland
  • Crusader Kings II: Charlemagne
15/02/2220
Pasillos del nivel D-2, ISS Irsk Totollan, sistema Chox


Mirkhet había descendido a los niveles inferiores de la nave al finalizar su turno a buscar a Rtopk, el ingeniero jefe que estaba supervisando la recepción de la última cápsula de suministros recibida, para devolverle un dispositivo. En la zona de almacenes se había encontrado con el ingeniero acompañado por una de las cocineras y una de las trabajadoras de carga. La conversación había derivado, como venía siendo habitual en esas últimas semanas, en los candidatos y las elecciones.

Los cuatro salen del almacén tras acabar con la labor de supervisión y distribución del envío discutiendo sobre la científica humanoide a la que Mirkhet tanto odia. Si fuera por mi la hubiera dejado allí. ¡Su suerte ya estaba echada! Acogerla ha sido toda una imprudencia de Fon Taras -defiende el investigador.

Por lo que tengo entendido era una mujer inteligente en su planeta, una investigadora. No ha sido mala idea ponerla al servicio de la Coalición -le replica la trabajadora mientras se enciende un cigarrillo.

La cocinera añade acto seguido: Y no hubiera sido adecuado abandonarla allí a su suerte. ¿Tú no desearías que te rescataran de una muerte segura, aunque fueran unos alienígenas? -le pregunta, provocando una mirada furibunda del investigador.

Vale ya… -dice algo molesto el viejo ingeniero. Si la Coalición determina que vamos a comerciar con alienígenas o a colaborar con ellos en la investigación, es la mejor opción. ¡Discutir por ello es tontería! -asegura Rtopk llegando el primero a la puerta del ascensor y pulsando el botón para atraerlo.

Justo en ese momento se enciende la pantalla ubicada junto a la puerta, conectada con el canal de emisiones oficial de toda la nave. Las puertas del ascensor se abren, pero todos se quedan afuera a la espera de ver la emisión: la intervención en directo de la científica Fon Taras.


La experimentada investigadora aparece en su camarote privado en la nave científica ISS Jal Nigam, con un rótulo sobreimpreso en pantalla: “Científica Fon Taras, 67 años; retransmitiendo desde la ISS Jal Nigam (sistema Sidyr)”. Al verla, la trabajadora le comenta a Mirkhet: No la culpes a ella por rescatar a la humanoide; solo hacía su trabajo, y bastante bien. El comentario solo es respondido por un gruñido contrariado del investigador.

Fon se presenta como la investigadora cuya expedición ha logrado significativos éxitos en la galaxia. Seleccionada en la División de Ingeniería donde ejercía su labor investigadora, fue puesta al mando de la Jal Nigam en 2208, y desde entonces ha contribuido al conocimiento de nuevos sistemas pero, sobretodo, a tomar contacto con otras especies de la galaxia. Fon relata con orgullo el esfuerzo y las recompensas de buscar y rescatar de un asteroide helado a la humanoide Monnobaki para toda la Coalición, siendo un gran avance para la División de Ciencias Físicas. Pero como mayor logro, Fon reivindica la identificación de los Khemplar y el contacto amistoso establecido con los alienígenas.


La investigadora se aparta de la cámara, y a través del ventanal puede verse en la lejanía una nave Khemplar sondeando uno de los planetas del sistema Sidyr. La imagen hace zoom y permite a los espectadores a lo largo de toda la Coalición ver por primera vez una nave alienígena.

¡Anda! Estos aliens también van explorando otros planetas por la galaxia. Al final no van a ser tan diferentes de nosotros… -dice la cocinera mirando de reojo a Mirkhet, que se muestra serio e impertérrito ante el comentario dirigido a él.

Sí, y tenemos que contar con ello. Para que la Coalición prospere y domine la galaxia debe reclamar los sistemas estratégicos cuanto antes, y por eso no podemos entretenernos en nuestra tarea exploratoria -asegura el ingeniero.

La camara aleja el zoom y Fon vuelve a entrar en plano, volviendo a dirigirse a la población. Asegura que el contacto con otras especies es un gran avance que reportará grandes éxitos científicos, y con el futuro las relaciones entre naciones seguramente se estreche. Pero Fon asegura vehemente que, aunque los Khemplar y los Sutharianos se hermanaran, ella siempre va a poner por delante las necesidades de los Sutharianos sobre la de los alienígenas. “Nosotros primero” recalca claramente, provocando esta vez la sonrisa y el asentimiento de Mirkhet.


Pero Fon no se queda ahí, y su agenda prevista para sus años de mandato en caso de ser la elegida incluye una batería de medidas hacia la población. La científica asegura pensar en los Sutharianos y en sus encomiables esfuerzos por extenderse por la galaxia y colonizar otros mundos, una responsabilidad con la que está muy concienciada. Por ello Fon está dispuesta a renovar y ampliar los subsidios agrícolas establecidos un mes antes por la actual Coordinadora Vimas. No solo eso, sino que pretende expandirlos a las colonias que están instalandose en la actualidad, Girtab Primus y Foldora Primus. Y para que no haya dificultades a la hora de desarrollar las infraestructuras en las nuevas colonias, Fon anuncia que tiene planeado un ambicioso plan de desarrollo de la industria minera, con la intención de aumentar la producción y abaratar costes de transporte de materias primas.

No soy ninguna experta en esto, pero todo eso me suena bien. Dar de comer y pensar en el bienestar del pueblo es algo que pilla más cerca a los Sutharianos. Los alienígenas están a muchos kilómetros de distancia de casa -argumenta la cocinera.

Los alienígenas pueden estar muy lejos, pero pueden llegar muy cerca si se lo proponen. Cerrar los ojos y no prevenir una futura amenaza es cosa de gente que no debe gobernar -sentencia el ingeniero.

Que vengan, que vengan… -comenta jocoso Mirkhet- ...que con todas las corbetas que estamos construyendo en Bebak se van a llevar un buen rapapolvo. Rotpk le ríe la gracia, mientras la investigadora termina de despedirse acabandose la emisión en directo.

 

Kairn

Sergeant
24 Badges
Jan 2, 2012
90
0
  • Crusader Kings II: Legacy of Rome
  • Crusader Kings II: The Old Gods
  • Crusader Kings II: Rajas of India
  • Crusader Kings II: The Republic
  • Crusader Kings II: Sons of Abraham
  • Crusader Kings II: Sunset Invasion
  • Crusader Kings II: Sword of Islam
  • Crusader Kings II
  • Shadowrun Returns
  • Stellaris
  • Crusader Kings II: Conclave
  • Crusader Kings II: Horse Lords
  • Crusader Kings II: Way of Life
  • Victoria 2
  • Crusader Kings II: Reapers Due
  • Crusader Kings II: Monks and Mystics
  • Crusader Kings II: Jade Dragon
  • Crusader Kings II: Holy Fury
  • Hearts of Iron III Collection
  • Semper Fi
  • Hearts of Iron III: Their Finest Hour
  • Hearts of Iron III
  • For the Motherland
  • Crusader Kings II: Charlemagne
01/03/2220
Centro de control de datos, ISS Irsk Totollan, sistema Chox


Tanto Mirkhet como Winto se han levantado antes de lo previsto, han desayunado juntos y se encuentran en el centro de control de datos casi una hora antes de que comiencen sus turnos de trabajo. A pesar de las diferencias de pensamiento entre ambos, después de 7 años trabajando juntos en el espacio exterior (uno liderando el equipo científico y otro el equipo de pilotaje) han llegado a apreciarse lo suficiente como para considerarse amigos. Y ambos han decidido ver juntos la intervención de la última candidata a Coordinadora: Tupra Nik, la Gobernadora de Bebak, Girtab Primus y Foldora Primus.



En el centro de control de datos se observa a través del ventanal el helado planeta Chox V, al cual llegarán en unos pocos días para explorarlo. Sentados delante de la consola de mandos sin mucha faena se encuentran el investigador Yopkur y uno de sus asistentes, Kojlyt. A la llegada de los dos amigos se inicia una conversación entre los cuatro sobre la expedición. Aún queda sondear varios mundos antes de abandonar este sistema. Todos tienen ganas de acabar y saltar por la siguiente hipervía, pues los sensores detectan en Takharam dos planetas que quizás podrían ser habitables para los Sutharianos. No se encuentran muy cerca de Babakka, pero si fueran adecuados bien podrían ser los siguientes planetas escogidos para extender la Coalición. La conversación que interrumpida cuando la pantalla principal del centro de control de datos se enciende, dando paso a una entradilla inicial institucional habitual. Los cuatro sutharianos se mueven y toman asiento en la mesa de reuniones para ver mejor la emisión.


La Gobernadora aparece en una terraza con los rascacielos de Teghoria tras ella, dando una imagen espectacular a la emisión. Sobreimpreso en la pantalla aparece el rótulo que la identifica: “Gobernadora del sector Bebak Trupa Nik, 60 años; retransmitiendo desde Thegoria, planeta Bebak (sistema Babakka)”. Todos la conocen pues ha estado gobernando el planeta durante las últimas décadas, aunque la edad ha pasado factura a tan insigne gobernante.

Tupra se presenta ante su pueblo como la gobernadora que ha estado durante los últimos 20 años procurando la supervivencia y bienestar de los Sutharianos en Bebak. La gobernadora resume ante las cámaras la labor ejercida en este mandato, viajando por las diferentes ciudades, supervisando el crecimiento urbano e invirtiendo en las infraestructuras necesarias, sin desfallecer ni faltar a su cometido en ningún momento.

Así mismo, Tupra afirma ser la impulsora del Grupo Nacional de Crecimiento. Como líder de esta facción, la gobernante afirma que durante la última década se ha encargado de aumentar la prosperidad de la Coalición en base al crecimiento económico y la recolección de recursos por toda la galaxia. Para lograr mayores cotas de prosperidad, Tupra afirma que un imperio en paz es requisito imprescindible para centrar la gestión en el bienestar social. Asegura que si los Sutharianos la escogen como Coordinadora, aplicará medidas destinadas a alcanzar una serie de objetivos, siendo el primero de ellos consolidar la paz a toda costas. Según Tupra, bajo su mandato la Coalición no entrará en absolutamente ninguna guerra si no es en defensa propia.


Winto aplaude esta afirmación: ¡Eso es lo más importante! No quiero ni que yo ni que ninguno de mis hijos tenga que ver una guerra -afirma ante los demás.

Kojlyt asiente y le da la razón: Los recursos gastados en naves de batalla y armamento no van a parar a nuevas estaciones espaciales ni en fondos para investigación.

Winto añade a esas palabras: Además de las muertes que causarían. No nos engañemos, las guerras matan, y nadie quiere morir.

Pero entonces Yopkur interviene para contradecir a los otros: Pero se investiga más y mejor si eres el imperio más poderoso y otras naciones te obedecen y respetan tu autoridad. Un imperio acosado y abusado por alienígenas tampoco es bueno para el pueblo.

Pero no creo que lleguemos a ese punto… -replica Winto. No tenemos por qué llegar a ese punto… Mirkhet no parece de acuerdo con esta afirmación, haciendo una mueca de desaprobación.

En la pantalla Tupra sigue hablando, cortando la conversación entre ellos. La candidata afirma haber acumulado gran experiencia en la gobernanza del planeta, y que tiene muy claro que la eficiente gestión económica permitirá destinar fondos a mejorar la vida de los Sutharianos y la sociedad en su conjunto. Para ello Tupra se fija un objetivo de estabilidad presupuestaria, afirmando que otro de sus objetivos es llegar a producir suficiente energía como para no tener en ningún momento déficits y poder adquirir otras necesidades con urgencia si fuera necesario. Y, en línea con lo argumentado, dicha bonanza presupuestaria permitirá a la Coalición dar un salto cualitativo en investigación, lo cual considera de gran importancia. Tupra destaca claramante la mejora de la investigación como su principal objetivo en la agenda a desarrollar en los próximos 20 años.


Bueno, en esto de mejorar el presupuesto y la labor científica creo que estamos todos de acuerdo, ¿no? -pregunta Kojlyt mirando a los demás, que asienten al comentario.

Tupra comenta que ser parte de la Coalición es motivo de orgullo para ella, y que tiene grandes planes para estas dos décadas próximas. Como gobernadora ha apoyado y fomentado la colonización espacial, y en solo 20 años la Coalición está desarrollando dos colonias en otros sistemas solares, haciendo la galaxia más pequeña y doméstica. Pero no piensa quedarse en ello: si es Coordinadora, la Coalición extenderá su frontera y no habrá límite en la colonización de otros planetas. Revela que es su sueño personal que la Coalición gobierne en lejanos planetas a lo largo de toda la galaxia, y afirma emotivamente que mientras viva va a poner todo su empeño en ello. En pantalla aparece el mapa de las estrellas de la Coalición, con todos los sistemas conocidas conectados por hipervías.


Parece mentira que estemos conquistando el espacio… -reflexiona en voz alta Winto. Aún recuerdo que en la Escuela de Pilotaje solamente nos manejábamos con un mapa con los cuatro sistemas vecinos de Babakka… ¡y mira ahora!

Es impresionante -coincide Mirkhet. Somos increíbles… -comenta, dejando una pausa antes de volver a hablar, esta vez más encendido: Por eso las amenazas de los aliens son intolerables -afirma, retomando una conversación ya mantenida anteriormente con Winto. Recuerda la batalla de Eriga. O los Vultraum. Desaparecieron en el polvo del pasado, aplastados por otros… ¡No es ese el destino que merece la Coalición!

No dejaremos que eso pase fácilmente -asegura Yopkur, apretando su puño en actitud agresiva.

Ninguno quiere que eso pase, Mirkhet. Pero empezar acosando o atacando a otros es precisamente abrir la puerta a una guerra que podría acabar con la Coalición -advierte Winto, lo que provoca una risa sarcástica de Yopkur.

Sea como fuere, en un mes habrá elecciones, y veremos quién de los cuatro candidatos llega a ser Coordinador -comenta Kojlyt. Pensad bien vuestros votos, porque el líder que nos gobierne determinará los pasos hacia dónde se encaminará la Coalición… -profetiza de manera vehemente mientras se cruza de brazos, dejando a todos reflexionando sobre ello.
 

Kairn

Sergeant
24 Badges
Jan 2, 2012
90
0
  • Crusader Kings II: Legacy of Rome
  • Crusader Kings II: The Old Gods
  • Crusader Kings II: Rajas of India
  • Crusader Kings II: The Republic
  • Crusader Kings II: Sons of Abraham
  • Crusader Kings II: Sunset Invasion
  • Crusader Kings II: Sword of Islam
  • Crusader Kings II
  • Shadowrun Returns
  • Stellaris
  • Crusader Kings II: Conclave
  • Crusader Kings II: Horse Lords
  • Crusader Kings II: Way of Life
  • Victoria 2
  • Crusader Kings II: Reapers Due
  • Crusader Kings II: Monks and Mystics
  • Crusader Kings II: Jade Dragon
  • Crusader Kings II: Holy Fury
  • Hearts of Iron III Collection
  • Semper Fi
  • Hearts of Iron III: Their Finest Hour
  • Hearts of Iron III
  • For the Motherland
  • Crusader Kings II: Charlemagne
13/08/2220
Centro de control de datos, ISS Irsk Totollan, sistema Chox


Mirkhet y Thudaj observan la pantalla de control sobre la consola de comandos del centro de control de datos. Por ella aparece lo que la nave de reconocimiento está filmando en su aproximación al gran astillero abandonado alrededor de Chox IX. Hace un mes que encontraron esta estructura orbital en el sondeo del planeta helado. A primera vista quedaba claro que estaba muy dañado, con partes enteras que habían desaparecido. Pero era parte de su trabajo estudiar cualquier resto encontrado, así que desde hace unas semanas una de las naves de reconocimiento con un pequeño equipo de la tripulación se ha aproximado y está analizando más de cerca estos restos.


A través del ventanal pueden ver en la lejanía como la nave de reconocimiento se acerca cada vez más a la estructura orbital.

¿Detectáis alguna señal o actividad del astillero? -escuchan a través de la radio al Comandante Egboz, preguntando desde el puente de mando de la Irsk Totollan.

No, Comandante -se escucha responder a la Capitana Sokrut desde la nave de reconocimiento. No hay señal alguna de actividad, y no parece que haya sistemas de defensas activados. Pero estamos vigilantes -asegura.

Segundos después es Winto el que habla desde la sala de navegación: Koljyt, ¿cómo ves la entrada al astillero? ¿Hay espacio para hacer contacto?

La respuesta del piloto desde la avanzadilla no se hace esperar: Parece que sí, jefe, tenemos suerte. No hay sitio donde depositar la nave en todo el astillero salvo en esta entrada de hangar. No ha sido alcanzada por la devastación, y a primera vista no parece bloqueada. Espero que haya bastante sitio para ubicarnos dentro. Procedemos con precaución.


Mirkhet y Thudaj escuchan en silencio toda la conversación y, al igual que el resto de la tripulación al completo, se quedan en una calma tensa esperando que no haya ningún problema con el equipo de reconocimiento. Casi toda la actividad de la expedición se realiza siempre desde la seguridad del interior de la Irsk Totollan, pero salir al espacio exterior es una situación que no deja de ser de riesgo.

¿Qué crees que le pasó al astillero? -pregunta Thudaj, más por romper el silencio que por realmente obtener una respuesta.

Mirkhet chasquea los labios y comenta: No lo se, pero hay partes totalmente desaparecidas y otras intactas. Dudo que eso sea causado por el pacífico paso del tiempo -conjetura.

Tudhaj sonríe cínicamente y añade: No te preocupes, Mirkhet. La Coalición respeta a sus vecinos y no entraremos en ninguna guerra -parodia el asistente imitando a la autora de dichas palabras.

La burla saca media sonrisa del investigador, que la borra de su cara casi al instante. Me reiría si no fuera una desgracia. De las cuatro posibilidades, al final dirige la Coalición la que cierra los ojos a la realidad de la guerra. ¡Mira este astillero! ¡Seguro que fue destruido en un ataque! ¿Acaso vamos a seguir negando que el espacio es una jungla en la que tenemos que defendernos de los otros? -se pregunta en voz alta molesto.


Thudaj se asegura que el transmisor de comunicaciones está cerrado, por lo que ninguno del resto de la tripulación puede escuchar sus reflexiones. A mi también me parece que no es la persona adecuada. Yo voté a Vimas… -deja caer, quedando en silencio la estancia.

Vista la tensión que se ha quedado, Thudaj habla ahora más despreocupado: De todas maneras, a nosotros no nos queda más que obedecer, Mirkhet. Es la Coordinadora la que sabe más cosas que nosotros, y Tupra lo ha hecho bien hasta ahora en Bebak. Además, estará apoyada por el consejo privado de expertos de la Coalición que ha creado, así que no hará tonterías.


El asistente mira a su jefe, que evita responder mirando la pantalla. Pero Thudaj prosigue intentando calmar los ánimos: A mi tampoco me parece bien que haya declarado que la Coalición no hará nunca acciones ofensivas. También soy pacífico, pero la Coalición debe tener alguna manera de asegurarse de tener autoridad sobre otros.


Y, sin embargo, Tupra ha extendido las fronteras de la Coalición a otros mundos -argumenta. Girtab Primus ya está colonizado, aunque deja el asunto pendiente de los pantanos venenosos y los depredadores letales para el nuevo gobernador Gapra -bromea. En Foldora Primus también estamos explorando a fondo el planeta para hacerlo nuestro. Y ya sabes que no nos paramos aquí...


Thudaj hace referencia a las palabras que la jefa de la expedición, Vikal Vun, les dijo en reunión la semana anterior. La nueva Coordinadora Tupra ha establecido una prerrogativa imperial, desarrollando una estructura organizativa para tener mayor control administrativo de la Coalición, ahora que está creciendo por el espacio. Una de las prioridades de Tupra es la expansión colonizadora inmediata, y la Coordinadora ha enviado una circular específica a las dos expediciones científicas que han detectado planetas posiblemente habitables para los Sutharianos: la Irsk Totollan de Vikal Vun y la Tron Bontosk de Perak Vigon. La Coordinadora desea que dichos planetas sean sondeados cuanto antes para escoger en qué dirección sigue creciendo la Coalición.


Mirkhet sigue en silencio, como si no escuchara a su asistente. Finalmente Thudaj cesa en su empeño de animar la conversación, y termina por callarse. Tupra no es su opción favorita, pero la seguiría en cualquiera de las órdenes que emitiera, aunque no estuviera de acuerdo. Pero Thudaj no está seguro de que el investigador Mirkhet piense igual.

Iniciamos maniobra de entrada en el interior de la bahía del astillero -se escucha a través de la radio. Esperemos que no haya ninguna sorpresa desagradable ahí dentro… -comenta el piloto con tono animado.

Desde el ventanal del centro de control de datos ambos Sutharianos ven como la diminuta nave se interna en el astillero, y su mirada pasa a la pantalla con la grabación en tiempo real de la exploración. Un oscuro y abandonado hangar de gigantescas proporciones es lo primero que parecen revelar los focos de la nave de reconocimiento en su lenta inmersión en la estructura.
 

Mazorca

Recruit
Mar 12, 2020
1
0
Muy interesante como lo cuentas desde el punto de vista de los trabajadores, investigadores, etc...enganchado estoy, ahora veo el juego de una manera mas narrativa. Gracias!
 

Kairn

Sergeant
24 Badges
Jan 2, 2012
90
0
  • Crusader Kings II: Legacy of Rome
  • Crusader Kings II: The Old Gods
  • Crusader Kings II: Rajas of India
  • Crusader Kings II: The Republic
  • Crusader Kings II: Sons of Abraham
  • Crusader Kings II: Sunset Invasion
  • Crusader Kings II: Sword of Islam
  • Crusader Kings II
  • Shadowrun Returns
  • Stellaris
  • Crusader Kings II: Conclave
  • Crusader Kings II: Horse Lords
  • Crusader Kings II: Way of Life
  • Victoria 2
  • Crusader Kings II: Reapers Due
  • Crusader Kings II: Monks and Mystics
  • Crusader Kings II: Jade Dragon
  • Crusader Kings II: Holy Fury
  • Hearts of Iron III Collection
  • Semper Fi
  • Hearts of Iron III: Their Finest Hour
  • Hearts of Iron III
  • For the Motherland
  • Crusader Kings II: Charlemagne
¡Sí, Mazorca! Es que desde la primera partida que jugué al Stellaris (y viniendo de jugar al CK2) me dio la sensación que había sustancia para hacer historias espaciales. Y me pasa que cuando llevo muchas horas a un mismo juego, me fijo más en las "mecánicas" de juego que en sí en la historia que se desarrolla. Y escribir esta partida me está metiendo en el ambiente y paladearla más que si estuviera pasando años casi sin darme cuenta.

Gracias por tu mensaje!! Seguimos en la tarea!! ;)

--------------


03/04/2221
Camarote privado de Mirkhet, ISS Irsk Totollan, sistema Takharam


El investigador aparta la tableta electrónica al terminar de leer el artículo científico y se levanta para ponerse la chaqueta del uniforme, dándole vueltas a lo leído. La teoría expuesta sobre las partículas subatómicas permitirá abordar conceptos novedosos de la física de altas energía, como la relatividad o la antimateria. Mirkhet no es un experto en ello, pero es indudable que es un buen avance para la División de Ciencias Físicas.



Observa su dispositivo móvil para ver la hora y comprobar que ya puede acudir al comedor a desayunar. Desde hace meses la jefa científica Vikal y el Comandante Egboz han implementado unos cambios en la organización de la expedición, y ahora los especialistas y los obreros comparten menos tiempo en los espacios comunes. Se han creado métodos de trabajo para que los diferentes niveles puedan operar independientemente, creando protocolos estrictos para los contactos entre especialistas y obreros. Winto asegura que tiene que ver con las nuevas atribuciones de la jefa Vikal. Tras las elecciones, la ex-Coordinadora Vimas Toros ha desaparecido de la escena pública, y ha sido la líder de la Irsk Totollan la que la ha relevado en su defensa de una sociedad claramente estratificada con un gobierno fuerte y controlador que domine sobre otras naciones galácticas.




El investigador avanza por los pasillos camino al comedor por obligación. Si por él fuera, iría directamente al centro de control de datos y esperaría allí el desayuno, pero las nuevas normas son claras. Sus ganas de subir al centro de control es para ver con sus propios ojos la estructura que orbita en el sistema de Takharam. Hace unas horas que la Irsk Totollan debe haber entrado en el sistema, después de más de dos años explorando los planetas de Chox. A su mente le viene el destrozado astillero orbital que encontraron y exploraron en profundidad. Una de las bahías puede recuperarse, y Vikal solicitó hace meses que la nave de construcción de Babakka acudiera al astillero para intentar hacerlo operativo.



Mirkhet entra en el comedor, observando que casi todas las mesas están vacías con los restos de comida de los obreros de este turno que, no hace mucho, deben haber desayunado. En una de las mesas de la esquina hay cuatro bandejas con la comida recién preparada e intacta, y Foxzar está sentada ante una de ellas visualizando su dispositivo móvil. Ni Thudaj ni Winto han llegado aún.

A medida que se acerca, Mirkhet intuye qué esta mirando su asistente: Hola Foxzar. ¿Esas son las imágenes de la estructura? -pregunta mientras se sienta frente a ella.

Foxzar asiente con entusiasmo, y toca un par de controles en su dispositivo. Las imágenes empiezan a reproducirse en la gran pantalla de la estancia, y Mirkhet las observa con atención.


Mira, es una estructura gigantesca… -comenta la asistente. Por lo que dicen en la red interna, es similar a la del sistema Qorolla. ¡Quizás efectivamente haya sido algún tipo de portal como se conjetura!

Mmmm… -gruñe calmadamente el investigador. No se yo si eso es ilusionante o intranquilizador. La asistente aparta la vista de la pantalla para atender a las palabras de su jefe. Recuerda el gigantesco esqueleto encontrado de Cazzabius encontrado hace un par de años. Esa enorme monstruosidad tenía lecturas residuales en su cola de un portal dimensional. Si a través de estos portales pueden aparecer monstruos apocalípticos, me temo que no me ilusiona encontrarme con una de estas estructuras -afirma Mirkhet.



Con algo menos de entusiasmo, la asistente le replica: Pero ese portal puede tener otras utilidades, no solo traer monstruos. Se puede facilitar el contacto y el comercio con otras naciones galácticas. Con los Khemplar ahora se está comerciando, poco, pero se comercia. Imagínate que hubiera un portal que permitiera casi al instante intercambiar recursos con ellos. ¿No sería eso positivo?




Insisto -responde Mirkhet con firmeza. Imagínate que por Qorolla, justo al lado de Babakka, aparece una flota de guerra de los Delta aliens dispuestos a invadirnos. ¿A que eso no es tan positivo? -inquiere el investigador.

¡Oh, vamos, Mirkeht! -exclama la asistente. Es normal manejarse con precaución con esos Delta aliens. Pero hace dos meses que se encontró esa solitaria nave a muchos sistemas de Babakka. Y por lo que nos dicen desde la Trok Bontosk el intercambio de comunicaciones con esos alienígenas está siendo cordial. ¡Será como los Khemplar! ¡Unos nuevos vecinos galácticos! -afirma.

¡Una nueva amenaza para la Coalición! -replica elevando la voz Mirkhet. Justo en ese momento entran por la puerta Winto y Thudaj. Ambos hablaban entre ellos, pero al escuchar el intercambio de voces elevadas, se acercan en silencio a ver qué se está cociendo en el ambiente…

 

Kairn

Sergeant
24 Badges
Jan 2, 2012
90
0
  • Crusader Kings II: Legacy of Rome
  • Crusader Kings II: The Old Gods
  • Crusader Kings II: Rajas of India
  • Crusader Kings II: The Republic
  • Crusader Kings II: Sons of Abraham
  • Crusader Kings II: Sunset Invasion
  • Crusader Kings II: Sword of Islam
  • Crusader Kings II
  • Shadowrun Returns
  • Stellaris
  • Crusader Kings II: Conclave
  • Crusader Kings II: Horse Lords
  • Crusader Kings II: Way of Life
  • Victoria 2
  • Crusader Kings II: Reapers Due
  • Crusader Kings II: Monks and Mystics
  • Crusader Kings II: Jade Dragon
  • Crusader Kings II: Holy Fury
  • Hearts of Iron III Collection
  • Semper Fi
  • Hearts of Iron III: Their Finest Hour
  • Hearts of Iron III
  • For the Motherland
  • Crusader Kings II: Charlemagne
10/12/2221
Centro de control de datos, ISS Irsk Totollan, sistema Takharam


Todo listo -escuchan Mirkhet y Thudaj a través de la radio de la nave de reconocimiento. Solicitamos apertura de compuertas exteriores para iniciar despegue.

Al cabo de unos segundos la voz del ingeniero jefe Winto se escucha también por la radio. Permiso concedido, puertas en apertura. A ver qué encontráis bajo el hielo.

Algo frío, seguro -bromea Kojlyt en respuesta a su jefe.

En una de las pantallas que retransmite la imagen de una cámara interior de la Irsk Totollan los dos Sutharianos ven como una de las grandes puertas exteriores se abren lentamente, y la nave de reconocimiento enciende motores dispuesta a iniciar la navegación espacial. Enfrente de ellos tienen el helado planeta Takharam II, uno de los dos mundos en los que tenían que examinar su habitabilidad. Lejos de encontrar un buen lugar donde establecer una nueva colonia de la Coalición, encontraron un cuerpo celeste cubierto de hielo en su mayoría. Allí podrían sobrevivir los Sutharianos, pero nadie querría por su propia voluntad vivir en un entorno tan hostil. Pero lo que sí han hallado cuando lo sondeaban hace un par de meses es una actividad anómala en un punto concreto de Takharam II. La nave de reconocimiento acudió al lugar de la señal, solo para encontrarse que procedía del subsuelo helado. La pequeña expedición tuvo que volver a la Irsk Totollan a recoger maquinaria adecuada para la excavación, y ahora parten de nuevo al planeta para descubrir qué hay allí abajo.


Tras unos largos minutos, la nave despega con lentitud y sale sin problemas de la bahía de despegue. Al poco, ambos pueden verla alejarse a través de los amplios ventanales del centro de control de datos.

La pantalla muestra como las puertas de la bahía de despegue empiezan a cerrarse, pero Thudaj introduce algunos comandos en la consola de mandos que tiene ante él, y su pantalla personal muestra una imagen muy diferente: el aspecto de los Korinth, la raza humanoide encontrada hace unos 10 meses (y que habían llamado los Delta aliens hasta que han logrado comunicarse con ellos hace una semana).


No son tan distintos en apariencia a nosotros, ¿eh? -comenta Thudaj mirando las imágenes recibidas por la Coalición que han sido distribuidas a través de la red científica interna.

¿Cómo que no? Esta gente viven bajo el agua. ¿Has visto su planeta? Busca, busca imágenes -le indica a su asistente. Thudaj obedece buscando en el archivo de imágenes hasta que localiza una del planeta de origen de los Korinth, seleccionándola y sacándola en pantalla.


¿Ves? -señala Mirkhet. Ahí no cabríamos ni una División de Científicos aunque nos apretujáramos -comenta jocoso.

Tampoco querría yo vivir ahí -asegura Thudaj mirando con recelo la particular geografía del planeta. En ese momento el asistente abre los ojos recordando algo. Gira la cabeza y le pregunta a su jefe mirándole: ¿Al final se va a lanzar una colonización en Azha?

Exacto -responde el investigador. Perak afirma que el planeta que sondeó en Tarrak no es habitable, y los que hemos visto aquí en Takharam no están mal, pero no se pueden comparar al vergel que es Azha III.

Thudaj se gira de nuevo hacia su consola de mandos y teclea, haciendo aparecer un mapa estelar en pantalla. Mueve una pequeña palanca direccional y ubica la vista sobre un fragmento del mapa estelar.


Pues no está precisamente cerca… -señala Thudaj. Habrá que construir puertos estelares hasta llegar allí. Se tardarán unos… -el Suthariano levanta la vista echando cuentas, pero Mirkhet le interrumpe.

No tan rápido, fiera. La nave de construcción está en Yval camino a Chox, para activar el astillero bombardeado que encontramos allí. Aún tardará lo suyo en dedicarse a crear puertos para llegar a Azha -asegura, provocando un suspiro de decepción en Thudaj.

Bueno… -comenta tras centrarse de nuevo en el mapa estelar y cambiar la vista. Los Korinth están lejos de Azha. Creo que ese paraíso seguirá allí para cuando mandemos una nave colonial.


El comentario pone un poco más serio a Mirkhet. Tras unos segundos en silencio, el investigador añade: Los pajarracos de los Khemplar son asquerosos, pero estos Korinth me dan mala espina.

Thudaj apoya su espalda en su asiento y se gira hacia Mirkhet. Sí, por lo que he leído, esta gente hacen elecciones con mucha frecuencia. ¿Cómo se apañan cambiando tantas veces de líder? ¡Ah! Y además, ¡cualquiera se puede presentar! -exclama alarmado levantando el dedo vehementemente.

Y no solo eso… -comenta Mirkhet. Estas… criaturas gobiernan su mundo con un ejército de robots inteligentes bajo su mando, que les sirven ciegamente. Un ejército de máquinas leales a una nación alienígena no me inspira ninguna tranquilidad.


Thudaj no tarde en buscar imágenes al respecto, y efectivamente encuentra algunas fotos de la vida cotidiana en su planeta nativo, Koros. En ellas se observa abundante presencia de robots humanoides, encargados de multitud de tareas al servicio de sus dueños.

Vaya… Sí que están avanzados… -afirma con algo de preocupación Thudaj. La Coalición está desarrollando un sistema de construcción de corbetas muy eficientes, pero estamos lejos de llegar a ese punto…



Efectivamente, Thudaj… -comenta con algo de desaliento Mirkhet. Y en lugar de protegernos de amenazas como estas, nos dedicamos a venderles nuestro preciado mineral para su propio beneficio…

El asistente le mira y asiente con cierta preocupación antes de volver la vista al frente. Mientras fija su mirada en la nave de reconocimiento, que se aleja lentamente hacia el planeta helado, piensa que las tribulaciones de su jefe no son disparatadas en absoluto…